Sin velas, sin flores, sin rezos, sin la santa indignación de los justos, una vez más docenas de cadáveres se pudren en las pantanosas tierras del norteño estado birmano de Rakhine, la comunidad rohingya sigue esperando justicia.

La guerra económica implica una mezcla de poder duro con poder blando y afecta a los dos países, según investigadores de CELAG.

El lunes 21 de agosto el presidente estadounidense Donald Trump, durante su discurso en Fort Myer, Virginia, anunció el inminente envío de tropas a Afganistán, cambiando abruptamente la dirección de sus promesas de campaña. Trump con ánimo triunfalista dijo: “Nuestras tropas lucharán para ganar e impedir que los talibanes se apoderen de Afganistán y detener los ataques terroristas contra Estados Unidos antes de que surjan”. En el discurso Trump mencionó la palabra “victoria” cuatro veces y “derrota” (del enemigo) siente, pero no aclaró el cómo.

Hay un patrón en las llamadas “resistencias” que pululan por el mundo de hoy, todas reclaman la supremacía religiosa, racial o ideológica, y todas son alentadas y financiadas por el aparato militar industrial de los Estados Unidos de Norteamérica, y sus socios de la OTAN. Lo mismo es en Ucrania que en Siria, lo mismo es en Charlottesville, USA, que, en Altamira, Venezuela.

Esa oposición, que admira a Francisco Franco y a Augusto Pinochet, representa lisa y llanamente los intereses de EEUU en Venezuela.

Frases


"Nunca pensé que poner un plato de comida en la mesa de un pobre generaría tanto odio de una élite que se harta de tirar comida a la basura todos los dias"

Lula Da Silva

Correos del Sur Nº38