Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

Sigue Bolton vagando como un alma en pena. Una fantasmagórica viuda olvidada en el laberinto de sus propias contradicciones. Su pasado lleno de maldades, crímenes y asesinatos a nivel planetario le pasa ahora factura. Quedó huérfano, execrado de las alturas del poder político. Está probando las amargas mieles del fracaso y sufre del ostracismo por parte del aparato burocrático de inteligencia y espionaje que tanto defendió. Sus antiguos patrones y asociados ahora le dan la espalda.

Se acercan las elecciones presidenciales en Estados Unidos y con ello, como suele ser habitual, la posibilidad que estalle una nueva guerra, la intensificación de otras, alguna agresión vía un atentado directo o de bandera falsa.

En los últimos años hemos visto cómo se integra cada vez más el ejército estadounidense en las estructuras militares de América Latina y el Caribe. Las operaciones multinacionales en la región son apenas la punta del iceberg, que raya en el espectáculo, de una organización transnacional cuyo epicentro se encuentra en las oficinas del Pentágono, en Virginia, Estados Unidos.

No se sabe cuánto durará la pandemia, pero estamos conscientes que, por muy inconcebible que parezca, Estados Unidos no desmontará el horroroso aparato del garrote vil sobre la Venezuela libre. Por estos días, persiste la convicción de que solidaridad, dignidad y sentido colectivo, es la moral que aflora en el pueblo bolivariano, en momentos límites, bases éticas con las cuales se sigue adelante con la certeza de una nueva victoria popular.

El creciente número de ataúdes y cuerpos en las calles de Bolivia, debido a la incapacidad del gobierno de Jeanine Áñez ante el nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, revela el colapso del sistema sanitario en ese país.

Frases

 

“Tenemos que unirnos porque el mundo lo acelera todo y sino aceleramos nuestra unidad, ese mundo se viene contra nosotros”

Hugo Chávez
 
 

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº125

 

Descargar

 

Xi Jinping: Tres discursos

 

Descargar