La estela de espuma de mar que dejó en la bahía habanera el Empress of the Seas, en su viaje de retorno, puede ser la simbólica imagen del portazo que la administración Trump acaba de darle a la industria de cruceros y a los cientos de miles de estadounidenses que esperaban llegar por mar a la bella nación caribeña que por decenas de años le han prohibido visitar.

La reciente decisión de la Casa Blanca de acelerar el despliegue de un grupo de portaaviones de batalla y otros recursos militares al Golfo Pérsico llevó a muchos en Washington y otros lados a asumir que los Estados Unidos se está preparando para una guerra con Irán. Como en vísperas de la invasión a Irak en 2003, funcionarios han citado datos sospechos de inteligencia para justificar complicados preparativos de guerra. El 13 de mayo, el secretario de Defensa interino Patrick Shanahan incluso presentó a altos funcionarios de la Casa Blanca los planes para enviar al menos unas 120 mil tropas a Medio Oriente por un posible futuro combate con Irán y sus abanderados. Posteriores reportes indicaron que el Pentágono estaría haciendo planes de enviar más soldados que eso.

El abordaje migratorio del Triángulo Norte de Centroamérica —Guatemala, Honduras, El Salvador—, de característica centrífuga hacia EEUU, más que a México como país de tránsito, es hipercomplejo y multidimensional por lo que su tratamiento debe ser holístico, regional y humanista, más que de vulgares y efímeras tarifas punitivas y electoreras.

Pese a su descrédito como institución, la puja por la sucesión del uruguayo Luis Almagro como secretario general de la Organización de Estados Americano (OEA), con sede en Washington, ya comenzó, puesto que Estados Unidos no logró adelantar las elecciones para este semestre y, finalmente, se realizarán en 2020, cuando corresponde,

Los planes desestabilizadores y las agresiones de Estados Unidos contra la Revolución Bolivariana iniciaron muy temprano después de que el comandante Hugo Chávez asumiera la presidencia en enero de 1999. Luego de una feroz arremetida del sector empresarial contra el presidente, se produjo el derrotado golpe de Estado en abril de 2002, seguido en noviembre por el sabotaje contra Petróleos de Venezuela(PDVSA), la empresa pública que genera el 98 por ciento de los ingresos en divisas del país, cuya prolongada paralización significó una pérdida económica de 16 mil millones de dólares.

Frases

"Creo en los poderes creadores del pueblo"
          Aquiles Nazoa

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº101

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  2. Julio 2019.

 

Descargar