La provincia de Galápagos la integran diversas islas localizadas en el Océano Pacífico ubicadas a cerca de 1,000 kms. de distancia de la costa de la República de Ecuador. Se trata de 13 islas grandes, 6 medianas y 107 islotes y peñascos, los que en conjunto forman un archipiélago. En conjunto ocupan una superficie de 8,010 kilómetros cuadrados. En ellas residen poco más de 25 mil personas. Avistadas por primera vez por españoles en 1535, durante muchos años sirvieron de refugio a piratas. Fueron anexadas por Ecuador en 1832 y no fue sino hasta 1973 que pasaron a ser consideradas como una provincia de este país sudamericano. Anualmente más de 225 mil personas visitan las islas en calidad de turistas.

No es Venezuela la que aliada a EEUU y la OEA, trabajan para el derrocamiento del narco-régimen.

La democracia no depende de que tal o cual partido gobierne; la Revolución sí. Por eso la defensa de nuestro gobierno es antes que todo la defensa de nuestra Revolución, que dignificó a nuestra patria. No se puede concebir Nicaragua sin Sandino y por eso no se puede concebir la bandera azul y blanco sin la bandera roja y negra que la rescató.

Con toda seguridad, el 99,9% de quienes votaron por Michelle Bachelet en una o las dos elecciones presidenciales que ganó no tenían idea de sus conexiones con los estratos políticos y militares del imperio estadounidense. Cuando fue designada por Ricardo Lagos (2000 – 2004) ministra de Defensa, todo el mundo progresista estaba feliz. La designación no podía ser más simbólica: Michelle era hija del militar constitucionalista Alberto Bachelet, asesinado inmediatamente después del golpe de Estado de 1973 por orden directa del dictador. Sin embargo, eso era sólo el anzuelo. Poco antes de asumir como ministra de Defensa, Michelle Bachelet había partido a Estados Unidos a matricularse como alumna regular del “Colegio Interamericano de Defensa” (CID), cuya sede está en Washington D.C., a metros de la Casa Blanca, el Congreso y el Pentágono.

Una vez más la Agencia Central de Inteligencia ha sido atrapada financiando a grupos de timadores y estafadores a expensas de los contribuyentes norteamericanos. En este último caso, uno más en sus setenta y dos años de historia, la agencia, junta ad hoc de la CITGO, asignada por el gobierno de Trump en la subsidiaria norteamericana de la empresa petrolera venezolana de propiedad estatal PDVSA es acusada de desviar setenta millones de dólares dejados en fideicomiso reservados como fianza para el año fiscal 2020 de PDVSA hacia los bolsillos de los funcionarios de Voluntad Popular, partido de la oposición venezolana apoyado por la CIA y encabezado por el denominado "presidente interino" de Venezuela, Juan Guaidó.

Frases

"Creo en los poderes creadores del pueblo"
          Aquiles Nazoa

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº101

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  2. Julio 2019.

 

Descargar