Guerra más que advertida desde tiempos de Allende, la económica, con  importadores que convierten divisas preferenciales en importaciones fantasmas o en dólares de mercado libre, acaparan los bienes comprados con ellos, disparan sobreprecios usurarios y bombardean escaseces estratégicas. Quien quiera sobrevivir que ejerza contraloría social sobre el destino y aplicación de cada divisa entregada, confisque lo acaparado, imponga sanciones. La peor guerra es la que no se pelea.

1

Se dice que guerra avisada no mata soldado. No hubo  golpe más anunciado que el del 11 de abril de 2002, y sin embargo agarraron a Chávez  en Miraflores y nos salvamos de la dictadura porque Dios y el pueblo son muy grandes. Para tomar medidas no hay que esperar a que el desastre ocurra.

2

Guerra sabida y consabida, la de la Quinta Columna de la Corrupción. No desaparecen así como así 60.000 o 20.000 millones de divisas sin descuido  o complicidad de quienes las otorgan. Estamos a tiempo para  embargar las empresas delincuentes, asumir el control de las importaciones de bienes básicos y sancionar ejemplarmente a los culpables. La Cuarta República trató de borrar el escándalo de Recadi inculpando a un  chinito, y la borrada resultó ella. No hay peor medida que un trapito caliente.

3

Guerra sicológica y lavado de cerebro brutal, el de la inseguridad, campaña basada en una “encuesta de percepción” del INE realizada en 2009, que entre otros disparates “percibió” que ese año 21.132 homicidios habrían causado sólo 19.113 víctimas (¿¡!?). Fundándose en ella, la oposición nos asigna una tasa de 75,08 homicidios por 100.000 habitantes. Pero tomando como base el conteo objetivo de cuerpos del delito, en noviembre de 2013 el Ministro de Interior y Justicia reveló que la tasa real es de 39 homicidios por 100.000 habitantes: casi la mitad de la inventada por la oposición. No hemos visto el menor interés de los medios de comunicación bolivarianos por difundir la verdad. La peor falsedad es la que no se desmiente.

4

Conflicto más que avisado en  artículos de Yldefonso Finol y de quien suscribe, el de la invasión paramilitar cuyos capitales se legitiman con bingos, casinos, fundos, empresas de transporte, control de la economía informal, y se traducen en crímenes atroces y asesinatos selectivos. Si el Estado no los aniquila, tendremos un ParaEstado aniquilador; si los  políticos los ignoran, nos gobernará la ignorante Parapolítica. La peor guerra es la que se finge que no existe.

5

Guerra más que advertida desde tiempos de Allende, la económica, con  importadores que convierten divisas preferenciales en importaciones fantasmas o en dólares de mercado libre, acaparan los bienes comprados con ellos, disparan sobreprecios usurarios y bombardean escaseces estratégicas. Quien quiera sobrevivir que ejerza contraloría social sobre el destino y aplicación de cada divisa entregada, confisque lo acaparado, imponga sanciones. La peor guerra es la que no se pelea.

6

Enfrentamiento desastroso el de la Deuda Pública. Contraer Deuda es agigantar un problema creyendo que se lo posterga. Nada más fácil que creer que lo que se debe hoy no se pagará nunca, Tan fácil como ser esclavo del débito por una eternidad.     Antes que crear nueva deuda pública externa, logremos que  nuestro sistema hacendístico genere los ingresos  para enjugar el déficit y cubrir la inversión social, con medidas que no nos cansamos de recomendar:

-Primero,  embargar  bienes y  prohibir trabajar en el sector público o contratar con el Estado a empresas o personas naturales incursas en el fraude cambiario.

-Cobrar sin dilaciones a los deudores morosos del Fisco lo que deben en créditos liquidados y no cancelados.

-Reformar la Ley de Impuesto sobre la Renta elevando su tasa tope de 34% de tributación, y habilitar mecanismos para que, además de pechar esencialmente a los asalariados, se aplique en forma real y efectiva a todas las actividades productoras de ganancia.

-Pechar con altas tasas tributarias productos nocivos para la salud, como el tabaco y el alcohol, o actividades perjudiciales a la sociedad, como el juego en todas sus formas.

-Reestructurar integralmente el sistema de recaudación y control del IVA, que cobran sin falta al consumidor unos comerciantes que sólo entregan al Fisco menos del 20% de lo recaudado.

-Crear impuestos patrimoniales para las altas concentraciones de propiedad.

-Imponer tributos proporcionales a su monto a las transacciones financieras.

-Elevar  tasas de tributación al capital financiero y bancario.

-Retirar la inmunidad tributaria a las fundaciones y otros entes “sin fines de lucro” que en realidad operen como bancos y agencias de inversión de los grandes capitales.

-Instaurar una razonable alza del precio de la gasolina, que disminuya el oneroso subsidio que todos aportamos al transporte automotriz.

-Controlar el contrabando de extracción, que según el Presidente desaparece por nuestras fronteras el 40% de lo que producimos o importamos.

-Erradicar la explotación ilegal de oro y otros minerales preciosos y la devastación ecológica que tales actividades provocan.

-Reimplantar el control previo del gasto público, complementarlo con un control posterior sobre su resultado, y extenderlos eficazmente a la administración  nacional, estadal, municipal, comunal, centralizada, descentralizada, autónoma, de empresas y de fundaciones públicas.

-Ejercer  riguroso control de la legalidad, eficacia y resultado de todas las variedades del gasto social.

-Legislar rigurosas sanciones para malversadores, desfalcadores, corruptos, evasores tributarios y enriquecidos ilícitamente, y aplicarlas en forma ejemplar.

-Informatizar la administración tributaria con registros de los contribuyentes, sus patrimonios y la relación entre éstos y las cantidades que tributan.

-Denunciar la conjura de las calificadoras de riesgo, por cuyos diagnósticos nuestra Deuda Externa paga 16% de interés, mientras que cancelan sólo 3%  países con medio siglo en guerra civil.

-Rescindir los Infames Tratados contra la Doble Tributación, por los cuales las transnacionales no pagan impuestos sobre las ganancias que obtienen en Venezuela.

-Eliminar la inmoral exención de dichos Tratados por la cual los usureros beneficiarios de la Deuda Pública no tributan un céntimo como impuesto por las ganancias que les aportamos.

-Denunciar los Infames Tratados de Promoción y Protección de Inversiones, que permiten inmunizar mediante contrato a los contribuyentes ricos contra las reformas tributarias, y someten sus controversias a tribunales extranjeros.

-Promover en el ALBA, Unasur, la Celac, el Mercosur y demás organizaciones de las que forme Venezuela un frente común frente a los acreedores de la Deuda Externa y los Fondos Buitres.

-Acelerar la institucionalización del Banco del Sur y la instauración del Sistema Unificado de Compensación de Reservas (SUCRE) como instrumentos regionales para enfrentar el capital financiero acreedor.

La Guerra más perdida es la que se cree que se puede ganar no haciendo nada.

Fuente: Aporrea

Nada resulta casual cuando se trata de la política de Estados Unidos hacia Cuba y los pretendidos cambios “significativos” dentro de la USAID, tienen una clara explicación, siempre que resulten ciertos y este anuncio no sea más que una maniobra de distracción.

La primera e irrebatible verdad es que todo el diseño de la política norteamericana ha sido un rotundo fracaso desde el triunfo revolucionario de 1959. Administración tras administración, la promesa de cada estrenado presidente de revertir el proceso histórico cubano se ha convertido, a lo largo de cada mandato, en un fiasco. Esto ha sido un mal evitable si se hubiera actuado con cordura y franca diplomacia, si se hubiera respetado nuestra soberanía y no se hubieran tramado operaciones encubiertas ni otros tipos de acciones violatorias del derecho internacional. Pero ni un solo presidente USA entró en razón al respecto.

Ni el criminal y sostenido bloqueo, ni el terrorismo criminal y desmedido, ni la más tenebrosa guerra mediática, han podido con la Revolución Cubana. El no reconocer este fracaso y continuar actuando con prepotencia y tozudez, ha sido el principal error de EE UU durante décadas.

Esa es la principal causa del replanteamiento de la labor de la USAID con respecto a Cuba, notificado por Asociated Press en los último días, según la cual se estarían preparando nuevas “normas internas” que prohibirían el empleo de acciones y programas encubiertos para subvertir nuestro orden constitucional.

Otra de las causas a tener en cuenta sobre la necesidad de un cambio en la política USA con respecto a Cuba lo ha sido la lenta toma de conciencia por parte de algunos medios de comunicación –entiéndase AP y The New York Times-, así como el impacto provocado por las recientes denuncias de estos medios no solo sobre los programas subversivos implementados por la USAID, sino sobre la necesidad de un cambio total en la vieja y añeja política norteamericana hacia nuestra patria.

Uno de los más absurdos errores de la USAID es manejar equivocadamente el concepto de sociedad civil al referirse a una insignificante contrarrevolución interna, cuando la sociedad civil cubana apoya mayoritariamente a la Revolución, por cuanto sus programas comienzan con un fallo de raíz al ser concebidos e implementados.

El escandaloso empleo del dinero de los contribuyentes norteamericanos en programas secretos como ZunZuneo, remedo de Twitter encaminado a influir en nuestra juventud con matrices de opinión preestablecidas desde el exterior, así como otros planes desestabilizadores, cuya eficacia ha sido puesta en entredicho, también ha sido motivo de críticas en los últimos tiempos.

El entarimado de estas operaciones, caracterizado en promover una supuesta democracia de forma injerencista, empleando subcontratistas para disfrazar dichos procedimientos, enviando a personal para realizar actividades ilegales sin seguridad alguna y desconocimiento de las leyes que rigen en el terreno de sus actividades, así como otras irregularidades que esconden el uso inadecuado de los millonarios recursos desembolsados, serán debatidos en audiencias dentro del Senado norteamericano. Sobre todo, como tema crucial,  el balance de los casi pobres resultados obtenidos con su implementación.

Por su parte, arrinconada por el escrutinio público, la USAID pretende mantener estos programas, aunque dotándolos de “transparencia y seguridad” para sus agentes de campo, aunque ya se maneja la posibilidad de reasignar los programas secretos a otras dependencias dentro del Departamento de Estado.

La USAID, ciertamente, ha pasado por momentos difíciles en los últimos tiempos, sacudida por frecuentes denuncias sobre sus actividades secretas en naciones a las que no se les ha declarado la guerra y donde se pretende vulnerar y destruir la institucionalidad, en franca violación de la Ley de neutralidad aún vigente.

Sobre ella penden las siguientes acusaciones, por citar algunas:

► Dan Anthony Mitrione, un instructor norteamericano en técnicas de tortura y posteriormente ejecutado por fuerzas de izquierda, actuó en Uruguay con credenciales de la USAID a fines de los 70, encargado del adiestramiento de torturadores.

► La USAID colaboró estrechamente con los autores del golpe de Estado en Honduras.

► La USAID promovió el golpe de estado contra Fernando Lugo en Paraguay.

► La USAID fue usada como tapadera para preparar un plan de atentado contra Fidel en Chile, usando a Antonio Veciana, quien fungía como miembro de la USAID en Bolivia.

► La USAID fraguó el secuestro y el grotesco despojo del presidente Jean-Bertrand Aristide.

► La USAID estuvo implicada en el financiamiento y apoyo al golpe de estado contra Chávez en Venezuela, el 11 de abril del 2002.

► La USAID promovió el separatismo en Bolivia y acciones de corte violento contra el gobierno de Evo Morales.

Otro estigma que carga consigo es la corrupción generalizada dentro de la misma y la apropiación y desvío de considerables sumas de dinero por parte de los intermediarios en los programas subversivos implementados en otras naciones. Tampoco ha escapado del escándalo sobre la vida lisonjera de sus propios directivos, como fue el caso de Randall Tobias, entonces jefe de la USAID desde el 2006, envuelto en un affaire de prostitución de lujo y cuya ramificación comprendía la extorsión y el lavado de dinero.

Para el gobierno norteamericano, la USAID ha significado un gasto inefectivo de recursos y el fracaso de las campañas financiadas por la misma. La neutralización de programas secretos dentro de Cuba, el uso inadecuado y el continuado robo del dinero enviado a los grupúsculos contrarrevolucionarios por parte  de sus inescrupulosos liderzuelos, el bajo aprovechamiento de los mercenarios en los cursos de entrenamientos y las deserciones de algunos de ellos, así como el desvío de las ayudas enviadas para lucro y beneficio personal, son frenos y obstáculos difíciles de evitar dada la catadura moral y la falta real de compromiso de sus mercenarios.

Dentro de los factores de la ineptitud de la USAID para la implementación de sus programas subversivos contra Cuba también debe considerarse el total desconocimiento de la realidad cubana por parte de quienes los diseñan, así como una subestimación de la capacidad de respuesta de las autoridades para detectarlos y neutralizarlos. Los usan como camisas de fuerza una vez que han sido probados con relativo éxito en otras naciones y contextos, lo que entraña un craso error.  La detención de Alan P. Gross es fruto de esta errónea concepción.

Ha sido un error para la USAID el empleo de organizaciones vinculadas al terrorismo, el narcotráfico, la trata de personas y otras actividades ilícitas radicadas, fundamentalmente, en Miami. Este marco de corruptos y oportunistas, a los que los mueve la sinceridad de un cambio político en Cuba, sino el lucro y el protagonismo, es parte del talón de Aquiles de cualquier tipo de programa implementado para promover la subversión en Cuba. La lucha despiadada entre estos grupúsculos para “canalizar” los fondos de la USAID. Los cambios de administración y otros intereses dentro de los grupos de poder, hacen que esta variación de los intermediarios se modifiquen sustancialmente, así como aumenta la corruptela dentro de los mismos.

El panorama del empleo de los grupúsculos radicados en Miami por parte de la USAID no deja de ser desolador. Fermenta entre ellos la división y la sucia competencia, los ataques y acusaciones, así como la consabida desviación de dichos fondos. Tampoco existe una certeza sobre cómo esos fondos son usados tantos por los intermediarios como sus destinatarios finales: la contrarrevolución interna.

Los grupos encargados de abastecer a la contrarrevolución usan canales poco confiables para abastecer a sus mercenarios patrocinados por ellos, favoreciendo principalmente a aquellos a quienes usan para montar un discurso político más apegado a sus concepciones y apreciaciones políticas. La frecuente detección, seguimiento y neutralización de estos emisarios por parte de las autoridades cubanas es un hecho que poco importa a quienes les envía, por cuanto la tajada mayor ha quedado a buen resguardo en sus bolsillos y arcas.

Sonado fue el caso de Felipe E. Sixto, ex administrador del Center for a Free Cuba (CFC) y ex asesor de George W Bush, quien fue culpable de robar cerca de 600 000 dólares USD de los fondos destinados a la contrarrevolución interna en Cuba. Esta fue una parte del dinero robado dentro del CFC, ya que otra parte sustancial fue a parar a manos de del jefe de esta organización, connotado agente de la CIA y corrupto sin escrúpulos. El entonces jefe de la USAID, Adolfo Franco, encubrió tales robos y estafas descaradas, sabiéndose partícipe de estas podredumbres. Lo absurdo, es que luego de una congelación de la entrega de fondos al CFC, por parte del Congreso, aún siguen recibiendo su mesada. Este no es un hecho aislado, pues auditoria oficiales han demostrado sobradamente la complicidad de los jefes de la USAID con tradicionales estafadores que aún siguen inscritos en su lista de beneficiarios.

Recientemente, la USAID se vio involucrada en otro escándalo de corrupción, tras publicarse los datos de una investigación al respecto y como puede observarse en el siguiente video.

La reciente editorialización de un importante medio como The New York Times y el creciente cuestionamiento al papel de la USAID, tanto en Cuba como América Latina, pone sobre el tapete la necesidad de suspender inmediatamente todos sus programas secretos encaminados a la subversión y a la guerra mediática contra otras naciones.

La actual parcialización de la USAID hacia la FNCA y su fachada, la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba (FDHC), desde el 2011, otorgándole el monopolio del financiamiento a la actividad contrarrevolucionaria dentro de Cuba, levanta serias preocupaciones no solo en los grupúsculos competidores, sino también en la opinión pública.

Poca transparencia puede esperarse de la FNCA y de su clon. El dinero desembolsado a la misma no solo ha servido para financiar actividades subversivas, sino también para ejecutar acciones terroristas. Desde 1992, cuando la FDHC comenzó a recibir partidas de la USAID, la FNCA desarrolló acciones terroristas de envergadura que culminaron en los ataques con bombas y otros planes violentos entre 1993 y el 2001.

Aunque se pretenda que gran parte de estos fondos se destinen a un reacomodo de las maltrechas y mal paradas fuerzas de la contrarrevolución interna, evitando cismas y conflictos internos, lo cierto es que la mayor parte de ese dinero engrosa los bolsillos de los líderes de la FNCA. El propio Francisco José Hernández Calvo se encarga de remediar a toda costa las pugnas entre contrarrevolucionarios como las actuales entre las Damas de Blanco y las “Damas de UNPACU”, repartiendo dinero para contentarlas, persuadiendo a Eulalia San Pedro (Laly) –madrina incondicional de la estafadora Berta Soler-, de hacer las paces con las damas orientales. Por otra parte, la FNCA puja por lograr un aparente clima de unidad aumentado las migajas que reciben UNPACU, FLAMUR, el Partido Republicano de Cuba y otros grupúsculos.

A la par, existen indicios de que este dinero no solo se usa para supuestas acciones “pacíficas”, sino también se emplean para preparar planes secretos de terrorismo contra Cuba.

En el próximo trabajo analizaremos cómo la FNCA se ha encargado de desarrollar actividades terroristas contra Cuba, pasando de financista de grupos como Alpha 66 y otros, a convertirse en ejecutora directa de estas acciones.

El actual recrudecimiento de la lucha entre una manera solidaria y otra egoísta de hacer la gestión del Estado, comprende los frentes, económico, político, mediático y el del terror de los escuadrones de la muerte.
 
Al detenernos a ver el origen y finalidad de los escuadrones de la muerte, encontramos que se trata de una doctrina militar estadounidense nacida del espíritu colonial de los militares franceses después de la derrota en Vietnam. Son métodos de agresión y ocupación colonial que los Estados Unidos están tratando de aplicar ahora a toda la humanidad.
 
 En El Salvador
 
Cuando el fundador de ARENA, Roberto D´Aubuisson, planificó el asesinato de Monseñor Romero, los mandos militares estadounidenses ya sabían lo que estaba por ocurrir.
 
Aunque el coronel James Steele, llegó a El Salvador en 1984 para entrenar los escuadrones de la muerte y a los Batallones de Reacción Inmediata (BIRI), Roberto D'Aubuisson ya había aprendido las técnicas para exterminar civiles en la “Escuela de Las Américas”, donde se graduó en 1972, y asistido a cursos similares en Taiwan. Con esa formación D'Aubuisson pasó a ser parte del servicio de inteligencia de El Salvador, Agencia Nacional de Seguridad Salvadoreña (ANSESAL), ligada a la Embajada estadounidense. Documentos desclasificados, indican que la administración Reagan tenía informes de inteligencia que rendían cuenta de la reunión en la que se planificó el asesinato de Monseñor bajo la dirección de Roberto D'Aubuisson.
 
 El objetivo de este cobarde crimen era aterrorizar a la población civil. Como la población de El Salvador en su mayoría es cristiana, el asesinato de uno de sus queridos pastores, sin duda pensaron, aterrorizaría a la gran mayoría de la población.
 
 Con ese espíritu de crear terror nacieron los escuadrones de la muerte en Argelia; con ese espíritu los implementó la junta militar argentina de Videla; para eso sirvieron durante la “Operación Cóndor” apoyada por la OTAN; para eso los fundó Roberto D´Aubuisson en El Salvador; y por eso se convirtieron en doctrina oficial de las Fuerzas Especiales de Estados Unidos. Más tarde, los Estados Unidos llevaron al coronel Steele a Irak y luego a Siria, para que aplicara su experiencia en El Salvador y enseñara esas técnicas bajo el nombre de “Opción El Salvador”.
 
Como antesala de ese horror colonial que nos espera si no sabemos resistir y dar la batalla por nuestra soberanía y autodeterminación, tenemos como ejemplos recientes las guerras de agresión de Estados Unidos en el mundo: en Libia, en Irak, en Siria, en Afganistán, en Pakistán, y el velado apoyo a grupos neonazis que rodean al gobierno de Crimea, además de su complicidad en el golpe de Estado. Cerca de nosotros tenemos, las constantes agresiones a Venezuela y el golpe de Estado que fraguaron desde su embajada en Honduras contra el presidente Manuel Zelaya.
 
Toda esta información es conocida, pero es necesario revisarla para comprender los alcances de esta doctrina militar estadounidense de los escuadrones de la muerte, ahora llamada “Opción El Salvador”.
 
Ya es tiempo de comprender que si no nos movilizamos para defender los espacios políticos que se están abriendo y las libertades democráticas conquistadas, regresaremos a los horrores del pasado colonial de Francia en Argelia e Indochina, de los Estados Unidos en Vietnam, y al terror de los escuadrones de la muerte de los años setenta, ochenta y noventa en El Salvador, con el Partido de Conciliación Nacional PCN y luego con La Alianza Republicana Nacionalista (ARENA).
 
Origen y finalidad
 
 Vietnam consiguió su independencia el 7 mayo de 1957 y los militares franceses se sintieron humillados por perder una colonia. La derrota les sirvió para sacar lecciones que más tarde aplicarían en Argelia en donde el Frente de Liberación Nacional (FLN) luchaba por la independencia.
 
En 1957 dio inicio “La Batalla de Argelia”, durante la cual los franceses a partir del revés sufrido en Vietnam aplicaron técnicas militares que se convirtieron en modelo de la guerra contrarrevolucionaria y que recogen en el libro “LA GUERRA MODERNA”. Según este modelo de guerra, no hay una línea del frente definida porque el enemigo está por todas partes, y entonces para cortar esa línea difusa del frente con su retaguardia, que es la población, se necesita un minucioso trabajo de inteligencia que permita elaborar el organigrama de la organización rebelde, y para obtener esa información hay que torturar al detenido. Si el detenido no puede dar información, eliminarlo y desaparecerlo, y si la da, también. Este es el origen de los escuadrones de la muerte, de las desapariciones, y de los vuelos de la muerte en Argentina, que también realizó el ejército salvadoreño. A los detenidos les fijaban los pies en un cubo con cemento, y seco éste, vivos los tiraban al mar desde helicópteros y aviones.
 
Estas técnicas fueron enseñadas a los argentinos en la escuela de Guerra de París. En 1961, en Argentina, bajo la dirección de los franceses se llevó a cabo el primer “Curso interamericano de Guerra Contrarevolucionara”, en el que participaron 14 países, incluyendo los Estados Unidos. A mediados de los años 60 la Escuela de Las Américas situada entonces en Panamá, se especializó en la lucha antisubversiva y en ella se entrenaron a 60 mil oficiales latinoamericanos.
 
El libro o manual “LA GUERRA MODERNA” destaca la importancia del trabajo de inteligencia para combatir a la subversión. Por eso cuando Roberto D'Aubuisson le pidió ayuda para los escuadrones de la muerte a Mario Sandoval Alarcón, político guatemalteco de derecha afiliado a la Liga Anticomunista Mundial (LAM), con sede en la Isla de Taiwan, Sandoval le aconsejó que creara una organización política que alimentara con su trabajo de inteligencia a los escuadrones. Así nació ARENA.
 
“LA GUERRA MODERNA” le sirvió a los Estados Unidos en el “Plan Fenix”, para tratar de eliminar las redes de apoyo de la población al ejército vietnamita y costó la vida a por lo menos 20,000 personas civiles.
 
 Esas técnicas francesas para aniquilar a la población civil, hechas suyas por la Escuela de Las Américas, fueron enseñadas en Brasil en 1973 durante la dictadura militar iniciada en 1964, después del golpe de Estado apoyado por el gobierno de los Estados Unidos contra el presidente João Goulart.   
 
Después en Brasil fueron entrenados los militares chilenos, y cuando se produjo el golpe de Estado contra Salvador Allende en 1973, orquestado por Henry Kissinger a través de la embajada estadounidense en Chile, los militares brasileños apoyaron a sus pares chilenos y dirigieron las torturas de los opositores.
 
Y como pálido reflejo de ese pasado debemos ver la actual violencia de las pandillas, que encarnan los actuales escuadrones de la muerte, porque estas pandillas o maras son la herencia de la represión y exclusión que impusieron a la población los dos partidos de la derecha salvadoreña, PCN y ARENA, los militares corruptos, y el neoliberalismo imperial. Pandillas, maras, narcotráfico y derecha tienen los mismos intereses: lucrarse de la sociedad y del Estado. Por eso los escuadrones de la muerte se convirtieron en doctrina militar de ocupación del Imperio, porque le sirven para generar el desorden social que les permite ocupar países, vender armas y apropiarse de los recursos naturales a su paso.

Fuente: Alainet

Ante la evidencia de que no va a conseguir el derrocamiento del gobierno sirio, el régimen de EEUU ha decidido destruir lo que no puede controlar.

EEUU bombardea oleoductos en Siria, afirmando que es un intento de cortar los inmensos beneficios que obtiene el EI de los campos petrolíferos capturados.

The Independent cita declaraciones de Julieta Valls Noyes, secretaria asistente adjunta para Asuntos Europeos y Eurasiáticos durante una visita a Londres, en el sentido de que el EI está ganando 2 millones de dólares al día gracias a ventas de petróleo y que EEUU considerará ataques aéreos así como "ataques cinéticos contra algunos oleoductos" y "verdadera acción física para detener el flujo".

El problema con esta justificación para destruir los oleoductos de Siria, es que el EI no tiene la capacidad de utilizarlos para transferir petróleo. El Estado Islámico transporta el petróleo robado mediante camiones, y lo vende en el mercado negro en Turquía. Esto lo admite el mismo artículo en el Independent que cita a la Sra. Noyes.

The Independent afirma: "El Estado Islámico ha vendido parte del petróleo de instalaciones capturadas al Gobierno de Damasco mediante negocios locales, los transportes han sido enviados a Turquía para el mercado negro y se acusa al gobierno de Erdogan de hacer caso omiso ante esas transacciones ilícitas."

Si EEUU quisiera verdaderamente detener los beneficios del petróleo del EI, bombardearía los convoyes petroleros, que son fácilmente identificados por vuelos de vigilancia convencionales que supuestamente tienen lugar como parte de las actuales operaciones occidentales.

Los planes de EEUU tras la destrucción de los oleoductos de Siria tienen muy poco que ver con los beneficios que obtiene el EI con el petróleo, y mucho más con la destrucción de la infraestructura petrolífera de Siria. De hecho, la estadística de que el EI gana 2 millones de dólares al día con la venta de petróleo crudo es un cálculo de una sola compañía consultora (IHS) radicada en Colorado, EEUU. El gobierno de EEUU elige citar esta cifra como si fuera irrefutable.

Es mucho más probable que la escala de beneficios haya sido exagerada para distraer del hecho de que el EI está recibiendo financiamiento de actores estatales como Turquía, Catar y otros Estados del Golfo Pérsico, y al mismo tiempo suministrar una excusa para atacar la infraestructura siria.

El mes pasado los ataques aéreos de EEUU en Siria e Iraq destruyeron supuestamente pequeñas refinerías de petróleo en Raqqa. No se hizo ningún esfuerzo para probar si el EI es o no es capaz realmente de utilizar refinerías sirias de petróleo. De hecho, la misma compañía consultora (IHS) que el gobierno de EEUU cita sobre los beneficios del petróleo del EI, declara que el EI vende petróleo crudo sin refinar. IHS agrega la advertencia de que el cálculo fue hecho antes de los "ataques aéreos de EEUU", eludiendo la necesidad de aclarar si esos ataques aéreos han tenido algún efecto sobre los beneficios del EI provenientes del petróleo.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, ubicado en Inglaterra y favorable a las bandas de cipayos, que fue la fuente predominante de los medios dirigidos por el establishment en Occidente sobre la crisis siria, dijo que las refinerías de petróleo no fueron los verdaderos objetivos y no eran utilizadas por el EI.

Se sabe que las dos principales refinerías de petróleo de Siria se encuentran en Homs y Banyas, no en algún sitio cerca de Raqqa. La declaración estadounidense de que están destruyendo refinerías improvisadas del EI, no es más que un pretexto, y será probablemente utilizada como justificación para destruir una mayor parte de la infraestructura de Siria en el futuro.

La destrucción de esa infraestructura también abriría la puerta a compañías petroleras de EEUU y del Reino Unido para conseguir contratos a fin de reconstruirla, pagados mediante deudas, por el Estado sirio. El manejo de la producción de petróleo y gas sirio por compañías extranjeras impediría a su vez que Siria nacionalice sus propios recursos y se convierta en un país independiente y próspero. Esto llevaría al avasallamiento básico del país mientras reduciría la amenaza que plantea Siria, con su política antiimperialista, a Estados clientes de EEUU, incluyendo a Israel, Arabia Saudí y Turquía.

Los objetivos de EEUU van más lejos que obtener beneficios del petróleo de Siria. EEUU también quiere controlar el flujo del petróleo y su venta a otras naciones, que es mucho más importante para lograr la hegemonía global. Su objetivo también puede tener más que ver con Irán y con las reservas de gas de Rusia que con el petróleo sirio.

The Guardian afirma: "En 2009… Asad se negó a firmar un acuerdo propuesto por Catar que incluiría un gasoducto desde el campo Norte de este último país, contiguo con el campo South Pars de Irán, pasando por Arabia Saudí, Jordania y Siria, continuando a Turquía, a fin de suministrar gas a los mercados europeos – pero sobre todo soslayando a Rusia. La justificación de Asad era proteger los intereses de su aliado ruso, que es el máximo proveedor de gas natural a Europa."

En su lugar, el año siguiente, Asad continuó negociaciones para un plan alternativo por 10.000 millones de dólares con Irán, a través de Iraq a Siria, que también permitiría que Irán suministrara gas a Europa desde su campo de South Pars compartido con Catar. El Memorándum de Entendimiento (MoU) para el proyecto fue firmado en julio de 2012 –precisamente cuando la guerra civil siria se estaba extendiendo a Damasco y Alepo– y durante este año Iraq firmó un acuerdo marco para la construcción de los gasoductos. El plan de gasoducto Irán-Iraq-Siria fue una "directa bofetada en la cara" para los planes de Catar y por extensión para EEUU.

El planificado gasoducto Irán-Iraq-Siria pasando por la costa de Siria y hacia el Mediterráneo, en el cual Rusia tiene fuerte presencia, permitiría el control sobre ambos flujos de gas hacia Europa, el ruso y el iraní, con lo que la UE debería repensar si sigue siendo el perrito faldero de EEUU.

El interés de Catar en financiar la insurrección, era derrocar Asad e instalar una oposición dócil que firmaría el acuerdo del gasoducto de Catar. Turquía, Arabia Saudí y Jordania también tenían un interés creado en este plan. Eso correspondía al objetivo de EEUU de menoscabar y debilitar la influencia rusa sobre Europa.

Sin embargo también tiene un plan alternativo para hacerlo. El planificado Oleoducto Nabucco desde Irán a Turquía hacia Europa, enfrentaría directamente el gas iraní al gas ruso, dado que al pasar por territorio turco Irán perdería el control de su gas. Además, ante la evidencia de que no va a conseguir el derrocamiento del gobierno sirio, EEUU ha decidido destruir lo que no puede controlar. La guerra perpetua y la destrucción de los ductos impedirán o por lo menos retardarán cualquier posible acuerdo en el futuro al respecto.

Con titulares en los medios dominantes como "EEUU bombardea oleoductos del EI" es fácil olvidar que los oleoductos y refinerías que EEUU bombardea no pertenecen al Estado Islámico, sino al pueblo sirio.

Fuente: Boletín Entorno

Aún con la caza de submarino fantasma de los rusos en las costas de Suecia y el Reino Unido, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) no puede explicar que sus gastos superan el 70 % del gasto militar mundial.

Pues podemos esperar más operaciones contra fantasmas rusas en las costas británicas en los próximos años, mientras el llamado valiente “Occidente” lanza una segunda febril y completamente injustificada Guerra Fría contra enemigos que no existen.

Recientemente, el 29 de octubre, la rama aérea de las Fuerzas Armadas Británicas, la Real Fuerza Aérea (RAF, por sus siglas en inglés) lanzó una operación de defensa cuando un supuesto bombardero ruso entró en el espacio aéreo británico. El atacante, que la RAF incluso amenazó con destruir, resultó ser un avión de carga de Letonia en un vuelo de rutina perteneciente a la era soviética.

Letonia, que anteriormente formaba parte de la Unión Soviética, es oficialmente un miembro de la OTAN o sea, un aliado de los Estados Unidos y del Reino Unido. Parece que este lazo carecía de interés para la RAF cuando amenazó con derribar el pobre avión y por lo tanto, hacer más daño a su propio supuesto aliado en comparación con lo que la ex Unión Soviética (ahora Rusia) jamás haya amenazado con hacer.

El incidente en el espacio aéreo británico, sigue a otro incidente parecido que tuvo lugar poco antes; la persecución sin sentido de un supuesto submarino ruso que nunca se materializó en el Mar Báltico. Por su parte, la Armada de Suecia, gastó tontamente una enorme cantidad de dinero persiguiendo un supuesto intruso bajo el agua debido a los rumores y habladurías. Los medios de comunicación, se apresuraron a identificar al intruso como un submarino ruso, a pesar de que no había prueba alguna que apoyara la existencia de un submarino en la región, ni algo que demostrara una disputa entre Rusia y Suecia.

El único beneficiario de la situación es EE.UU., que busca ampliar su ocupación militar a Europa y va a inventar tantas excusas y enemigos como sean necesarios para justificar su presencia en el viejo continente.
Lo lamentable es que la interceptación errónea del avión de Letonia por las paranoides fuerzas armadas del Reino Unido, en vez de convertirse en una enorme fuente de vergüenza, fue descrita en algunos medios de comunicación como prueba de la creciente amenaza que constituye Rusia para el Reino Unido. En otras palabras, el hecho de que no podemos encontrar pruebas de una amenaza se presenta como evidencia de una amenaza. Esta, es parte de una sicópata tendencia más amplia que tienen el Reino Unido y sus llamados “aliados” para impresionar al poderoso régimen de los EE.UU. mediante infligirse peores daños militares y políticos a sí mismos de los que cualquier enemigo puede hacerlos.

En medio de las “amenazas” falsas con las que los EE.UU. nos está alimentando, el Reino Unido no puede tener confianza alguna en que sus fuerzas armadas protejan los ciudadanos británicos. Los títeres de EE.UU., arribistas y sin escrúpulos que están al mando de las fuerzas del Reino Unido, priorizan las vidas de los estadounidenses y los intereses de los estadounidenses a los de británicos, y están dispuestos a poner en peligro y a sacrificar a su propia gente en guerras sin sentidos para impresionar a este poder extranjero.

Los EE.UU. no es aliado del Reino Unido sino un enemigo despiadado y caprichoso que se ha abierto su camino hasta la cima de las Fuerzas Armadas británicas anteriormente poderosas que se han deteriorado bajo el control de los EE.UU. Desde los aviones militares británicos estrellados y las vidas perdidas de los soldados en Afganistán hasta los inocentes, caídos a tiro por la Policía terrorista “contra terrorismo”, la relación especial entre EE.UU. y el Reino Unido mata a más británicos de los que salva.

Ni Rusia ni el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) están teniendo un efecto perjudicial tan grande en la seguridad del Reino Unido. La cooperación irreflexiva del Reino Unido con los EE.UU. se está erosionando nuestra seguridad y matando a los británicos. Lo mismo puede decirse de todos los grandes “aliados” de la OTAN, que son usados como escudo humano por parte de los EE.UU. para reducir sus bajas militares en sus imprudentes guerras expansionistas.

Esta política negativa, basada ​​en el miedo que coloca a los medios de comunicación supuestamente “independientes” en el mismo campo que están los gobiernos paranoides, es sólo comparable con el vil complot que organizaron los medios de comunicación y los belicistas después de los ataques del 11S.

Halcones psicópatas de la guerra, una vez más trabajan a lo alto de los medios de comunicación y los gobiernos del Reino Unido y EE.UU. para legitimar el fanatismo, el odio, la ignorancia y el miedo como instrumentos políticos, tal como lo hicieron en contra de la comunidad musulmana en el polémico ambiente reinante después de 11S.

La política del miedo no es nueva e sigue las mismas tácticas que hemos visto en la llamada guerra contra el terror. Adam Curtis, en su premiado documental, El Poder de las Pesadillas producido en 2004, explica cómo los enemigos fantasmas han sido utilizados, en ausencia de cualquier evidencia convincente, por ciertas élites de la política exterior para mantener la relevancia y credibilidad de las ideologías nacionalistas. También, al explicar el proceso del secuestro de la política exterior estadounidense por el movimiento neoconservador, nos ilumina sobre las medidas políticas basadas en la pesadilla que los EE.UU. impone a Europa.

Al tratarse de temas como el grupo terrorista EIIL, la presunta participación de Rusia en Ucrania, e incluso la propagación del Ébola, el Gobierno de Estados Unidos se basa en exagerar y distorsionar los temores del pueblo para dar al país norteamericano el papel del “líder” del mundo. Lo que hace aún más irónica esta lista de amenazas para la humanidad que Obama utilizó durante un discurso en las Naciones Unidas, es que los EE.UU. trató en su momento de utilizar al menos dos de ellas como armas: Ébola y EIIL. ¿El mundo debe ser sermoneado sobre las amenazas a la humanidad, por el mismísimo doctor Frankenstein que cultivó y promocionó estas amenazas en el primer lugar?

La amenaza a la humanidad es un poderoso instrumento de los Estados Unidos para aterrorizar, detener y torturar al pueblo estadounidense detrás de la farsa mentira de “democracia” bipartida y la creación de enemigos fantasmas para distraer la atención del pueblo de sus verdaderos enemigos.

Un círculo malévolo de los diseñadores neoconservadores de la política, que han arraigado en Casa Blanca como un tumor maligno, es el origen de todas y cada una de estas crisis, y las abusa para ampliar la sombra de sus militares en otros países y el chantaje económico de la humanidad.

Contrariamente a los argumentos de política exterior de los EE.UU., la OTAN no salvaguarda la seguridad de Europa. Si tratamos de nombrar una sola guerra dirigida por la OTAN que haya sido lanzada para proteger los intereses nacionales de un país distinto de los EE.UU., nos daremos cuenta de que no hay ninguno.

Muchos miembros de la OTAN han estado en peligro a lo largo de su historia, sin embargo, la OTAN ha actuado sólo cuando los EE.UU. ha estado en peligro. Debemos considerar esto como un ejemplo de la cantidad de lo poco que vale la pena la “seguridad colectiva” prometida por la OTAN a sus estados miembros. La OTAN ha sido siempre una organización para proteger la seguridad de un solo régimen a expensa de todos los miembros.

El Pentágono y la OTAN son los fantasmas que están persiguiendo. Su obsesión por crear problemas y enemigos ficticios para enfrentar, sean las enfermedades, Estados rivales o grupos terroristas, es parte de su campaña negativa para apoyar la gran cantidad de dinero que gastan en su presupuesto militar. No tienen nada positivo ni progresivo para ofrecer, lo que les convierte en las más graves amenazas a la paz en Europa.

Harry J. Bentham es un especialista británico en asuntos políticos. En la actualidad, es parte del consejo asesor de laboratorio de ideas, Lifeboat Foundation. Sus obras se pueden encontrar en las editoriales en línea como el boletín radical, Dissident Voice, transhumanist y h + Magazine. Su obra, que ha sido acogida favorablemente por los lectores, resalta las desigualdades económicas en el mundo y los beneficios de los cambios sociales impulsados por la tecnología.

Fuente: HispanTv

Frases

"Cuando un pueblo despierta, se llena de coraje y decide ser libre, jamás podrá ser derrocado"

Hugo Chávez Frias

Correos del Sur Nº77

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación

Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar