El proceso independentista del pueblo catalán, impulsado a través de la convocatoria al voto el 1 de octubre y soportado en la ley del referéndum y la ley de transitoriedad, ha tropezado con una resistencia inclemente del gobierno presidido por Mariano Rajoy, cuyas medidas confirman que la Constitución de Francisco Franco sigue vigente en su esencia.

El puzzle inconexo del caos ordenado puede esbozarse mediante la llamada “Teoría de las Catástrofes” del científico francés René Thom y se basaría en dos conceptos antinómicos para intentar “comprender el orden jerárquico de la complejidad biológica”. Así, el concepto de estabilidad o equilibrio se refiere a un sistema que permanece estable aunque registre un cambio, principio que trasladado a la esfera política se traduciría en la Reforma del Régimen del 78 sin alterar sus principios esenciales (Monárquico, jacobino y neoliberal), tesis que defenderían los partidos del establishment dominante del Estado español (PP, PSOE y Ciudadanos).

La votación unánime del Consejo de Seguridad de la ONU que impuso un nuevo conjunto de sanciones a la República Popular Democrática de Corea (RPDC) enmascara de algún modo el papel esencial desempeñado por la asociación estratégica ruso-china, la “R” y la “C” del grupo de países emergentes “BRICS”.

El connotado profesor noruego Johan Galtung, sociólogo y matemático nominado al Premio Nobel de la Paz 2017, afirmó que Estados Unidos (EU) va a colapsar en el año 2020 (sic), y “cuyo poder declinará aún más con Trump (https://goo.gl/4UFE5e)” –en una fascinante entrevista realizada por el académico e investigador británico Nafeez Ahmed.

Nada cambia nunca si nunca cambia nada. O qué larga se está haciendo la transición de la dictadura a la democracia, cómo clamaba una pancarta indignada durante el 15M en plaza Catalunya. O bien, que si no hay una vía democrática a la independencia habrá que construir una vía independentista a la democracia. Se podría escribir de múltiples maneras. Pero la síntesis drástica del primero de octubre, otrora día del caudillo, es clara: democracia contra demofobia. Eso es lo que nos jugamos: la razón democrática de la libertad política catalana. Si nos gobernamos o si nos gobiernan. Si nos deciden las élites del 78 o decidimos colectivamente –pacífica, libre, democráticamente– nuestro futuro. Si nos minan o si nos autodeterminamos.

Frases


"Nunca pensé que poner un plato de comida en la mesa de un pobre generaría tanto odio de una élite que se harta de tirar comida a la basura todos los dias"

Lula Da Silva

Correos del Sur Nº38