Hay quienes luego de 6 años de inclementes agresiones contra el pueblo venezolano dudan que estamos en una guerra económica. Algunos dicen que no existe. Otros afirman que es una excusa.

Cuando Nixon dio la instrucción de hacer “chillar” la economía chilena, Kissinger le alertaba: “podrían esperarse reacciones desfavorables más fuertes por tratarse de sanciones que toman características de ´guerra económica´… Chile bien podría atacar a los EEUU en la OEA y tal vez en otros foros por la “agresión económica” o “intervención ilícita”.

La guerra económica forma parte de las no convencionales. EEUU las define como aquellas cuyos “esfuerzos están dirigidos a explotar las vulnerabilidades sicológicas, económicas, militares y políticas de un país adversario, para cumplir los objetivos estratégicos de EEUU…coaccionar, alterar o derrocar a un gobierno”. Circular TC1801. Aunque comenzó de manera encubierta, el cada vez mayor desespero del enemigo lo ha obligado a enviar a sus voceros, Obama, Trump y Mogherini a declararnos, oficialmente, la guerra económica.

En 2016, Kurt Tidd, jefe del Comando Sur de EEUU, develó: “nosotros no asumiremos el costo de una intervención armada en Venezuela, sino que emplearemos los diversos recursos y medios para que la oposición pueda llevar adelante las políticas para salir de Maduro….Especial interés adquiere posicionar la matriz de que Venezuela entra en una etapa de crisis humanitaria por falta de alimentos, agua y medicamentos”.

Ratificó el plan este año: “alentar la insatisfacción popular aumentando el proceso de desestabilización y el desabastecimiento…Incrementar la inestabilidad interna a niveles críticos, intensificando la descapitalización del país, la fuga de capital extranjero y el deterioro de la moneda nacional, mediante la aplicación de nuevas medidas inflacionarias que incrementen ese deterioro…Obstruir todas las importaciones y al mismo tiempo desmotivar a los posibles inversores foráneos.”

Se enmarcan los planes en el desconocimiento de Nicolás Maduro para el nuevo período presidencial.

Salir victoriosos de esta guerra pasa necesariamente por consolidar el modelo socialista. Aprovechemos la circunstancia de que el 95% de los ingresos del país son propiedad del Estado y de todos los venezolanos.

 

          

Fuente: ÚN

Frases

“No es entonces mera retórica nuestra bolivarianidad. No. Es una necesidad imperiosa para todos los venezolanos, para todos los latinoamericanos y los caribeños fundamentalmente, buscar atrás, buscar en las llaves o en las raíces de nuestra propia existencia, la fórmula para salir de este laberinto”.

Hugo Chávez Frias

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº85

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar