Las dos manifestaciones y las dos marchas bien asistidas que se llevaron a efecto en la ciudad de Caracas el día 1º de septiembre reflejaron la tensión dentro del actual ambiente en Venezuela. Los seguidores del gobierno bolivariano y del "socialismo con rostro venezolano" se lanzaron a las calles tal como lo hizo la oposición dirigida por la Mesa de la Unidad Democrática, MUD. Las manifestaciones apuntaban a demostrar "quien controla la calle" y a quien favorece el público. Tal como resultó, muchos de los seguidores de la MUD se concentraron en los vecindarios ricos de la capital mientras que el Partido Socialista de Venezuela, PSUV estuvo firmemente atrincherado en aquellos distritos donde vive la gente común.

En la mañana del 11 de septiembre de 2001, Al Qaeda lanzó su fuerza área de cuatro naves contra los EEUU. A bordo se encontraban sus armas de precisión: 19 secuestradores suicidas. Una de esas naves, gracias a la resistencia de sus pasajeros, se estrelló contra un campo de Pensilvania. Las otras tres alcanzaron sus objetivos –las dos torres del World Trade Center en Nueva York y el Pentágono en Washington— con el tipo de “precisión” que ahora solemos atribuir a los armamentos guiados por láser de la Fuerza Aérea de los Estdos Unidos.

Después de poner la buena cara que lograba poner durante el período de su amplio aislamiento en América del Sur, EEUU vuelve a tener interlocutores privilegiados de su política, especialmente en Argentina y en Brasil (no importa, en este caso, a través de un golpe). ¿Y qué es lo que EEUU tiene para proponer al continente?

Seguramente nunca se cerró el ciclo de los golpes de Estado en América Latina. Una ilusión política quiso ver en el fin de la guerra fría el comienzo de una nueva etapa. En el horizonte se oteaba un futuro de paz, estabilidad política y crecimiento económico. El comunismo había caído en desgracia y el dispositivo para combatirlo: los golpes de Estado, perdían legitimidad.

El vicepresidente estadounidense Joe Biden se precipitó en reconocer al gobierno de facto de Michel Temer. Lo hizo a la vez que opinaba sobre el referéndum en Venezuela, instando al gobierno de Nicolás Maduro a que el revocatorio pedido por la oposición conservadora se haga durante el curso de 2016, algo que parece improbable, visto y considerando que la MUD comenzó tarde ―en el mes de abril― el extenso proceso de juntada de firmas y verificación. 

Frases

“Tenemos que unirnos porque el mundo lo acelera todo y sino aceleramos nuestra unidad, ese mundo se viene contra nosotros”

Hugo Chávez

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº107

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación 

 

Descargar