Sin duda la ”guerra fría” ha regresado a nuestra región, en una rara mezcla de aplicar la Doctrina Monroe de 1823, es decir asegurar el dominio absoluto de ”Nuestra América” para los (norte) americanos y de  ”exterminar el socialismo” y todo gobierno popular mientras acaba con los Estados para conformar algo así como su gran ”espacio colonial” del siglo XXI.

El rechazo del régimen de Washington a acuerdos recíprocos con Rusia, China, Irán, Cuba y Venezuela ha supuesto todo un fracaso.

La agresión de potencias extranjeras brinda a los pueblos en revolución la posibilidad de elevar su conciencia política y autoestima, aumentar su voluntad y cultura de resistencia y comprobar su capacidad de vencer a enemigos muy poderosos.  O se fortalecen frente a la intervención, o son derrotadas por ella y por la contrarrevolución. El pueblo venezolano se ha fogueado en casi dos décadas de fiera hostilidad del imperialismo de Estados Unidos, sus aliados y lacayos. Ha sido atacado en múltiples frentes como la guerra económica, la guerra mediática y la guerra eléctrica, en el contexto de la táctica de golpe continuado y guerra irregular, o híbrida. Pero ha salido victorioso y con la moral alta después de cada ataque.

Las sanciones financieras unilaterales de Estados Unidos no se deben tomar a la ligera. Son a todas luces sanciones políticas, porque se aplican con la doble moral y la discrecionalidad que caracteriza al decadente Imperio Norteamericano. Con tolerancia extrema para unos países del Medio Oriente y sus aliados estratégicos (con licencia hasta para exterminar pueblos) y alta intolerancia para con países soberanos e independientes como Venezuela, Cuba y Nicaragua.

Después de la agitación experimentada en el Sistema Internacional, con la autoproclamación de Juan Guaidó como “presidente encargado” de la República Bolivariana de Venezuela, el 23 de enero pasado; las aguas se calman, pero no se ponen diáfanas. No contentos con la falta de reconocimiento internacional, tanto por estados miembros, como por organismos internacionales e incluso organizaciones de la sociedad civil; ni por el objetivo no alcanzado de ingresar camiones con supuesta ayuda humanitaria después del concierto del 22 de febrero, en la ciudad colombiana fronteriza de Cúcuta; empezaron una gira por algunos países suramericanos. Es prudente analizar el cómo, el por qué y el para qué de algunos eventos, para comprender los intereses reales tras el caso de Venezuela.

Frases

Los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia para plagar la América de miseria a nombre de la libertad
          Simón Bolívar  

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº93

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar