Los grandes movimientos sociales empujaron las independencias en América, África y Asia. El poder impuesto de manera estructural en estos continentes tuvo dos objetivos: Garantizar la extracción gratuita de las materias primas de los territorios invadidos a la metrópolis y mantener en situación de inamovilidad a la población originando el racismo estructural.

Esto ameritó una lucha anticolonial, primero protagonizada por pueblos originarios muy organizados. En América, culturas como la azteca y la maya tuvieron avances militares que permitieron una importante ofensiva que solo fue vencida por traiciones y divisiones internas; intereses individuales y en varios casos por endorracismo. Los incas igual opusieron resistencia, no obstante ya habían caído en la división que les costaría toda una nación.

La defensa más tenaz fue la de los caribes. Para vencerlos Europa uso todo su poder de muerte y crueldad. Más del 90% de los pueblos originarios de América fueron aniquilados. En África, se registraron importantes luchas desde el siglo XV con la reina Nzinga de Angola. Un 60% de los africanos murió a causa de la esclavitud. Europa debe pagar por estos holocaustos.

La primera unidad antiimperialista América -África se da con la incorporación de la diáspora africana a la lucha por la independencia abiayalana. El segundo reencuentro se produce con la creación del panafricanismo en el Caribe, que serìa el germen de la descolonización africana.

Luego de la descolonización, América y África han sido alegadas. El Neocolonialismo necesita mantener sus objetivos históricos. Las nuevas luchas son debilitadas por el racismo estructural e institucional enquistado en los estados, gobiernos, organizaciones y lamentablemente en la educación formal y en la familia.

El tercer reencuentro parecía ser el Foro de Cooperación América del Sur-África, que tuvo sendas cumbres en Nigeria, Venezuela y Guinea Ecuatorial. Se buscaba por fin las puertas definitivas del retorno.

El Norte continúa con los mismo dos objetivos, solo la voluntad activa, consecuente y permanente del Sur podrá superar el neocolonialismo y la discriminación estructural que siguen siendo una pesada ancla para el desarrollo humano y de los pueblos.

 

       

Fuente: Aporrea

Frases

“La integración caribeña latinoamericana es la única manera de salvar a nuestros pueblos de la hegemonía imperialista”

Hugo Rafael Chávez Frías

 Cuadernos para la Emancipación

Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar

Correos del Sur Nº67

 

Descargar