1 Charlie Hebdo. En el suceso más impactante de lo que llevamos de 2015, 12 personas, entre civiles y policías, han resultado muertas en París por parte de un comando de 3 franceses encapuchados que irrumpieron a tiros en las oficinas del semanario satírico Charlie Hebdo. En un mundo globalizado donde no sabemos si las revoluciones son retransmitidas pero desde luego sí lo son las invasiones, ataques terroristas y cualquier otro componente del coctel llamado “Doctrina del Shock”, hemos podido ver incluso la ejecución, prácticamente en tiempo real, de uno de los gendarmes que resguardaba las oficinas de dicho semanario.

Numerosos franceses denuncian el islamismo y manifiestan en las calles en reacción contra el atentado perpetrado en París contra el semanario satírico Charlie Hebdo. Por su parte, Thierry Meyssan observa que la interpretación yihadista carece de sentido. Aunque sería más conveniente para él sumarse al coro de quienes denuncian una operación de al-Qaeda o del Emirato Islámico en París, Thierry Meyssan expone una hipótesis diferente, pero mucho más peligrosa.

Las movilizaciones en Francia, en repudio al atentado a la revista Charlie Hebdo, fueron elocuentes: más de 100 mil personas movilizadas en diversas ciudades condenando este hecho, y defendiendo la libertad de prensa bajo la premisa “Je suis Charlie” -“Yo soy Charlie”-. Algunas primeras reflexiones del impacto que puede tener el lamentable atentado contra la revista Charlie Hebdo en el convulsionado panorama europeo:

El atentado terrorista perpetrado en las oficinas de Charlie Hebdo debe ser condenado sin atenuantes. Es un acto brutal, criminal, que no tiene justificación alguna. Es la expresión contemporánea de un fanatismo religioso que -desde tiempos inmemoriales y en casi todas las religiones conocidas- ha plagado a la humanidad con muertes y sufrimientos indecibles. La barbarie perpetrada en París concitó el repudio universal. Pero parafraseando a un enorme intelectual judío del siglo XVII, Baruch Spinoza, ante tragedias como esta no basta con llorar, es preciso comprender. ¿Cómo dar cuenta de lo sucedido? 

Los disparos que escupieron los fusiles de guerra retumbaron en la calle Richard-Lenoir, rodeada de edificios y hasta ese momento pulcra y ordenada. El pánico se apoderó de quienes caminaban. El sonido de los perdigonazos no se silenció y las muertes ocurridas ayer en Francia seguramente sonarán como balas por muchos días, aunque el impacto de lo sucedido todavía no es claro a cuántos alcanzará. Pero algo se configura luego de estos asesinatos en París: una inyección de islamofobia correrá por el torrente sanguíneo de muchas personas, volviendo peligroso “porque sí” al pueblo musulmán y permitiendo que las posiciones más reaccionarias en Francia (y en toda Europa) tengan excusas nuevas para castigar al otro, un otro que siempre es sinónimo de “peligro para Occidente”.

Frases

Los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia para plagar la América de miseria a nombre de la libertad
          Simón Bolívar  

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº93

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar