Las mañas viejas en ocasiones son difíciles de olvidar cuando forman parte de una conducta histórica que se transforma en política de estado a través de los años.

Entre los personajes más afanosos por descargar su ira y odio contra Venezuela, destacan dos que se llevan el máximo galardón al resentido del año. El desastroso y peligrosísimo personaje llamado Donald Trump y su pequeño bufón, el grotesco Secretario General de la OEA, Luis Almagro. Coinciden los dos en padecer una severa miopía congénita selectiva. Este mal es incurable. Es producto del rencor, miserias y mezquindades, tanto políticas como humanas.

Juan Guaidó es una pieza circunstancial en un cuadro de disputas entre burguesías nacionales, a su vez subordinadas a EEUU, un centro decisor en el que el Donald Trump ejecuta un plan que no diseñó. Esto afirma el investigador Víctor Hugo Majano, para quien el análisis debe enfocarse en las 'tramas ocultas'.

Así, cuando para un país la guerra se convierte en un deporte que debe ser disfrutado a través de los medios de información, la historia castiga a los gobiernos y sus ejecutores que hacen de su poder un instrumento de ignominia como verdaderos estados policíacos y, aunque pase el tiempo, en el momento preciso la verdad llegara. Así será.

En junio de 2019 Donald Trump lanzó en Orlando la campaña para su reelección con un discurso lleno de promesas. Bajo el lema “Keep America Great!” (Mantengamos grande a América), Trump enunció algunos de sus propósitos para un nuevo mandato. En la prensa se destacaron algunas ideas un tanto estrambóticas, como la cura del cáncer y del SIDA, así como la llegada de un cosmonauta estadounidense a Marte.[1]

Frases

"Creo en los poderes creadores del pueblo"
          Aquiles Nazoa

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº101

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  2. Julio 2019.

 

Descargar