Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

La globalizacion de la guerra: Cronología de la “Guerra Larga” de EE.UU. contra la Humanidad

La globalización de la guerra como proyecto hegemónico de EE.UU. empezó después de la guerra civil (1865-).

Existe una continuidad en las acciones estratégicas por parte de EE.UU. en contra del Imperio británico.

El objetivo hegemónico era tomar posesión del los territorios coloniales de los imperios europeos, debilitados por la Primera y Segunda Guerras Mundiales.

La Conferencia de Berlín (Noviembre 1984 – Febrero 1985), convocada por Francia y el Reino Unido y presidida por el canciller Otto von Bismarck, par abordar el reparto colonial de África.

EE.UU. estuvo presente en la segunda reunión, pero fue excluido del reparto territorial. 

Doctrina Monroe (en contra del Imperio británico).

La guerra hispano-estadounidense (1898),

Primera Guerra Mundial (1914-18). 

Consolidación de la hegemonía de Washington en contra del Imperio británico (América Latina, y el Caribe)

Planes de invasión del imperio británico. War Plan Red (1920-1939)

 Consolidación hemisférica.

VIDEO: Ponencia del profesor Michel Chossudovsky en la UNAN, Managua, 3 de diciembre de 2019

***

Cronología

Las distintas etapas históricas: Hacia la globalización de la guerra (1939-)

Período de Entreguerras o interbellum (1918-1939)

1930 War Plan Red. Planes de guerra de EE.UU. en contra del Imperio británico.

Plan detallado de invasión de Canadá. (Douglas MacArthur). 

Segunda Guerra Mundial

El régimen nazi fue apoyado por Wall Street, incluyendo Ford, Rockefeller y la familia Bush. Prescott Bush (abuelo de George W. Bush) era socio de Brown Brothers Harriman & Co., y director de la Union Banking Corporation, muy ligada a intereses de corporaciones alemanas, incluida la Thyssen Stahl, una importante empresa involucrada en la industria armamentística del Tercer Reich.

“… [Nuevos documentos, desclasificados [en 2003], revelan que incluso después de que EE.UU. ingresó en la guerra [el 8 de diciembre de 1941], cuando ya se contaba con información relevante sobre los planes y políticas de los nazis, él [Prescott Bush] trabajó y se benefició de compañías que estaban estrechamente relacionadas con negocios alemanes que financiaron el ascenso de Hitler al poder. También se ha revelado que el dinero ganado gracias a estos arreglos contribuyó a generar la fortuna de la familia Bush, y establecer su dinastía política”(The Guardian, 25 de septiembre de 2004).

Las corporaciones estadounidenses favorecían a la Alemania Nazi

Las corporaciones estadounidenses no querían que Hitler ganara ni que perdiera la guerra. Deseaban más bien que ésta continuara por tanto como fuera posible. Al inicio Henry Ford se había rehusado a producir armas para Gran Bretaña, pero con el tiempo cambió de parecer. Según su biógrafo, David Lanier Lewis, Ford “confiaba que ni los aliados ni el eje ganarían la guerra” y sugirió que EE.UU. debía abastecer a los dos de “las herramientas para seguir en la guerra hasta que su colapso”.

El 22 de junio de 1941, la Wehrmacht cruzó la frontera soviética con medios de transporte impulsados por motores producidos por Ford y GM, y equipada con pertrechos fabricados en Alemania con capital y know-how de origen estadounidense.

Muchos líderes de las corporaciones estadounidenses esperaban que los ejércitos nazi y soviético permanecieran enfrascados por el máximo de tiempo posible en una guerra que debilitaba ambos y, al mismo tiempo, prolongara la guerra europea que era tan rentable. Los expertos en Washington y Londres vaticinaban que los soviéticos serían aplastados “como un huevo” por el ejército alemán. Sin embargo, fue la URSS el primer país que frenó el avance del Blitzkrieg alemán.

Dr. Jacques R. Pauwels, Profits über Alles! American Corporations and Hitler, (¡Ganancias sobre todo! Las Corporaciones estadounidenses y Hitler) Global Research, 8 de junio de 2004.

1 de septiembre 1939, Inicio de la Segunda Guerra Mundial, EE.UU. declara su neutralidad pero siguió apoyando a Alemania (Septiembre 5, 1939).

En 1939, EE.UU. bajo la presidencia de Franklin D. Roosevelt toma la decisión de mantener el “War Plan Red” en contra del Imperio británico.

1939: El Proyecto Manhattan, (secreto), desarrollo la bomba atómica por parte de EE.UU., con el apoyo del Reino Unido y Canadá

1941, Junio Operación Barbarroja en contra de la Union Soviética. EE.UU. apoya a Alemania exportando petróleo (a través de los Rockefeller y la Standard Oil)

1941. Diciembre EE.UU. entra en guerra. “Comerciando con el enemigo”. La Standard Oil (Esso-Exxon) continuó vendiendo petróleo a Alemania hasta 1945. La Standard Oil de Venezuela vende petróleo a Alemania 

Sin el apoyo de EE.UU. a la Alemania nazi, el Tercer Reich no habría podido llevar adelante la guerra contra la Unión Soviética. La producción de petróleo de Alemania era insuficiente para lanzar una gran ofensiva militar. A lo largo de la guerra, el Tercer Reich se apoyó en los envíos de petróleo crudo que la Standard Oil estadounidense hacía de manera regular, una empresa propiedad de la familia Rockefeller.

Sin el suministro constante de petróleo, Alemania no habría podido llevar a cabo la Operación Barbarroja, lanzada el 22 de junio de 1941. La invasión de la Unión Soviética tenía por objetivo alcanzar y tomar el control de los recursos petroleros que la Unión Soviética tenía en el Cáucaso y la región del mar Caspio: el petróleo de Bakú.

La pregunta inconfensable es: ¿De dónde obtuvo petróleo Alemania?

Antes de diciembre de 1941, el petróleo de Texas se enviaba a la Alemania nazi de forma regular.

La Alemania nazi dependía en gran medida de los envíos de petróleo de la Standard Oil de EE.UU.

El ataque Pearl Harbor (el 7 de diciembre de 1941) ocurrió apenas cinco meses después del lanzamiento de la Operación Barbarroja (junio de 1941). EE.UU. entra entonces en la Segunda Guerra Mundial, declarando la guerra a Japón y los países del Eje.

Trading with the Enemy (La Ley: Comercio con el Enemigo) implementada oficialmente después del ingreso de EE.UU. en la Segunda Guerra Mundial no impidió que la Standard Oil de New Jersey vendiera petróleo a la Alemania nazi. Esto, a pesar de que la Standard Oil fue investigada por el Senado en 1942.

Si bien se redujeron los envíos directos de petróleo de EE.UU., la Standard Oil vendió petróleo estadounidense a través de terceros países. El petróleo norteamericano se envió a una Francia bajo ocupación a través de Suiza, y desde Francia se envió a Alemania.

Cabe señalar que gran parte de la demanda de petróleo de la Alemania nazi se satisfizo con envíos realizados desde Venezuela, que en ese momento era una colonia estadounidense de facto.

El presidente de Venezuela, auspiciado por EE.UU. (en tiempos de guerra), el general Isaías Medina Angarita (mayo de 1941 – octubre de 1945) estuvo allí para proteger los intereses petroleros estadounidenses, así como el “comercio con el enemigo” desde el inicio de la entrada de Washington en la Segunda Guerra Mundial en diciembre de 1941:

John D. Rockefeller Jr. tenía una participación mayoritaria en la Standard Oil, y el segundo mayor accionista era la compañía química de origen alemán, IG Farben, a través de la cual la empresa vendió a los nazis gasolina y lubricantes por un valor de 20 millones de dólares. La sucursal de esa compañía en Venezuela, por su parte, envió mensualmente 13,000 toneladas de petróleo crudo a Alemania, que la robusta industria química del Tercer Reich convertía inmediatamente en gasolina.

Sin los envíos de petróleo de la Standard Oil y los Rockefeller, la Alemania nazi no habría podido llevar adelante su agenda militar.

El gobierno de Franklin D. Roosevelt pudo haber implementado fuertes sanciones contra la Standard Oil, con la firme determinación de imponer un bloqueo en contra de la Alemania nazi.

Pero EE.UU. no buscaba garantizar la paz: el objetivo de Washington era no solo destruir a la Unión Soviética, sino socavar el papel de Gran Bretaña como potencia imperial.

EE.UU. se la pasó “durmiendo con el enemigo” durante la Segunda Guerra Mundial.

Sin combustible, Alemania no podría haber llevado la campaña en contra de la Union Soviética. Abastecer petróleo a Alemania era una política deliberada por parte de EE.UU. El objetivo era facilitar la campaña militar de Alemania. El objetivo de EE.UU. era destruir la Union Soviética: asesinar a 26 millones de personas.

Vender combustible a la Alemania nazi fue una de las varias estrategias impulsadas por EE.UU.

EE.UU. continuó haciendo negocios con las corporaciones nazis incluso después de Pearl Harbor. Diciembre 1941)

No se hizo intento alguno para que Ford pusiera fin a sus negocios con los alemanes cuando Francia estaba ocupada, tampoco se prohibió al Chase Bank o al Morgan Bank mantener sucursales abiertas en París. Incluso el Reichsbank y el Ministerio de Economía nazi prometieron a hombres de negocios norteamericanos que sus propiedades no se verían afectadas luego de que el Führer saliera victorioso.

6 y 9 de agosto 1945: Hiroshima y Nagasaki 

Primeras bombas atómicas provocaron 100,000 muertos en Hiroshima.

La noción de “daño colateral” fue utilizada como una justificación para el asesinato de civiles a gran escala, con el pretexto oficial de que Hiroshima era una “base militar”

Para citar al presidente Harry Truman:

Hemos descubierto la bomba más terrible en la historia del mundo… Esta bomba se utilizará contra Japón… La emplearemos de tal manera que militares, soldados y marinos sean los blancos y no mujeres y niños. Aunque los japoneses sean salvajes, crueles, desapiadados y fanáticos, nosotros como líderes de un mundo en pro del bienestar común no podemos bombardear ni la vieja ni la nueva capital… El blanco será exclusivamente militar…

Parece ser lo más terrible que se haya descubierto jamás, pero puede que sea lo más útil.

El mundo notará que la primera bomba atómica fue lanzada contra una base militar en Hiroshima. Se hizo así porque en este primer ataque quisimos evitar, hasta donde fuera posible, matar a civiles.

[Nota: La primera bomba cayó sobre Hiroshima el día 6 de agosto de 1945 y la segunda sobre Nagasaki tres días más tarde, el 9 de agosto, el mismo día en que Truman dirigió un mensaje a la Nación transmitido por radio]

Harry Truman

Nadie en las altas esferas del gobierno y fuerzas armadas de EE.UU. creía que Hiroshima fuera una base militar. Truman se engañaba a sí mismo y mentía al pueblo estadounidense.

Hasta hoy se sigue justificando el uso de armas nucleares contra Japón en 1945 como un “costo necesario” para poner fin a la Segunda Guerra Mundial. Según esta tesis, al fin y al cabo “se salvaron vidas”.

Ya desde antes de Hiroshima, EE.UU. venía bombardeando Japón sin cesar, con un alto costo en vidas civiles. Hacia el final de la guerra en Europa, las fuerzas aliadas bombardearon igualmente sin piedad varias ciudades alemanas, donde utilizaron dispositivos incendiarios que desataron tormentas de fuego, quemaron vivos a decenas de miles de personas y destruyeron sus centros históricos. No cabe duda que los objetivos eran civiles y no instalaciones militares.

“La posguerra” (1945-)

Hiroshima y Nagasaki: Un ensayo para el bombardeo de la Unión Soviética

2 de septiembre. Termina la Segunda Guerra Mundial (Asia-Pacífico)

15 de septiembre 1945: programa secreta (parte del Manhattan project) de utilizar la arma atomica en contra de la Union Soviética. 66 ciudades, 204 bombas atómicas. 

“Borrar del mapa a la Unión Soviética”

Ya en 1942 (en pleno apogeo de la Segunda Guerra Mundial), se había puesto sobre la mesa la opción de lanzar un ataque nuclear contra la Unión Soviética. De acuerdo con un documento confidencial (desclasificado) publicado el 15 de septiembre de 1945 (cinco semanas después de Hiroshima):

El Pentágono había contemplado volar la Unión Soviética con un ataque nuclear coordinado y dirigido contra las principales áreas urbanas…El Pentágono calculó que se necesitarían un total de 204 bombas atómicas para “borrar del mapa a la Unión Soviética”. Los blancos del ataque nuclear eran 66 de las principales ciudades. (Para más detalles véase Michel Chossudovsky, Global Research, 10 de diciembre de 2017)

Una sola de las bombas atómicas lanzadas sobre Hiroshima el 6 de agosto de 1945 provocó la muerte de más de 100,000 personas.

Imaginemos por un momento lo que habría pasado si se hubieran arrojado 204 bombas en las principales zonas urbanas de la Unión Soviética. Semejante proyecto diabólico orquestado mientras EE.UU. y la Unión Soviética eran aliados conllevaba un genocidio.

Ocupación en la “posguerra” (1945-)

Ocupación de Alemania, Italia, Japón, Corea,

Aumento de las bases militares de EE.UU. en todas las regiones del mundo. Derrumbe de les imperios coloniales: Reino Unido, Francia, Holanda, Belgica y Portugal, entre otros.

Hegemonia de EE.UU.

EE.UU. salió ileso de la Segunda Guerra Mundial. La mayor parte de las batallas fueron libradas por sus aliados, una estrategia que ha utilizado desde entonces en los conflictos de la posguerra. Además, un análisis cuidadoso de la Segunda Guerra Mundial plantea que los intereses corporativos de EE.UU., entre ellos la Standard Oil de Rockefeller, dieron su apoyo tanto a los aliados de EE.UU. como a sus enemigos, incluyendo la Alemania nazi, aun mucho después de la entrada de EE.UU. al conflicto en diciembre de 1941. El objetivo estratégico era debilitar a ambos lados para así desestabilizar a las potencias imperialistas.

La nación menos afectada por la Segunda Guerra Mundial fue EE.UU., por lo que pudo determinar el perfil político y económico de la Europa occidental en la posguerra. Sus tropas se encuentran desplegadas en varios países europeos hasta el día de hoy. Tanto sus adversarios en el conflicto bélico (Alemania, Japón e Italia) como sus aliados (Francia, el Reino Unido, Bélgica, Holanda) se han debilitado.

Los territorios que fueron colonias antes de la Segunda Guerra han sido integrados a lo largo de un periodo de medio siglo a la esfera de influencia dominante de EE.UU.

En África, continúa el proceso de desplazamiento de la esfera de influencia de Francia. En la actualidad EE.UU. ha tomado el control de las antiguas colonias francesas y belgas en África central y occidental. Washington ejerce un papel decisivo en el Magreb.

Asimismo, ha empezado a surgir una forma compleja de “colonialismo interno” en la Unión Europea (UE). Junto con sus socios europeos, las instituciones financieras y conglomerados de negocios de EE.UU. son los que prevalecen al establecer la agenda monetaria, comercial y de inversión.

La política se encuentra subordinada a los intereses financieros dominantes.

La Guerra Fría (1947-1989) 

Hay continuidad histórica desde la Segunda Guerra mundial. (La Doctrina Truman y George Kennan)

Terminada la Segunda Guerra Mundial, el gobierno de Truman formuló como objetivo el dominio militar global, en apoyo a un proyecto imperial que dio inicio a la Guerra Fría. Este objetivo fue reafirmado en 1990 por el Presidente George Herbert Walker Bush en un discurso histórico ante una sesión conjunta del Congreso y Senado de EE.UU., en el que proclamó el Nuevo Orden Mundial, luego de la caída del Muro de Berlín y la desintegración del bloque soviético.

Los fundamentos ideológicos de esta agenda se encuentran en lo que se conoce como la “Doctrina Tru- man”, formulada por primera vez en 1946 por el asesor de política exterior George F. Kennan en un informe del Departamento de Estado.

Lo que nos llama la atención al leer hoy este documento es la continuidad que hubo en la política exterior de EE.UU., desde la estrategia de “contención” durante la Guerra Fría hasta la guerra “preventiva” y la “guerra contra el terrorismo” en la actualidad. En el fondo, el texto de Kennan señala en términos corteses que EE.UU. debe buscar el dominio económico y estratégico por medios militares:

“[Además], contamos con alrededor de un 50% de la riqueza mundial, pero solo con un 6.3% de su población. Nuestra tarea real en la época venidera es la de crear un plan de relaciones que nos permita mantener esta posición de disparidad … Para hacerlo tendremos que dejar a un lado el sentimentalismo y las quimeras; y nuestra atención tendrá que estar concentrada en nuestros objetivos nacionales inmediatos en todas partes. No debemos engañarnos con la idea de que hoy en día podemos permitirnos el lujo del altruismo y de ser los benefactores del mundo.

…Debemos dejar de ponernos en la posición de guardián de nuestros hermanos y dejar de ofrecer consejos morales e ideológicos. Debemos dejar de hablar de objetivos vagos e irreales – – tales como los derechos humanos, la mejora en los niveles de vida y la democratización. No está muy lejos el día en que tendremos que manejar conceptos del poder puro. Para entonces cuanto menos estemos atados por consignas idealistas, mejor.

La desintegración planificada del sistema de las Naciones Unidas (ONU) como un organismo internacional independiente e influyente ha estado en el tablero de la política exterior de EE.UU. desde su fundación en 1945. Su desaparición era parte integral de la Doctrina Truman, según se definió en 1948. Desde el primer momento, Washington ha procurado por un lado controlar a la ONU para sacarle provecho y, por otro, debilitarla y destruirla con el paso del tiempo.

Cronología

1949. Creación de la OTAN,

1949, Octubre. Fundación de la Republica Popular de China

1950-53. Guerra de Corea, matanza de 25 a 30 % de la población de Corea del Norte. genocidio

1953. Golpe en Irán

1955-75. La Guerra de Vietnam (Segunda Guerra de Indochina), encabezada por EE.UU., más de dos milliones de muertos

La Guerra de EE.UU. en contra de Camboya(1967-75)

1962. Octubre Diálogo de EE.UU. con la Union Soviética: Cómo Jruschov y Kennedy evitaron una guerra nuclear.

1963, Noviembre. Asesinato de John F. Kennedy por el “Estado profundo”.

1965-6. Matanza en Indonesia, de 500,000 a 1 millón de muertos. El genocidio en Indonesia, la purga comunista indonesia.

Golpes militares en América Latina (Lista parcial)

1973. Chile, Pinochet, golpe, 11 de septiembre, modelo neoliberal, Octubre 1973

1966, 1976. Argentina, Videla

1954. Guatemala, 1963 Republica Dominicana, Brasil 1964, Bolivia 1961, Uruguay, 1973, El Salvador 1979,

Afganistán, Sudan

1979-89. Guerra de Afganistán, también llamada como Guerra ruso-afgana, Al Qaeda. Coincide con Nicaragua (1979-90) y la guerra de las Contras financiada con droga.

Sudán. 1955-72 y 1983-2005: la Segunda guerra “civil” en Sudán. No era una guerra civil

2 millones de muertos, en total 2 millones y medio de muertos.

Fin de la Guerra Fría (1989)

1991: Derrumbe de la Unión Soviética

Fue una operación encubierta (revolución de color)

Inicio de una serie de reformas macroeconómicas (doctrina del shock), en 1989-92, en Europa del Este, Yugoslavia, Perú, India, Nicaragua, Rusia (bajo Yeltsin),Ucraina.

Guerra en contra de Irak (1990-1991) Guerra del Golfo. Coincide con el derrumbo de la Union Soviética

Guerra de la OTAN contra de Yugoslavia (1991-1999)

La “guerra contra el terrorismo” (2001-)

Los atentados del 11 de septiembre 

La “Guerra contra el terrorismo de EE.UU.” se lanzó a las 9:30 pm. El 11 de septiembre de 2001.

A las once en punto, en la mañana del 11 de septiembre, la administración Bush ya había anunciado que Al Qaeda era responsable de los ataques contra el World Trade Center (WTC) y el Pentágono. Esta afirmación se realizó antes de la realización de una investigación policial en profundidad.

Esa mismo día, a las 9:30 pm, se formó un “Gabinete de Guerra” integrado por un número selecto de los mejores asesores militares y de inteligencia. Y a las 11:00 pm, al final de esa reunión histórica en la Casa Blanca, se lanzó oficialmente la “Guerra contra el Terrorismo”.

Se anunció la decisión de librar una guerra contra los talibanes y Al Qaeda en represalia por los ataques del 11 de septiembre. A la mañana siguiente, el 12 de septiembre, los titulares señalaron indeleblemente el “patrocinio estatal” de los ataques del 11 de septiembre. El Consejo de la OTAN reunido el 12 de septiembre en Bruselas invocó el principio de defensa colectiva, (Artículo 5 del Acuerdo de Washington) y declaró la guerra a Afganistán.

Apenas cuatro semanas después, el 7 de octubre, Afganistán fue bombardeado e invadido por tropas estadounidenses. Se hizo creer a los estadounidenses que la decisión de ir a la guerra se había tomado de improviso, la tarde del 11 de septiembre, en respuesta a los ataques y sus trágicas consecuencias.

Poco se dio cuenta la opinión pública de que una guerra de teatro a gran escala nunca se planifica y ejecuta en 4 semanas. La decisión de lanzar una guerra y enviar tropas a Afganistán se había tomado mucho antes del 11 de septiembre.

Los trágicos sucesos del 11 de septiembre proporcionaron la justificación necesaria para librar una guerra por “motivos humanitarios”, con el pleno apoyo de la opinión pública mundial y el respaldo de la “comunidad internacional”.

Varios destacados intelectuales “progresistas” defendieron las “represalias contra el terrorismo” por razones morales y éticas sin dar se cuenta que Afganistán no había atacado a EE.UU.

La doctrina militar de “causa justa” (jus ad bellum) fue aceptada y confirmada al pie de la letra como una respuesta legítima al 11 de septiembre, sin examinar el hecho de que Washington no solo había apoyado la “red terrorista islámica”, sino que también fue instrumental en la instalación del gobierno talibán en 1996.

A raíz del 11 de septiembre, el movimiento contra la guerra estaba completamente aislado. Los sindicatos y las organizaciones de la sociedad civil se habían tragado las mentiras de los medios y la propaganda gubernamental. Habían aceptado una guerra de represalias contra Afganistán, un país empobrecido de 30 millones de personas.

El mito del “enemigo exterior” y la amenaza de los “terroristas islámicos” fue la piedra angular de la doctrina militar de la administración Bush, utilizada como pretexto para invadir Afganistán e Iraq.

Ampliamente documentado pero rara vez mencionado por los principales medios de comunicación, Al Qaeda fue una creación de la CIA que se remonta a la guerra soviético-afgana. Este fue un hecho conocido, corroborado por numerosas fuentes, incluidos documentos oficiales del Congreso de EE.UU. La comunidad de inteligencia reconoció una y otra vez que habían apoyado a Osama bin Laden, pero que a raíz de la Guerra Fría: “se volvió contra nosotros”.

Después del 11 de septiembre, la campaña de desinformación de los medios sirvió no solo para ahogar la verdad sino también para matar gran parte de la evidencia histórica sobre cómo este ilusorio “enemigo externo” había sido fabricado y transformado en “Enemigo Número Uno”

Pocas horas después de los ataques terroristas en el World Trade Center y el Pentágono, Osama Bin Laden y su red Al Qaeda fueron identificados como “los principales sospechosos” por la administración Bush sin pruebas que lo sostengan.

Bush confirmó en un mensaje televisado a la Nación que “no haría distinción entre los terroristas que cometieron esos actos y aquellos gobiernos extranjeros que los encubran”. El ex director de la CIA James Woolsey señaló la existencia de complicidad de uno o más gobiernos extranjeros.

El principal sospechoso de los ataques terroristas en Washington y Nueva York, Osama Bin Laden, es una creación de la política exterior de EE.UU. Él había sido reclutado durante la guerra Afgano-soviética bajo la protección de la CIA, para luchar contra los invasores soviéticos.

Cronología: La “guerra contra el terrorismo”

Declaración de guerra en contra de Afganistán (11-12 de septiembre). Articulo 5 defensa colectiva de la OTAN,

Guerra en contra de Afganistán, 7 de octubre 2001 (2001- ). La economia de la droga (90% opium/heroina desde Afganistán

Segunda Guerra en contra de Irak (Marzo 2003),

John Negroponte fue le primer Ambajador de EEUU en Iraq (2004-2005) despues de la invasion de 2003. Arquitecto de las Contras. Negroponte fue metido en la formación y reclutamiento de los grupos terroristas en Iraq.

La Guerra Nuclear “Preventiva”, la Doctrina Nuclear (2001-2002)

la opción de llevar la guerra nuclear en contra de Iran, Corea del Norte, China y Rusia

Los mini-nukes, la bomba nuclear tactica

( Nuclear Posture Review 2001). “La arma nuclear presentado como un instrumento de paz”

Ya en las décadas de la Guerra Fría prevaleció la doctrina de “disuasión” o “destrucción mutua asegurada” (MAD, ‘mutual assured destruction’)). Hoy día, la doctrina nuclear de EE.UU. se fundamenta en la noción que las armas nucleares se pueden utilizar en escenarios de guerra convencionales y que estas armas son “inofensivas para civiles”.

La Nueva Guerra Fría

“Nueva Guerra Fría”, etiqueta equivocada en parte porque ya no se cuenta con ninguna de las salvaguardas de la Guerra Fría. La diplomacia ha dejado de funcionar. No hay un diálogo Este-Oeste al estilo de la Guerra Fría entre grandes potencias que si bien competían, también se esforzaban por evitar una confrontación militar. Por su parte, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas se ha convertido en un portavoz de facto del Departamento de Estado de EE.UU.

El Proyecto para el Nuevo Siglo Americano (PNAC, 2000), formulado por los neoconservadores, se basaba en “librar una guerra sin fronteras”.

El PNAC es un centro de estudios vinculado a los estamentos de defensa e inteligencia, el Partido Republicano y el poderoso Consejo de Relaciones Exteriores (CFR), que desempeña un papel importante tras bambalinas en la formulación de la política exterior de EE.UU.

La Doctrina de la “Guerra Larga”, PNAC, Septiembre 2000

El concepto de “una guerra a largo plazo” forma parte integral de la doctrina militar de EE.UU. Sus fundamentos ideológicos tienen la intención de camuflar el proyecto hegemónico de conquista mundial. Esta “guerra sin fronteras” está estrechamente relacionada con el proceso mundial de reestructuración económica, criminalización del Estado imperial.

En septiembre de 2000, pocos meses antes de la llegada de George W. Bush a la Casa Blanca, el PNAC (Proyecto para el nuevo centenario americano) publicó un plan de acción para la dominación global titulado “La reconstrucción de las defensas de EE.UU.”.

Los objetivos declarados del PNAC son los siguientes:

  1. Defender la patria estadounidense;
  2. Luchar y ganar decisivamente al mismo tiempo en múltiples y grandes escenarios de guerra;
  3. Realizar sus obligaciones “policíacas” asociadas con la formación del entorno de seguridad en áreas críticas; y
  4. Transformar a las fuerzas armadas de EE.UU. para que aprovechen al máximo la “revolución en asuntos militares”.

El antiguo secretario adjunto de Defensa Paul Wolfowitz, el secretario de Defensa Donald Rumsfeld y el vicepresidente Dick Cheney (gobierno de G.W. Bush) habían encargado el plan al PNAC ya desde antes de las elecciones presidenciales del año 2000.

El proyecto del PNAC traza una hoja de ruta para la conquista militar a partir de 2001.

Cronología de la guerra y la injerencia de EE.UU. y la OTAN:

Primavera Árabe, 2011

Egipto, Revolución de Color (2011)

Guerra contra Siria (2011- )

Libia, Guerra de la OTAN (2011-)

Tercera Guerra contra Irak, (2014-).

Operación en contra del Estado Islámico (ISIS-Daesh) llevado a cabo por Obama. 

Guerra en contra de Yemen (2014-)

Amenazas: Iran, Korea del Norte, China, Rusia

Ucraina 2014, Euromaidán, Donbass, Crimea

Golpes, cambios de régimen (y revoluciones de color):

América Latina: Venezuela, Brazil, Argentina, Ecuador, Bolivia, Honduras, amenaza en contra de Cuba

Confrontación estratégica, Relaciones con China y Rusia, 

El proceso hegemónico en crisis.

Integración Euro-Asiatico

Crímenes de Guerra y Genocidio

Los crímenes de guerra son extensos. Millones de muertos (1945 – 2019)

El periodo que va desde la guerra de Corea (1950- 1953) hasta el presente se caracteriza por una sucesión de guerras auspiciados por EE.UU. (Corea, Vietnam, Camboya, Afganistán, Yugoslavia e Irak) y diferentes versiones de intervención militar, como son los conflictos de “baja intensidad” o “guerras civiles” en Angola, Mozambique, Nicaragua, el Congo, Somalia, Etiopía, Ruanda, Sudan); golpes de Estado, escuadrones de la muerte y masacres (Chile, Argentina, Honduras, Guatemala, El Salvador, Irán, Indonesia, Tailandia y Filipinas); guerras encubiertas en apoyo de los “luchadores por la libertad” conocidos más adelante como Al Qaeda y el uso posterior de soldados de esta agrupación en Siria; e intervenciones militares “humanitarias” en Libia en 2011 (bombardeo aéreo combinado con apoyo a rebeldes de Al Qaeda).

La guerra de Vietnam

Ocho millones de toneladas de bombas (cuatro veces la cantidad utilizada por EE.UU. en toda la Segunda Guerra Mundial) fueron lanzadas de manera indiscriminada y dejaron tras sí un nivel de destrucción tal que si se colocaran los cráteres unos a la par de otro cubrirían un territorio del tamaño del estado de Maine, o sea 91,646 kilómetros cuadrados. Un 80% de las bombas cayeron en áreas rurales, no en blancos militares y abrieron 10 millones de cráteres. Se bombardearon aldeas vietnamitas con casi 400,000 toneladas de napalm. Ni siquiera se preocuparon en distinguir entre combatientes y civiles.

La designación insensible y cruel de hasta tres cuartas partes del sur de Vietnam como una “zona mi- litar de uso irrestricto de armas de fuego y explosivos” justificaba el asesinato de casi cualquiera de los habitantes de las miles de aldeas en esta extensa área… Solo el programa Phoenix de la CIA mató casi 70,000 civiles que se sospechaba formaban parte del liderazgo político de los VietCong en el sur. El uso de armas químicas en Vietnam no tiene precedentes en la historia de la humanidad. Se rocia- ron casi 2 millones de galones de defoliantes sobre más de una séptima parte de Vietnam de Sur.

Lenora Foerstel y Brian Willson, United States War Crimes, (Crímenes de Guerra de EE.UU.) Global Research, 26 de enero de 2002.

Irak: La guerra del Golfo (1991)

En 1996, el periodista Lesley Stahl le preguntó a la ex secretaria de Estado Madeleine Albright en su programa televisivo 60 Minutes si ella pensaba que había valido la pena el precio de medio millón de niños y niñas muertos en Iraq como resultado del embargo de farmacéuticos impuesto por EE.UU… Su respuesta: “Pienso que es una opción muy difícil, pero el precio – sí, pensamos que el precio valió la pena”.

Citado por Ahmed Ali y Dahr Jamail, Irak: Children starved of Childhood (Iraq: niños privados de niñez), Global Research, 15 de febrero de 2008.

Asesinatos auspiciados por EE.UU. en Indonesia (1965) 

Luego del golpe de Estado perpetrado en 1965, los gobiernos de EE.UU. y Gran Bretaña, con el apoyo de Australia, fueron cómplices en el asesinato de más de medio millón de supuestos simpa- tizantes comunistas. Según el Profesor Brad Simpson, de la Universidad de Princeton, los gobiernos de EE.UU. y Gran Bretaña “hicieron todo lo que estaba en su poder” para garantizar que el ejército indonesio llevara a cabo los asesinatos masivos.

El historiador John Braddock dice que EE.UU. dio su apoyo a un “eficaz terror” en la masacre de 1965 en Indonesia (World Socialist Web Site, 7 de julio de 2009).

El renombrado periodista del New York Times, James Reston, celebró lo que llamó “un destello de luz en Asia” y escribió una versión inocua que era evidente le habían proporcionado. Por su parte, el Primer Ministro de Australia, Harold Holt, que en aquel entonces estaba de visita en EE.UU., hizo gala de su sentido de humor: “Con quinientos mil a un millón de simpatizantes comunistas eliminados”, espetó, “pienso que podemos suponer sin temor a equi- vocarnos que ha habido una reorientación”.

John Pilger, Spoils of a Massacre, (El botín de una masacre) Londres, The Guardian Weekend, 14 de julio de 2001.

Michel Chossudovsky

Michel Chossudovsky: Profesor emérito de Economía de la Universidad de Ottawa, es fundador y director del Centro de Investigación sobre la Globalización (Global Research). Sus escritos se han publicado en más de 20 idiomas, es un activista antiglobalización y antibélico. Ha actuado como profesor visitante en universidades en Europa, América Latina y el Sudeste asiático, asesor de gobiernos en países en desarrollo y consultor de organizaciones internacionales. Ha sido galardonado con la Medalla de Oro de la República de Serbia por sus escritos sobre la guerra de agresión de la OTAN contra Yugoslavia (2014). Es Doctor Honoris Causa de la Universidad Nacional de Nicaragua (UNAN).

 

           

Fuente: Global Research

Frases

 

“Tenemos que unirnos porque el mundo lo acelera todo y sino aceleramos nuestra unidad, ese mundo se viene contra nosotros”

Hugo Chávez
 
 

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº126

 

Descargar

 

Xi Jinping: Tres discursos

 

Descargar