La industria del petróleo y las multinacionales en general han sacrificado los beneficios en el corto y el mediano plazo pensando en “ganancias futuras”.

Introducción

No hay duda de que tras las conquistas militares estadounidenses, guerras, ocupaciones y sanciones –y durante unos cuantos años después–, las corporaciones estadounidenses han salido perdiendo en relación con posibles sitios donde invertir provechosamente. Las pérdidas mayores se han dado en la explotación de recursos naturales –sobre todo, gas y petróleo– en Medio Oriente, el Golfo Pérsico y Asia del Sur.

Como resultado de ello, los observadores han especulado acerca de profundas fisuras e intereses contradictorios en el interior de la clase dirigente estadounidense. Su argumento es que, por un lado, las elites políticas vinculadas con los grupos de presión proisraelíes y el poderoso complejo industrial-militar promueven una política exterior altamente militarizada y, por el otro, algunas de las corporaciones más grandes y ricas tratan de encontrar soluciones basadas en la diplomacia.

Aun así, da la impresión de que la “división en las altas esferas” no se ha materializado. Por ejemplo, no hay pruebas de que las empresas multinacionales del petróleo hayan procurado oponerse a las guerras de Iraq, Libia, Afganistán y Siria. Tampoco las 10 mayores empresas petrolíferas –con un activo neto por encima del 1.100.000 millones de dólares– movilizaron sus lobbies e influencias en los medios por la causa de una penetración pacífica del capital y una dominación de los yacimientos hidrocarburíferos por medio de sus clientes neoliberales.

En el periodo previo a la guerra de Iraq, las tres mayores empresas estadounidenses del sector del petróleo –Exxon-Mobil, Chevron y Conoco Phillips–, impacientes por explotar la tercera reserva mundial de crudo, no hicieron lobby en el Congreso ni ejercieron presión sobre la administración Bush o, más tarde, la administración Obama para conseguir una solución pacífica del conflicto.
De nada sirvió que las “Big Ten”* desafiaran con una política alternativa al lobby israelí a favor de la guerra y sus falsos argumentos que aseguraban que Iraq tenía armas de destrucción masiva.

Una “pasividad política” similar se puso en evidencia durante el periodo anterior a la guerra en Libia. En realidad, las grandes petroleras estaban a punto de firmar unos lucrativos acuerdos cuando los militares de Washington volvieron a golpear y destruyeron el gobierno libio e hicieron trizas la estructura económica libia.

Es posible que las grandes petroleras hayan lamentado la pérdida del crudo y de los beneficios económicos pero no hubo un esfuerzo concertado –ni antes ni después de la debacle libia– para examinar críticamente o evaluar la pérdida de la muy importante región productora de crudo. En el caso de las sanciones económicas contra Irán, que posee la segunda reserva mundial de hidrocarburos, las multinacionales se hicieron notar por su ausencia en los pasillos del Congreso y el departamento del Tesoro. Los prominentes sionistas y responsables políticos Stuart Levey y David Cohen diseñaron y pusieron en marcha unas sanciones que impedían invertir o comerciar con Teherán a cualquier empresa petrolífera de Estados Unidos (y de la Unión Europea).

De hecho, a pesar de la aparente diferencia de intereses entre una política exterior altamente militarizada y el esfuerzo global de la corporación multinacional destinado a la acumulación de capital, no han surgido conflictos de tipo político. La pregunta básica que se hace este documento es esta: ¿Por qué la más importante corporación multinacional agacha la cabeza ante una política exterior imperial de la cual resulta la pérdida de oportunidades económicas?

Por qué fracasa la corporación multinacional si se trata de oponerse al militarismo imperial

En la cuestión del acomodamiento de la corporación multinacional a la altamente militarizada expansión imperial hay varias hipótesis posibles.

En primer lugar, los CEO2 de la corporación multinacional quizá pensaran que las guerras, sobre todo la de Iraq, serían breves y conducirían a una etapa de estabilidad bajo un régimen clientelar deseoso y capaz de privatizar y desnacionalizar el sector del petróleo y el gas. En otras palabras, las elites del petróleo compraron los argumentos de Runsfeld, Cheney, Wolfowitz y Feith, que decían que “la guerra se pagaría sola”.

En segundo lugar, incluso después de la larga y destructiva guerra y la profundización de los conflictos sectarios, muchos CEO creían que la década perdida se compensaría con una “larga etapa” de ganancias. Pensaban que los beneficios fluirían una vez que se estabilizara el país. Sin embargo, las mayores entradas por el crudo habidas después de 2010 resultaron inmediatamente amenazadas por la ofensiva del Estado Islámico. Los “tiempos” imaginados por los estrategas fueron al menos subestimados, si no totalmente equivocados.

En tercer lugar, la mayor parte de los CEO creía que la invasión de Libia por fuerzas de EEUU y la OTAN daría lugar a una situación de propiedad monopólica con beneficios mayores de los que recibían de la empresa mixta (mitad pública, mitad privada) con el régimen de Gadafi.
Los principales del petróleo pensaban que se harían con el control total o monopólico del sector. Es decir, que la guerra permitiría que la corporación multinacional del crudo tuviera asegurados beneficios monopólicos durante un prolongado periodo. En lugar de eso, el final de una asociación estable condujo a la corporación a un mundo hobbesiano en el que el caos inhibió cualquier beneficio económico extraordinario y de largo plazo.

En cuarto, la corporación multinacional, incluyendo las del sector del petróleo, había invertido en cientos de empresas de varias docenas de países. Estas empresas no se vinculan con una sola localización. Dependen entonces de un estado imperial militarizado que defienda sus intereses globales. Por lo tanto, es probable que estén poco dispuestas a cuestionar o desafiar a los militares en, digamos Iraq, por el temor de que eso podría poner en peligro intervenciones imperiales estadounidenses en otros sitios del mundo.

En quinto término, muchas multinacionales están entrelazadas en distintos sectores económicos: invierten en campos petrolíferos y en refinerías; en bancos, financieras y aseguradoras, como también en distintos sectores extractivos. Según su grado de diversificación del capital, las corporaciones son más o menos dependientes en cada región, sector de actividad o fuente de beneficios.
Por consiguiente, las guerras destructivas que se produzcan en uno o en varios países, es posible que no tengan efectos tan perjudiciales como sucedía en el pasado, cuando las grandes petroleras solo se ocupaban del petróleo.

En sexto lugar, el énfasis de las agencias del estado imperial de EEUU está puesto mayormente en las actividades militares y no en las de tipo económico. El grueso de la burocracia internacional de Estados Unidos está compuesto por oficiales militares, de inteligencia y de contrainsurgencia. Por el contrario, China, Japón, Alemania y otros países emergentes (Brasil, Rusia e India) tienen un gran componente económico en su burocracia de ultramar. La diferencia es importante. Las corporaciones estadounidenses no tienen acceso a funcionarios del ámbito económico como sí lo tienen las grandes empresas chinas. La expansión de China y sus corporaciones fuera de sus fronteras se ha construido alrededor de un sistema de poderosos apoyos económicos y agencias. Las corporaciones estadounidenses deben tratar con jefes de las Fuerzas Especiales, agentes secretos y “funcionarios” muy militarizados. En otras palabras, es ineludible que el CEO en búsqueda de “apoyo estatal” se vea frente a interlocutores militares en su mayor parte, que ven a las corporaciones como instrumentos de su política en lugar de sujetos políticos.

Séptimo, los últimos 10 años han sido testigos del surgimiento del sector financiero como destinatario dominante del apoyo gubernamental. Como resultado de ello, la gran banca ejerce una importante influencia en las políticas públicas. Siendo así, la verdad es que mucho del dinero del “negocio del petróleo” ha ido a parar a las finanzas y a los beneficios acumulados por el saqueo del Tesoro. Como consecuencia de esto, los intereses del petróleo se fusionan con los del sector financiero; en gran medida, sus “beneficios” dependen del estado, como sucede en las explotaciones en el extranjero.

En octavo término, mientras las grandes petroleras tienen enormes sumas de capital, localizaciones diversas y diversificación de actividades, su dependencia de la protección estatal (militar) debilita la oposición que puedan sentir en relación con las guerras que Estados Unidos libre en países con posibilidades de lucro relacionadas con el petróleo. Como consecuencia de esto, otros poderosos lobbies que abogan por la guerra y no se ven exigidos por esas limitaciones gozan de total libertad. Por ejemplo, los sectores de poder que trabajan a favor de Israel tienen bastante menos “capital” que cualquiera de las 10 petroleras más importante; sin embargo, cuentan con un número mayor de lobbistas con mucha más influencia sobre los congresistas. Por otra parte, su propaganda (apalancamiento mediático) es mucho más efectiva que la de las grandes petroleras. Son muchos los críticos de la política exterior de Estados Unidos, incluyendo sus políticas relacionadas con el uso de la fuerza militar y de las sanciones, que están más dispuestos a criticar a las grandes petroleras que a los lobbies sionistas.

Finalmente, el aumento de la producción estadounidense de hidrocarburos como resultado del empleo de la tecnología del fracking proporciona a las grandes petroleras nuevas localizaciones –lejos de Medio Oriente– donde obtener beneficios económicos, incluso pensando que los costos pueden ser mayores y de menor duración las explotaciones. La industria del petróleo ha reemplazado las pérdidas en Medio Oriente –debidas a las guerras– con inversiones en el territorio nacional.

No obstante, existe tensión y conflicto entre el capital ligado al petróleo y el poder militar. El caso más reciente tiene que ver con los planes de inversión de Exxon-Mobil por un total de 38.000 millones de dólares en un emprendimiento conjunto –con la concesión petrolera rusa Rosneft– en el Ártico ruso. Las sanciones contra Rusia impuestas por Obama han paralizado el acuerdo, lo que ha provocado gran consternación de los CEO de Exxon-Mobil, que ya había invertido 3.200 millones de dólares en una zona tan extensa como el estado de Texas.

Conclusión

Es posible que los conflictos –los latentes y los ya manifiestos– entre el poder militar y la expansión económica al final encuentren una mayor articulación en Washington. Sin embargo, de momento, debido a las estructuras globales y a la orientación de la industria del petróleo y a su dependencia de los militares para la “seguridad”, esta industria en particular, y las corporaciones multinacionales en general, han sacrificado los beneficios en el corto y el mediano plazo pensando en “ganancias futuras”, con la esperanza de que las guerras se acabarán y regresarán así los beneficios más lucrativos.

________________

Notas:

1. “Big Ten”, las 10 principales empresas petrolíferas de EEUU. (N. del T.)

2. CEO es el acrónimo de chief executive officer, la máxima autoridad ejecutiva en una empresa. (N. del T.)

Artículo original: http://petras.lahaine.org/?p=2007 - Traducido del inglés para Rebelión por Carlos Riba García

Fuente: Lahaine.org

El gobierno israelí redobló sus políticas de expansión sobre Palestina. Al plan de anexión se suma la represión permanente a la que es sometida la población de Cisjordania y Gaza, las dos regiones que todavía no pudieron ser arrebatadas por Israel.

El Ejecutivo de Tel AViv anunció la construcción de 1.060 viviendas en Jerusalén Este en una nueva avanzada sobre los históricos territorios palestinos. Ante la avalancha de críticas, entre las que se encontraban las de Estados Unidos y la Unión Europea (UE), el primer ministro hebreo, Benjamín Netanyahu, afirmó que ambas partes están “desconectados de la realidad”.

Aunque Washington y la UE son aliados de Israel, Netanyahu arremetió diciendo que “esas declaraciones alientan la retórica vacía de los palestinos”. Es preciso recordar que los intentos de acuerdos de paz entre Israel y Palestina tienen como traba principal la negativa de Tel Aviv de suspender la construcción de asentamientos en tierras palestinas, hecho condenado por la Organización de Naciones Unidas (ONU).

El primer ministro argumentó que “la UE y Estados Unidos están aplicando un doble rasero cuando se trata del conflicto entre israelíes y palestinos” y, sin prueba alguna, sostuvo que “permanecen en silencio” cuando el titular de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbas, “incita al asesinato de judíos”.

Las nuevas construcciones abarcan 660 unidades habitacionales en el barrio de Ramat Shlomo y otras 400 en el de Har Homa. El plan es similar al que viene aplicando Israel con el objetivo de anexar la mayor parte del territorio palestino. Declarada la tregua luego de la invasión israelí a Gaza este año, denominada “Borde Protector” y que dejó como saldo más de 2.000 palestinos asesinados, Tel Aviv anunció la toma de control de 400 hectáreas en Cisjordania.

Desde la ANP, el lunes pasado solicitaron al Consejo de Seguridad de la ONU “que frene de inmediato la nueva ola de asentamientos que han sido autorizados por el gobierno israelí”. El canciller palestino, Riad Malki, advirtió que las condenas contra Tel Aviv existen “pero no se consigue que Israel pare esas actividades”.

Yibril Rayub, dirigente del movimiento Al Fatah que controla la ANP, alertó que la política israelí de expansión podría provocar una “explosión” de violencia en los territorios palestinos. “Si quiere seguir apretándonos a todos en un círculo vicioso de sangre y muerte, llegaremos al mismo final que en Gaza”, afirmó. A las críticas también se sumó el jefe negociador de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, quien declaró que el anuncio de Israel “es una prueba más de la intención de perpetrar crímenes castigados por el Derecho Internacional”.

La expansión de Israel a través de asentamientos acarrea despliegues militares que aseguren que los colonos judíos ingresen “protegidos” a tierra palestina. Los hechos represivos contra los pobladores de Palestina para expulsarlos de sus territorios son parte fundamental de los planes israelíes.

La represión cotidiana

En una situación que se ha vuelto habitual para los pobladores palestinos, las fuerzas de seguridad hebreas atacaron ayer diferentes puntos de Cisjordania, dejando como saldo a decenas de pobladores heridos y varios detenidos. También se conoció que policías fronterizos israelíes hirieron el domingo a los periodistas Lazar Simeonov y Maydi Mohamad, (éste último de la agencia AP) que cubrían el funeral de un adolescente palestino de 14 años en Cisjordania.

En declaraciones a la cadena Russia Today, el ex soldado israelí Nadav Bigelman, declaró que “las tropas israelíes que sirven en Cisjordania no tratan a los palestinos como seres humanos y cuando se les ordena detener a alguien tratan con la misma dureza a adultos y a niños”.

Estas palabras fueron emitidas días después de que la organización de derechos humanos B’Tselem denunciara que dos uniformados hebreos habían detenido en Hebrón a un niño palestino discapacitado mental, al que acusaban de lanzar piedras contra los residentes de una colonia judía. El organismo presentó un video en el que se observa cómo los soldados esposan y vendan los ojos al menor, y luego lo introducen por la fuerza en un vehículo militar.

Al ser consultado por este hecho, Bigelman aseveró que “desgraciadamente no me sorprendió. Como un soldado que sirvió también en Hebrón, como un soldado de combate que sirvió entre los años 2007 y 2010, participé en varios arrestos de este tipo”. El ex militar agregó que antes de dejar las filas militares “empecé a pensar que, tal vez, el problema sea mucho más grande y que esta es la naturaleza de la ocupación, (porque) así es como se controla a millones de personas”.

Al respecto, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) reveló que cada año alrededor de 700 niños palestinos en edades de entre 12 y 17 años son arrestados, interrogados y detenidos.

Anexión de tierras y represión a los pobladores, la fórmula que desde hace sesenta años la maquinaria israelí aplica en Palestina, sin importar resoluciones de la ONU o condenas internacionales.

Fuente: Resumen Latinoamericano

La actuación de Mariano Rajoy entrevistándose con la mujer del detenido fascista venezolano Leopoldo López muestra su servilismo hacia una potencia extranjera, EEUU.

Hay figuras públicas de dudosa reputación, personajes que ocultan un pasado o un oscuro presente, figuras públicas anodinas, políticos corruptos, embusteros y pusilánimes, oposiciones reaccionarias y retrógradas pero si algo caracteriza a la oposición venezolana son los adjetivos de “golpista” y “violenta”.

Desde que Hugo Chávez asumió la presidencia de Venezuela no ha habido día en que la oposición no intentara derrocar al presidente electo. Golpes de estado, sabotajes, asesinatos, acaparamiento de alimentos, actos terroristas… el método que menos ha utilizado ha sido la contienda electoral.

Para la oposición venezolana las elecciones han tenido, desde el triunfo continuado del proyecto bolivariano, un carácter complementario de la desestabilización. Tal vez porque, a diferencia de los tradicionales golpes en Latinoamérica, estamos en otro momento histórico en el que las fuerzas progresistas europeas son débiles y los procesos transformadores están más localizados geográficamente. De ahí que los gobiernos europeos reconozcan sin sonrojarse a gobiernos como el de Ucrania, resultado de un golpe de estado de corte fascista o apoyen las campañas de opositores fanáticos y agresivos.

El caso es que la oposición venezolana parece entender las votaciones como una tapadera para obtener legitimidad internacional que avale sus desmanes y maquille a unos líderes con amplio historial violento. Algo que sólo es posible por la complicidad de los medios de comunicación y la connivencia de gobiernos como el español que no dudan en apoyar a personajes como Leopoldo López situándose así a su altura democrática.

Sobre los medios de comunicación, venimos denunciando desde hace años la guerra mediática contra Venezuela pero ¿acaso podrían hacer otra cosa unos medios de contaminación cuya propiedad está en manos de grandes corporaciones? No olvidemos que sólo seis conglomerados de empresas controlan toda la información que circula por el planeta y de ellos, cuatro son de capital estadounidense y en el quinto tiene participación. Así, no es descabellado sostener que más del 99% de la información que recibimos sobre Venezuela, es decir, la difamación sistemática de su gobierno así como la ocultación y tergiversación de las acciones de la oposición, siguen criterios muy interesados.

Lo que resulta un tanto sorprendente, sólo un poco, es que un gobierno como el español haga declaraciones y actúe en contra de los intereses del Estado y del pueblo al que dice representar. Caben dos hipótesis, una, que nuestros gobernantes desconozcan el perfil de la oposición venezolana, dos, que estén actuando al servicio de intereses ajenos.

La actuación de Mariano Rajoy entrevistándose con la mujer de Leopoldo López -que anda de campaña contra el gobierno venezolano-, y sus declaraciones respecto al juicio que se sigue contra su marido por delitos de daños, incendios, instigación y asociación para delinquir, no son sólo actos de ingerencia en un país soberano, son acciones que define el talante democrático del presidente español y su gobierno. Por un lado, la proximidad entre la derecha golpista venezolana y el Partido Popular, por otro, su servilismo hacia una potencia extranjera, Estados Unidos.

El pedigrí golpista de Leopoldo López es tan puro como el de Rodolfo Capriles (hasta hace poco cara visible de la oposición venezolana). Pero tras la derrota electoral de Capriles y su partido en las elecciones del 2013 y 2014, hubo que cambiar el rostro opositor pues también cambió la estrategia desestabilizadora. Si las elecciones eran un complemento para derrocar al gobierno ahora ya ni siquiera serán eso. Cambió el plan de intervención en Venezuela.

Leopoldo López, que hasta el 2011 no era una opción política –según los cables de wikileaks- para derrocar electoralmente al gobierno venezolano, porque generaba división dentro de la propia oposición y era excesivamente beligerante y extremista, pasó a convertirse en el rostro opositor venezolano en las calles, o, como gusta decir a nuestra derecha ultramontana “la disidencia” venezolana. Cualquier parecido con la terminología anticubana es pura casualidad: damas de blanco, maridos encarcelados, giras europeas, denuncias del Alto comisionado de derechos humanos de NNUU, etc.

Está ampliamente documentado el vínculo de Estados Unidos con la oposición venezolana a la que ha financiado durante más de 12 años pero también es pública la vinculación de Leopoldo López con el golpe de Estado de 2002 contra Chávez, encabezando la marcha al Palacio de Miraflores que provocó la muerte de decenas de personas, o su inhabilitación política por la malversación de recursos públicos cuando era alcalde de Chacao.

Cualquier demócrata bien informado pondría el grito en el cielo temiendo que el currículo de Leopoldo López salpicara a las instituciones de su país. Pero aquí, en el Estado español, nos limitamos a denunciar a la “casta” por lo que roban económicamente, sin pararnos a denunciar lo que nos roban en términos de dignidad. Mariano Rajoy y su política exterior hacia Venezuela es un ejemplo más de que no somos, a diferencia de los venezolanos, un pueblo soberano sino un pueblo intervenido al que cada día que pasa le roban otro pedazo más de dignidad.

Fuente: Red Roja

La USAID que pretende dispensar “ayuda humanitaria” en América Latina ha sido con frecuencia desenmascarada por servir de fachada a la CIA y de avanzada al Comando Sur.

“El éxito para USAID es desaparecer”, dijo Mark Feierstein,  el jefe para América Latina de esta agencia norteamericana, en entrevista con la revista colombiana SEMANA.

Para este funcionario que participó activamente en muchas operaciones secretas de la CIA antes de disfrazarse de asesor de políticos de derecha en sus campañas electorales y luego de honrado funcionario “humanitario”, la USAID se retiró de unos países de América Latina por haber ya cumplido con éxito su misión.

“En América Latina dejamos de trabajar en Uruguay, Chile, Panamá, Costa Rica, países exitosos”, dijo Feierstein, omitiendo a Venezuela, Ecuador y Bolivia, países donde la presencia nauseabunda de su agencia ha sido no solo excluida sino denunciada.

“Muchos piensan que un aumento de presupuesto es un éxito, no es así, la disminución lo es. El presupuesto de USAID ha bajado, por el éxito que tiene Colombia. Algún día vamos a cerrar nuestra oficina y eso va a ser una razón para celebrar”, sentenció Feierstein.

La USAID  que pretende dispensar “ayuda humanitaria” en América Latina ha sido con frecuencia desenmascarada por servir de fachada a la CIA y de avanzada al Comando Sur. En los últimos meses, estuvo en el centro de un enorme escándalo por lo desvergonzado de sus operaciones de subversión contra Cuba.

En Colombia, Feierstein completaba una inspección de los proyectos USAID en las conmocionadas zonas de Bajo Cauca y Medellín donde su organización invirtió – según dice - 30 millones de dólares “en actividades productivas, construcción de capital social, infraestructura” y “defensa de los derechos humanos”.

“Hablamos con campesinos que sembraban coca y ahora tienen cacao, trabajamos mucho para impulsar esa transición. El chocolate se volvió un arma para combatir el terrorismo”, dijo el funcionario norteamericano, con su habitual cinismo. Se supone que la USAID no dio cobertura, en múltiples ocasiones, a agentes de la CIA por amor al chocolate. Tampoco que acompaña a las agresiones militares de EEUU en el Medio Oriente por amor a la humanidad.

Sigue Feierstein: “Hay un valor simbólico de que venga gente de Washington al Bajo Cauca, hablando un español chistoso, con el mensaje de que los ojos del mundo están en Cáceres, que no están aislados”.

¿Si las FARC se desmovilizan, trabajarían con ellas?, preguntó el periodista. Obtuvo una respuesta ambigua: “Vamos a ver cuáles son los acuerdos, los elementos, siempre estamos dispuestos a ayudar al gobierno”, contestó el norteamericano, sin ocultar su perspectiva injerencista. La USAID en Colombia fue siempre un elemento más del arsenal imperial de contrainsurgencia.

Escribe el autor de la entrevista: “Mark Feierstein conoce muy bien a Colombia. En 2000 vino por primera vez para asesorar la campaña de María Emma Mejía a la Alcaldía de Bogotá”. Mejía fracasó.

En 2002, el asesor USA actuó de estratega en la campaña electoral del ex presidente boliviano Gonzalo “Goni” Sánchez de Lozada y su Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR).

“Goni” ganó. Este “candidato de la democracia” fue quien ordenó la masacre sangrienta de la ‘Guerra del gas’ y está hoyrefugiado en EEUU  que se niega a entregarlo a Bolivia a pesar de las numerosas reclamaciones.

Entre muchas de sus hazañas de agente del imperio, Feierstein representó a la National Endowment for Democracy en América central durante la guerra sucia contra Nicaragua y dirigió luego el “staff” del NDI – el órgano injerencista del Partido Republicano yanqui.
El bajo perfil que enseña Feierstein no es más que una cortina de humo.

A pesar del arresto en Cuba de su “contratista” Alan Gross, que pensaba instalar en la Isla su red de espionaje introduciendo y activando equipos satelitales de comunicación indetectables, y mientras seguían en los titulares los casos del “Twitter cubano” y de la infiltración de jovenes latinoamericanos para resforzar una oposición anoréxica, los cabezones de la USAID multiplican sus intervenciones notablemente en los países donde más se toleran.

Colombia es el país que más privilegia la USAID y llama la atención que la agencia parece compartir el plan de penetración de otro parásito del norte que se impone a América Latina, el Comando Sur - el Southern Command del Pentágono.

Donde más activo está el mecanismo de infiltración militar, está presente la USAID con sus “bondades” de relaciones públicas.
Típico de la ayuda “humanitaria” de la agencia: hace unos días, en Honduras, USAID inauguraba “dos torres de observación de aves, tres miradores”   en un parque nacional y un  campo de fútbol remodelado en el Departamento de Copán.

En un show de “public relations” claramente político, USAID aprovechaba hace poco una reunión del secretario de Estado, John Kerry con los cancilleres de Guatemala, Honduras y El Salvador en Nueva York, para anunciar ruidosamente una “donación” de 10 millones de dólares a agricultores de la región afectados por la sequía.

Si se olvidó de Venezuela, Ecuador y Bolivia en su entrevista con SEMANA, Feierstein tampoco hizo referencia a un colaborador de siempre y gran amigo, Donald Steinberg. Este otro “gran jefe” de la USAID que lo acompañaba en sus inspecciones ha renunciado a sus altas responsabilidades.

Steinberg prefirió abandonar el barco cuando el FBI se interesó en sus actividades. Lo sospechaba de haber desviado fondos de la agencia hacia ex colegas. El caso sigue bajo investigación.

Fuente: Contrainjerencia

En las elecciones de este domingo, el candidato del Frente Amplio, Tabaré Vásquez obtendría el 46 por ciento de los votos frente a un 31 por ciento de su más cercano contendor, Luis Lacalle Pou, del Partido Nacional por lo que ambos están convocados al balotaje electoral.

Por su parte, Dilma Rousseff venció en la segunda vuelta electoral de Brasil con el 51,45 por ciento de los votos sobre su contrincante el socialdemócrata Aécio Neves, quien obtuvo el 48,55 por ciento de los sufragios. Mientras que Evo Morales triunfó en Bolivia el pasado 12 de octubre con un 61 por ciento de apoyo en las urnas.

Mediante su cuenta en la red social Twitter, el presidente de Ecuador, Rafael Correa informó "De regreso a la Patria cargado de alegrías pero también de algunas tristezas (...) La alegría de saber que nuestra América nunca será la misma, y que la izquierda sigue venciendo en Bolivia, Brasil, Uruguay".

El jefe de la diplomacia ecuatoriana, Ricardo Patiño, formó parte de la delegación oficial que lo acompañó, junto con los ministros de Comercio Exterior, Talento Humano y Sectores Estratégicos Francisco Rivadeneira, Guillaume Long y Rafael Poveda, respectivamente, así como el secretario nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación René Ramírez.

Análisis: Soros y la CIA apoyaban a Neves para derrotar a Rousseff

(Por Wayne Madsen). Después de una campaña electoral marcada por la muerte del candidato socialista Eduardo Campos en un «accidente» aéreo, la opción que se presentaba a los brasileños era entre los tres principales candidatos: la presidenta saliente Dilma Roussef, el socialdemócrata Aecio Neves y Marina Silva, candidata ecologista proveniente de Campos y conocida fundamentalmente por sus notorios vínculos con el multimillonario George Soros. La decisión de Marina Silva de respaldar a Neves en la segunda vuelta parecía descartar todo riesgo de intervención extranjera pero en realidad tuvo el efecto contrario, observa Wayne Madsen.

Luego que los medios corporativos, la CIA y los manipuladores de George Soros trataron de conducir a la candidata presidencial, Marina Silva, del Partido Verde convertido en Partido Socialista de Brasil hacia la presidencia de Brasil, luego del asesinato aéreo —típico de manual de la CIA— del abanderado del Partido Socialista, Eduardo Campos, estas mismas fuerzas siguen en lo mismo por cuenta del candidato Aécio Neves da Cunha del Partido Social Demócrata de Brasil. A pesar de que Neves aparecía en segundo lugar después de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, antes de la primera vuelta, la muerte de Campos y de sus ayudantes principales en un accidente aéreo altamente sospechoso el 13 de agosto pasado, proyectó a Neves hacia el tercer lugar en los sondeos.

Silva, una de las favoritas de Soros y de su red internacional de bien financiadas organizaciones no gubernamentales, fue empujada hacia el segundo puesto.

No obstante, gracias a un bien informado equipo de periodistas investigadores, los vínculos de Marina Silva con Soros y su equipo de intervencionistas y de magnates de los fondos de cobertura fueron denunciados. El electorado brasileño, sabiendo que la candidata Silva era en realidad un títere de Soros y de otros banqueros, la dejó en tercer lugar el pasado 5 de octubre.

Consecuentemente, Marina Silva respaldó a Neves, segunda opción de Soros para arrebatarle las riendas del poder presidencial a Dilma Rousseff.

El principal asesor económico de Neves y posible ministro de Hacienda si Neves llega a la presidencia es Arminio Fraga Neto. Ex amigo íntimo de Soros y asociado a este en el Grupo Quantum de fondos de cobertura. Fraga abriga la esperanza que la presidencia de Neves abra el país a las “fuerzas del mercado”, estas son las mismas fuerzas que han declarado la guerra económica contra Venezuela y que están tratando de estafar a Argentina a través de los fondos buitre manejados por los amigos de Soros en Wall Street.

Fraga es un conspicuo asistente al Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, ex gerente de Salomon Brothers y ex presidente del Banco Central de Brasil. Fraga también mantiene vinculaciones con Goldman Sachs a través de un contrato de bienes raíces en Manhattan que comprende la compra de un condominio a un ex gerente de Goldman Sachs y Lehman Brothers por la suma de 7,5 mil millones de dólares. Fraga es miembro del elitista Consejo de Relaciones Exteriores y del Grupo de los Treinta lo cual lo pone en el mismo campo de los bandidos de Wall Street como Allan Greenspan, David Rockefeller, Jacob Frenkel, ex presidente del Banco de Israel y del columnista apologista de Wall Street, Paul Krugman y del ex Secretario del Tesoro, Larry Summers.

 

Arminio Fraga Neto y George Soros

La fácil victoria de Rousseff el pasado 5 de octubre, hizo que los medios de prensa propios y afines de Wall Street se opusieran a modo de propaganda extrema a los planes de Rousseff para crear un banco alternativo de desarrollo entre Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica para competir con el Banco Mundial.

Dudosos sondeos de opinión sugirieron que Rousseff y Neves están corriendo codo a codo en tanto se acerca la segunda vuelta el 26 de octubre y fueron publicados como noticias fidedignas por los patéticos escribidores de siempre que pasan por periodistas en el Wall Street Journal, el Financial Times, Bloomberg News y Forbes.

Tancredo Neves, abuelo de Neves da Cunha, un izquierdista que era una amenaza para la larga dictadura militar de Brasil, cayó gravemente enfermo justo cuando se iba a juramentar como presidente el 15 de marzo de 1985. La enfermedad de Neves dio como resultado que el deslucido y más conservador candidato a la vicepresidencia, José Sarney, fuera juramentado como presidente. Tancredo Neves nunca se recuperó de lo que se dijo era una diverticulitis y falleció el 21 de abril. Posteriormente, se reveló que Neves padecía de un tumor canceroso que fue descubierto cuando ya era demasiado tarde.

La repentina enfermedad de Dilma Rousseff luego de su debate televisado con Aécio Neves causó alarma entre muchos brasileños que bien recuerdan el destino de Tancredo Neves.

Por otra parte, los arreglos de la CIA para los oportunos accidentes aéreos como los que causaron las muertes del primer ministro de Portugal Francisco Sá Carneiro, del presidente de Panamá Omar Torrijos y del presidente de Ecuador Jaime Roldós, todos en el espacio de 5 meses, entre diciembre de 1980 y abril de 1981 (luego de la elección de Ronald Reagan como presidente de Estados Unidos y el regreso a la dirección de la CIA de George H.W. Bush y de los infames pistoleros de William Casey, la División de Servicios Técnicos continuaron desarrollando armamento biológico, incluyendo armas cancerígenas para asesinar a sus enemigos políticos).

En años recientes, cierto número de líderes latinoamericanos han fallecido, han sido presas del cáncer o sufrido ataques cardíacos. Las dos víctimas más notables son el presidente de Venezuela Hugo Chávez Frías, el ex presidente de Argentina Néstor Kirchner, la esposa de este y presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner de quien se dijo que sufría de cáncer tiroídeo, cosa que luego fue desmentida por sus voceros. La repentina aparición de cáncer en variados niveles de gravedad también afectó a otros líderes latinoamericanos, como al ex presidente de Paraguay Fernando Lugo (posteriormente derrocado en un golpe de estado diseñado por la CIA), el presidente de Colombia Juan Manuel Santos (luego de haber firmado un acuerdo de paz con el movimiento guerrillero de las FARC) el ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva y el recientemente reelecto presidente de Bolivia Evo Morales.

El presidente de Guyana Forbes Burnham murió de cáncer en la garganta y el presidente de Nauru Bernard Dowyogo falleció de un repentino ataque al corazón mientras era atendido en un hospital de Washington, DC. La sospecha rodea los dos fallecimientos, ocurridos uno en el Hospital de la Universidad de Georgetown y el otro en el Hospital George Washington respectivamente.

El siniestro judío-húngaro, científico jefe de la CIA, Dr. Sidney Gottlieb desarrolló una variedad de armas biológicas para el programa MK-ULTRA de la CIA durante sus más de 20 años de servicio para la agencia. Una de ellas es una toxina biológica que fue colocada dentro de un tubo de crema dental que sería usada por el primer ministro del Congo, Patricio Lumumba y otra en un pañuelo infectado con botulismo que sería entregado al líder iraquí, general Abdul Karim Kassem.

En cuanto a Aécio Neves, alejándose de las credenciales centro izquierdistas de su abuelo, representa otro aspecto de las operaciones de influencia de la CIA. Aécio Neves es adicto a los intereses de Wall Street lo cual es puesto en evidencia por la presencia de Fraga como su principal asesor económico. Los buitres de Wall Street, incluyendo a Soros y a otros socios de Fraga en Nueva York, desean privatizar la corporación petrolera estatal brasileña Petrobras. Por lo tanto, Aécio Neves ha sido comprado generosamente por los mismos intereses financieros globalizados que intentaron llevar a Marina Silva a la presidencia. Con su derrota, no resulta sorprendente que estas mismas fuerzas se hayan unido detrás de Neves.

Para la CIA la sangre no es más espesa que el agua. A Aécio Neves no le importa que la CIA haya tenido que ver con el asesinato de su abuelo. El hijo de Omar Torrijos, Martín Torrijos, llegó a presidente de Panamá solo por firmar un acuerdo de libre comercio pro Wall Street con Washington.

Del mismo modo, Martín Torrijos, acató graciosamente las órdenes de los banqueros para postergar la edad de jubilación en Panamá y reformar el seguro social. Martín Torrijos también se convirtió en un estrecho aliado del presidente de Estados Unidos, George W. Bush, quien posiblemente firmó la orden para la operación de la CIA para asesinar al propio padre de Torrijos.

Al líder de oposición favorito de George Soros en Asia, Aung San Suu Kyi, no pareció importarle el hecho que fueron los amigos de Soros quienes en la Oficina de Servicios Estratégicos/CIA ordenaron a la inteligencia británica asesinar a su padre, Aung San.

Aung San, fundador del Partido Comunista de Birmania (Mianmar) estaba pautado para convertirse en el primer presidente de Birmania, luego de su independencia. Aung San fue asesinado por terroristas al servicio del ex primer ministro pro británico, U Saw. El armamento para los asesinos fue entregado directamente por el capitán del ejército británico, David Vivian, quien logró, con la “asistencia” del gobierno de Birmania huir de una prisión en el año 1949.

El jefe del Partido Liberal de Canadá, Justin Trudeau, hijo del ex primer ministro de Canadá, Pierre Elliott Trudeau, a diferencia de su padre, fue captado por Estados Unidos, Wall Street y la causa de la globalización. Justin Trudeau y Aécio Neves son los principales ejemplos de cómo el águila de la CIA cobija bajo sus alas a una progenie de íconos izquierdistas para alcanzar sus metas.

Las políticas de la presidenta Rousseff le han acarreado poderosos enemigos dentro de las dependencias de la CIA en Langley, Virginia y entre los salones de directorios de Wall Street y de las corporaciones occidentales más poderosas. Dilma Roussef tuvo éxito al demostrar que los sondeos de opinión y los críticos estaban equivocados el 5 de octubre. El 26 del corriente continúa siendo otra valla que saltar. El pueblo brasileño ha votado como si su vida dependiera de esto. Para los pobres de Brasil y la nueva clase media, una victoria de Neves hubiera destruido su modo de vida tanto como sus propias vidas.

Fuente: El espía digital

Frases

“No es entonces mera retórica nuestra bolivarianidad. No. Es una necesidad imperiosa para todos los venezolanos, para todos los latinoamericanos y los caribeños fundamentalmente, buscar atrás, buscar en las llaves o en las raíces de nuestra propia existencia, la fórmula para salir de este laberinto”.

Hugo Chávez Frias

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº85

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar