Fue Walter Benjamin el primero en acuñar el término “estetización de la política” para definir la intención fascista de dominar a las masas mediante mecanismos y dispositivos estéticos-políticos, mientras se mantiene el control sobre las relaciones de producción y de propiedad en manos siempre de las oligarquías en turno; intención, decía Benjamin, que inevitablemente tendría que desembocar en la autoaniquilación. Luego, ya sabemos la conclusión que tuvo esta “estetización de la política”: campos de concentración y la muerte en masa de millones de vidas humanas durante la Segunda Guerra Mundial.

En menos de dos años, Donald Trump se convirtió de un posible líder mundial a un jefe de los 'bullies' (matones) norteamericanos que amenaza a todos los países que no aceptan a Norteamérica como el 'ombligo' del mundo, es decir, el centro de todo.

El golpe suave en Nicaragua fue preparado con antelación, con la asistencia activa y económica de EEUU. Para estos fines el gobierno de Estados Unidos destinó en el período comprendido entre 2010 y 2018 aproximadamente 60 millones de dólares para Nicaragua, los cuales fueron ejecutados fundamentalmente por la USAID, el IRI y el NDI, fachadas civiles de la CIA.

Hablar de agredir militarmente a la República Bolivariana de Venezuela se ha convertido en lo más natural en los medios hegemónicos de comunicación. Nada vale para ellos el derecho de los pueblos a su soberanía, a la no intervención, la solución pacífica de las controversias y la no amenaza y no uso de la fuerza, principios que aún forman parte de la Carta de la ONU y de muchas constituciones, incluida la de México. Principios que no pueden ser condicionados por ninguno otro, como los derechos humanos, invocados hipócrita y descaradamente por los neoliberales. Pues, qué otro patrón de acumulación que no sea el neoliberal, pisotea y viola con más ferocidad y alevosía todos los derechos humanos. Para esos medios tampoco existe la sistemática y multifacética guerra a que ha sido sometida Venezuela desde hace 16 años.

Como era de esperarse el inestable Donald Trump se apareció en la sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas cargado con un tremendo mazacote de posturas contradictorias y hasta antagónicas entre sí. Expuso la lógica imperial de dominación y sus modos de relacionarse con el resto de las naciones del orbe, donde sus intereses militares y comerciales privan por sobre la ley y las normas internacionales. Hablamos de su enorme inmoralidad, a la hora de erigirse como comisario, juez y verdugo del mundo. Con su balanza rota, acusando implacablemente a unos o haciéndose la vista gorda con otros.

Frases

“Tenemos que ayudar todos los días al nacimiento de la conciencia cuando no la haya, y al fortalecimiento de la conciencia cuando ya exista.”

Hugo Chávez Frias

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº83

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar