El gobierno ucraniano de Petro Poroshenko, que enfrenta una grave crisis político-económica, hace lo indecible por complacer a las naciones occidentales y en especial a Estados Unidos como lo demostró su fallida operación naval contra la integración de la vecina Rusia.

Progresivamente desde la asunción del presidente Donald Trump, en enero de 2017, los Estados Unidos están retornado a Somalia después casi 24 años, después de que el entonces presidente Clinton ordenara el repliegue de todas sus tropas, tras el episodio que se conoce como la Batalla de Mogadiscio, un enfrentamiento de casi cuarenta y ocho horas, librado entre el 3 y 4 de octubre de 1993, que dejó, 19 norteamericanos muertos después de quedar atrapados en las calles de esa ciudad, tras el fracaso de una operación en la que intentaron secuestrar al general Mohamed Farrah Aidid, líder Congreso Unido Somalí (CUS), una de las facciones más poderosa que se enfrentaban en la guerra civil que desde 1991 se extendía en el país africano.

El neoliberalismo como teoría económica siempre fue un absurdo. Tenía tanta validez como ideologías anticuadas tipo el derecho divino de los reyes y la creencia del fascismo en el Übermensch (Superhombre). Ninguna de sus presumibles promesas eran ni remotamente posibles. Concentrar riqueza en las manos de una oligárquica elite global -ocho familias ahora tienen tanta riqueza como el 50% de la población mundial- mientras se demuelen los controles y las regulaciones gubernamentales siempre crea una masiva desigualdad en los ingresos y poder monopólico, alimenta el extremismo político y destruye la democracia. No tienes que esforzarte en leer las 577 páginas de El Capital en el siglo XXI de Thomas Piketty para averiguarlo. El punto era la restauraciòn del poder de clase.

La guerra comercial iniciada por Donald Trump contra China tal vez no se resolvió durante la cena de dos horas y media compartida por el presidente chino Xi Jingping y Donald Trump durante la cumbre del G20 en la ciudad de Buenos Aires, el sábado pasado. Pero, pudo haber planteado una vía hacia un drástico realineamiento.

La posibilidad real de la tercera ola de la recesión estaría pasando desapercibida para la mayoría de Agencias de Calificación debido a la desconexión con la realidad que les llevaría a justificar la exuberancia irracional de los mercados, con lo que se cumpliría la famosa frase del iconoclasta John Kenneth Galbraiht. "Hay dos clases de economistas: los que no tenemos ni idea y los que no saben ni eso". Así, el "efecto mariposa" trasladado a sistemas complejos como la Bolsa de Valores, tendría como efecto colateral la imposibilidad de detectar con antelación un futuro mediato pues los modelos cuánticos que utilizan serían tan sólo simulaciones basadas en modelos precedentes (Teoría de la Inestabilidad financiera de Minsky), con lo que la inclusión de tan sólo una variable incorrecta o la repentina aparición de una variable imprevista provoca que el margen de error de dichos modelos se amplifique en cada unidad de tiempo simulada hasta exceder incluso el límite estratosférico del cien por cien, dando lugar a un nuevo estallido o crash bursátil.

Frases

"Al imperio no hay que subestimarlo, pero tampoco hay que temerle. Quien pretenda llevar adelante un proyecto de transformación, inevitablemente chocará con el imperio norteamericano."

Hugo Chávez

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº88

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar