La noticia ha sido tan breve como esperada, un tribunal ha condenado a la pena de muerte a Saif al Islam Gaddafi, hijo del asesinado líder libio. La dureza de la pena se cimienta en las acusaciones, sobre los crímenes de guerra que el primogénito del Coronel cometió mientras su país era bombardeado por la OTAN y miles de murtazaka o mercenarios pagados por Arabia Saudita y entrenados por agentes israelíes, junto a algunos jefes del ejército libio acusados de traición invadían el país, que hasta entonces era el de más altos estándares de vida del continente.

Mucho se ha escrito en este siglo XXI sobre el rol de la República Popular China en el mundo. Sin embargo, las agencias estadounidenses de calificación de riesgo no lo contemplan a la hora de hacer evaluaciones para muchos países en América latina. En esa misma línea, están algunos organismos internacionales, con el Fondo Monetario Internacional a la cabeza, que soslayan las relaciones que el gigante asiático tiene con la región en materia comercial, financiera, tecnológica, energética y en inversiones. Tanto unos como otros vienen proclamando que por ejemplo, Argentina y Venezuela padecen un preocupante estrangulamiento financiero externo; o que están en pleno default sin tener recursos para afrontar el pago con acreedores internacionales. Esta teoría se afirmaría si dejáramos afuera del mapamundi todo lo que representa China tanto en el terreno geopolítico como geoeconómicamente. Pues no existe truco de magia que pueda hacer desaparecer a los mil trescientos millones de chinos que habitan el país más poblado del planeta. Tampoco se puede pasar por alto que hoy representan al 16,5% de la economía mundial (frente al 16,3% de Estados Unidos); ni que el Banco del Pueblo de China posee casi cuatro billones de dólares en reservas internacionales, por lo tanto, el yuan se convirtió en la séptima divisa más usada para pagos globales. 

Uno de los temas más candentes de la investigación estratégica aquí en Rusia ha sido el estudio de cómo los Estados Unidos (EU) utiliza las revoluciones de colores como una nueva forma para proyectar su influencia y poder. Porque este guión de destabilización puede aplicarse en todo el mundo, y no sólo contra los intereses rusos, quisiera compartir con todos ustedes algunas de mis últimas conclusiones, con la esperanza de que ustedes y sus países puedan reconocer mejor la amenaza que esto plantea y prepararse adecuadamente para defenderse a sí mismos y a sus aliados regionales.

La humanidad enfrenta en la actualidad retos comunes, por lo tanto, ella ha de plantearse soluciones también comunes, sin que ello represente ignorar las particularidades.

Los recientes procesos de regularización de relaciones entre EEUU/Cuba/Irán, deben ser interpretados en clave geopolítica. Ello implica entender que el presidente de los EEUU, se mueve en lo que se ha denominado Doctrina Obama o Smart Power (poder inteligente). El Smart power, se balancea entre el uso de la fuerza militar (característico y prioritario en la doctrina internacional de los republicanos) y la diplomacia o soft power (poder suave).

Frases

"Creo en los poderes creadores del pueblo"
          Aquiles Nazoa

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº99

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar