La ciencia al servicio del ser humano y no del capital. La Universidad comprometida con la solución de los problemas del país. Democratizar el acceso a la tecnología. Socializar el conocimiento científico. Todas estas ideas se han convertido en consigna de la gesta revolucionaria para transformar la Universidad, de tal manera que esta mire hacia afuera no solo buscando objetos de estudio sino como fin en sí mismo para su accionar.

En estos días me involucré de manera especial, como padre y como dirigente revolucionario, en el inicio del año escolar. Hay que celebrar lo mucho que hemos avanzado en los niveles de escolaridad; la infraestructura educativa; la dotación de textos y tecnologías; el programa de alimentación; la reivindicación de las culturas locales y la mística de los docentes.

Una vorágine de mutaciones culturales presiona a los sistemas escolares en el siglo XXI, impulsando su transformación de manera acelerada; lo que permanece invariable, en la inmensa mayoría de lugares del mundo, es el sistema económico, político, social y cultural de explotación del hombre por el hombre.

La Universidad es una conquista social de singular importancia para la democratización del saber y su relación con la transformación social.

El manifiesto-convocatoria de Karl Marx y Federico Engels sigue vigente a casi 200 años de su publicación (febrero de 1848), en la cresta de las crisis del capitalismo con la caída del crecimiento económico y el crack-recesión del capitalismo de China.

Frases

“La integración caribeña latinoamericana es la única manera de salvar a nuestros pueblos de la hegemonía imperialista”

Hugo Rafael Chávez Frías

 Cuadernos para la Emancipación

Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar

Correos del Sur Nº68

 

Descargar