Algunos personeros políticos españoles siguen mirando a América como la colonia que fue hace ya dos siglos.

La polarización que domina a la sociedad venezolana, que no recoge los verdaderos conflictos de la sociedad venezolana, a veces más bien los oculta, debe ser superada. El presidente Maduro es clave para que eso se logre. Mas pedagogía política, un estilo más unitario que aisle al enemigo principal (Trump, las fuerzas internacionales que él representa y la cúpula de dirigentes políticos aliados de las fuerzas imperiales, que dejaron de ser venezolanos y son claros partidarios de la intervención transnacional).

Hoy la sociedad humana vive bajo una crisis sistemática económica, la cual ha creado una realidad de valores ante el modelo capitalista neoliberal, los efectos de la guerra a nivel planetario, ha creado una crisis humanitaria, que va desde millones de seres humanos como víctimas de un modelo trasnacional, que invade naciones a escala planetaria, para vender la armas a través del Complejo Militar Industrial, transformándose en el mayor ingresos de EEUU, Europa e Israel, compitiendo con Rusia y China en una nueva campaña armamentista, creando en el planeta una crisis y guerras asimétricas.

Las erráticas y vagas políticas del Departamento de Estado norteamericano, respecto a Siria, Afganistán, Libia, el Sahel, Somalia y Yemen, entre otros tantos, donde los objetivos norteamericanos, son por lo menos confusos, parecen revelar todo lo contrario respecto a lo que está intentado concretar en una de las regiones más sensibles del mundo. En ese complejo mosaico de intereses económicos, etnias, religiones e ideologías que conforman nada menos que Pakistán, India, China e Irán, y lo que sumando los países de Asía Central y Rusia sería lo que el geógrafo británico Halford John Mackinder nombró en 1919, como el Heartland o Región Cardial, entre otras denominaciones, a lo largo de la historia ha sido escenario de conflictos que hasta la fecha parecen no haberse resuelto.

Con mucha sorpresa he leído unos documentos que me hicieron llegar desde Chile algunos amigos que tuvieron acceso directo a ellos. Los mismos están referidos a la propuesta que la República Popular China hizo a los países de la región durante el recién finalizada II Foro Ministerial China-Celac, realizado en Santiago de Chile en enero pasado. El asombro viene dado porque dicho ofrecimiento no ha sido dado a conocer a la luz pública y no aparece en la "Declaración de Santiago" firmada por los participantes al finalizar dicho evento. De este documento vale resaltar el inciso 2.5, que en una de sus partes dice: "Reconocemos que los Estados tienen derecho a su propio sistema político, social y cultural, como base indispensable para fomentar la paz y la armonía mundial, respetados los compromisos asumidos en los instrumentos regionales pertinentes". Parece contraproducente que menos de 24 horas después de firmada esta declaración, el Grupo de Lima autodenominado "perritos simpáticos en la alfombra de la Casa Blanca" se reuniera para decidir todo lo contrario, es decir, acordar una declaración para no reconocer el derecho de los venezolanos a tomar sus propias decisiones políticas.

Frases

"Al imperio no hay que subestimarlo, pero tampoco hay que temerle. Quien pretenda llevar adelante un proyecto de transformación, inevitablemente chocará con el imperio norteamericano."

Hugo Chávez

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº88

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar