Ha muerto George H. W. Bush quien, como buen César del imperio norteamericano, dejó su legado de muerte y destrucción en algunos territorios controlados desde la Roma moderna, Washington. Irak y Panamá comparten el lamentable “honor” de haberse convertido en trofeos de guerra del emperador recientemente fallecido.

Los partidarios de la doctrina Cebrowski van moviendo sus peones. Si ‎se ven obligados a renunciar a sus guerras en el Medio Oriente ampliado, las llevarán ‎a la Cuenca del Caribe. El Pentágono está planificando el asesinato de un jefe ‎de Estado electo democráticamente, así como la ruina de su país, y está tratando de socavar la ‎unidad de Latinoamérica. ‎‎

Este nefasto personaje ha desatado nuevamente las amenazas en contra de Venezuela, encendiendo las alarmas y preocupaciones en la región, principalmente por el alboroto entre la fauna neofascista ultraconservadora y reaccionaria, probadamente proclive a utilizar sin miramiento alguno sus métodos de violencia y destrucción.

Guerra avisada sí mata gente. Así nos está ocurriendo. Estamos yendo hacia una situación de previsibles y graves consecuencias. El conjunto de hechos de los últimos días nos hacen ver el camino emprendido por los dueños del mundo, el gran capital financiero y la derecha política. Y debemos reaccionar. Debemos de hacerlo como partidos políticos, como medios de comunicación independientes (los poquísimos que quedan), como corrientes de pensamiento libertario y progresista, como intelectuales, como organizaciones de base, como organizaciones de mujeres, como feministas, como organizaciones LGTBI, como iglesias de todos los credos que crean en la igualdad, como sociedad civil, como pueblos y nacionalidades, como cualquiera de las formas organizativas en las que nos querramos colocar como seres humanas y humanos con instinto de supervivencia.

Una vez más el tema del conflicto armado en la República Árabe de Siria llena páginas, comentarios y videos en las redes sociales y medios de comunicación. Para comienzos del pasado mes de septiembre escribimos un artículo que titulamos El Acuerdo de Sochi entre la Federación Rusa y Turquía en torno a Idlib, las provocaciones de Israel y las elecciones municipales en Siria: nuevos desarrollos en el conflicto sirio. En él, evaluamos los nuevos esfuerzos diplomáticos en la región dirigidos a buscar la opción de cómo poner fin al conflicto en dicho país. Hacíamos referencia a la importancia que Idlib, último bastión en poder de ISIS, fuera recuperado por las fuerzas armadas constitucionales de Siria como parte de la ofensiva final contra el Estado Islámico y otras organizaciones armadas de la oposición en Siria.

Frases

"Al imperio no hay que subestimarlo, pero tampoco hay que temerle. Quien pretenda llevar adelante un proyecto de transformación, inevitablemente chocará con el imperio norteamericano."

Hugo Chávez

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº88

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar