En apariencia, la guerra comercial entre Estados Unidos y China, el incendio en la Amazonia, los megaproyectos para el sur-sureste de México de la 4T y el ecofeminismo socialista, serían temas inconexos sin relación lógica de causa-efecto entre sí.

El genocidio iniciado por Arabia Saudita, en marzo de 2015 contra el pueblo yemení, no se detiene, la hambruna afecta a más de 13 millones de personas; epidemias como la del cólera se ha convertido en la peor que se ha registrado en la historia y avanza desbocada por todo el país; mientras los combates siguen sumando nuevas víctimas a las más de las 120 mil que ya se han producido en esta guerra que se ha empantanado y a la que Riad creía iba a resolver en unas cuantas semanas de bombardeos, se ha convertido en el problema más acuciante para la familia saudita ya que los houthis, no solo han resistido a la guerra, sino que han pasado a la ofensiva que atacando con misiles en varias oportunidades objetivos militares dentro del reino, incluso muy cercanos del Riad.

Un reciente reportaje en la página electrónica de la BBC, cita a un oficial retirado del ejército de la India expresándose en torno al desarrollo del conflicto en la región fronteriza conocida como Cachemira entre la República Islámica de Paquistán e India. En sus declaraciones, con gran naturalidad, el oficial militar se refiere a los continuos incidentes armados entre soldados de ambos países. En sus comentarios, el oficial militar retirado señala lo siguiente:

Existe una gran contradicción entre los dichos y los hechos sobre el narcotráfico entre Estados Unidos (EE. UU.) y Colombia. El 29 de marzo de 2019 Donald Trump planteó que el presidente colombiano, Iván Duque, es un “buen tipo”, aunque “no ha hecho nada por nosotros”[1]. Aseguró que han ingresado más drogas ilícitas desde Colombia a EE. UU., hecho que reprochó con el escueto estilo que lo caracteriza. Ante el caso, la diplomacia colombiana guardó un silencio obediente, demostrando que su política nacional se debe ajustar a las necesidades de la potencia del Norte.

Nuevas correlaciones de fuerzas y un nuevo equilibrio van instalándose discretamente en el valle ‎del Nilo, en el Levante y en la península arábiga. Por el contrario, la situación se estanca en el ‎Golfo Pérsico. Ese cambio, considerable y coordinado, está influyendo en diferentes conflictos que ‎sin embargo no parecieran vinculados entre sí. Es fruto de la labor paciente y discreta de la ‎diplomacia rusa [1] y, en ciertos temas, de ‎una relativa buena voluntad estadounidense.‎

Frases

"Quien realmente vive no puede no ser ciudadano, no tomar partido. La indiferencia es apatía, es parasitismo, es cobardía, no es vida. Por eso odio a los indiferentes".

Antonio Gramsci

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº106

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación 

 

Descargar