La misión Barrio Adentro es una obra genial de dos grandes forjadores de sueños: los comandantes Hugo Chávez Frías y Fidel Castro Ruz. El concepto “misional” de ésta creación no solo resalta el carácter solidario y amoroso de la cooperación médica cubana, sino en lo fundamental  expresa  la “opción por los pobres” con que fue concebida y se ha desarrollado. En abril de 2003 se produce la llegada de los primeros 54 médicos cubanos. Esta fue una respuesta más a la agresión fascista del 11 de abril del 2002, el golpe estado contra el presidente Hugo Chávez,  secuestrado y luego restituido por el pueblo y la fuerzas Armadas leales a la constitución bolivariana.   

La humanidad tendrá a empezar a lidiar con una ofensiva mediática ante la aparición de una nueva infección denominada MERS (meadle east respiratory syndrome) traducido del inglés como  síndrome respiratorio de medio oriente. Tendremos que acostumbrarnos a los términos coronavirus, mortalidad, epidemia, y con los agregados de Arabia Saudita, camellos, murciélagos, inmigrantes muy probablemente desplazados, hambruna y guerra. La organización Mundial de Salud (OMS) y el CDC (centro control y prevención de enfermedades) de EU sobriamente nos informan que esta enfermedad MERS- CoV fue denunciada en Arabia Saudita el año 2012 (de allí denominada como de medio oriente) y que es una “enfermedad respiratoria aguda grave que provoca fiebre, tos, neumonía, dificultad respiratoria, afectación renal y una alta mortalidad, próxima al 30%”.  También nos hablan de que “se sabe que las secreciones nasales de los camellos son transmisores de la enfermedad, y ciertas especies de murciélago parecen ser un reservorio del virus, aunque algunos contagios se han producido por contacto directo o cercano con una persona infectada”. Sabemos que no siendo una gripe estacional aún no tiene vacuna, que la mayor parte de los coronavirus humanos provocan síntomas leves y se encuentran asociados a los resfriados comunes y que pareciera que tiene baja contagiosidad entre humanos, pero con condiciones adversas hacinamiento, pobreza y malas condiciones nutricionales son factores de riesgo importantes. Todos estos ingredientes constituyen un coctel molotov que podrían encender las alarmas mundiales, pero sospechamos que hay algo detrás de estas alarmas, mas guerreristas que humanitarias.

Ya se sabe que la próxima administración de la Casa Blanca le toca a los republicanos. El CFR (Consejo de Relaciones Exteriores) y el Club de Bilderberg, la misma mafia sionista que digita a los llamados "presidentes" de los Estados Unidos, ya tienen el nombre, el sexo y el color. Siempre judío, aunque sea por adopción, pero convicto.

Dos noticias recientes sobre la voraz industria farmacéutica deberían conducir a que el indolente Congreso despertase e iniciase investigaciones sobre los precios de medicamentos “paga-o-muere” que son demasiado comunes.

La epidemia de ébola que afecta hoy a África occidental y su posible expansión a otras naciones del mundo, lleva a pensar en el peligro al que se enfrenta la humanidad y la necesidad de la preparación de los países para la prevención y el enfrentamiento de esta y otras emergencias de salud.

Sobre ello debatieron especialistas y directivos de 34 naciones del hemisferio, así como representantes de las Organizaciones Panamericana de la Salud y otros organismos internacionales, en una Reunión Técnica para la prevención y elenfrentamiento al virus, que sesionó en La Habana los días 29 y 30 de octubre.

Al concluir, los delegados establecieron 30 líneas de acción contra la enfermedad, que tiene un riesgo bajo, pero real de llegar a la región de las Américas, por lo que urge trabajar para detectar de manera precoz posibles casos, contener la cadena de transmisión y prevenir nuevos contagios.

Al respecto, Sylvain Aldighieri, coordinador de la Organización Panamericana de la Salud (OPS)para la vigilancia sanitaria internacional, destacó la importancia de la bioseguridad en el desempeño de los trabajadores de salud.

"Esta es nuestra misión fundamental, donde mas se debe trabajar, los planes de cada nación deben enfatizar en la protección del personal sanitario, y de ahí proteger a la población", aseveró.

Señaló la importancia de utilizar como plataforma las capacidades del Reglamento Sanitario Internacional (RSI). Hay que incrementar las recomendaciones temporales del Comité de Defensa del RSI ante la posible llegada del ébola al continente, expresó Aldighieri.

Establecer en cada país la vigilancia epidemiológica en centros destinados a estos fines de personas procedentes de áreas de transmisión del ébola es una de las iniciativas definidas por expertos de la región de las Américas.

También se aprobó estimular el desarrollo de equipos multidisciplinarios de respuesta rápida adecuadamente capacitados, garantizar el cumplimiento de los requerimientos de bioseguridad, y establecer la cooperación entre autoridades reguladoras de los países para el traslado de muestras biológicas a través de fronteras.

Incluye trabajar en la búsqueda de nuevos candidatos vacunales y productos para el tratamiento de la enfermedad, y fortalecer las relaciones intersectoriales a nivel de frontera para obtener la información más completa sobre naves, tripulaciones y viajeros que arriben a cada estado.

Se hizo énfasis en la pertinencia de definir y estandarizar los criterios acerca de la utilización de los Equipos de Protección Personal (EPP) y se abogó por crear una reserva regional de estos con precios preferenciales para los países de la región, así como de otros insumos en cantidades suficientes para su distribución inmediata en caso de emergencia.

En la cita se reiteró el compromiso de solidaridad, cooperación e integración por parte de Cuba hacia otras naciones.

José Angel Portal, viceministro primero del Ministerio de Salud Pública en Cuba, indicó que hoy los países están más unidos y mejor preparados como bloque.

Cada una de las experiencias expuestas por los presentes, son una expresión de la respuesta masiva e inmediata que se nos ha solicitado por los organismos internacionales y por nuestros respectivos gobiernos, manifestó.

Nuevos escenarios para intercambiar experiencias serán necesarios, el poder compartir y aprender unos de los otros; de hecho, algunos han quedado comprometidos en esta reunión, convencidos de que un avance sostenido en la preparación de nuestros países es posible con la voluntad y el esfuerzo de todos, resaltó.

Refirió que importantes temas relacionados con el diagnóstico y el manejo clínico de la enfermedad, el reforzamiento de las capacidades básicas para el control sanitario internacional, su vigilancia epidemiológica, las imprescindible formación y capacitación de los recursos humanos, centraron los debates.

Enfatizó que el desarrollo de capacidades de respuesta en todos los niveles, requiere de una oportuna y permanente voluntad política, organización, planificación, articulación del trabajo asistencial y preventivo, disciplina, rigor y exigencia.

Por su parte, Nelson Arboleda, director regional de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), de Estados Unidos, aseguró que la reunión resultó ser una gran experiencia, donde todos aprendieron sobre "los diferentes planes de los diferentes países, y eso nos ha ayudado como bloque a poder identificar las áreas que necesitamos mejorar para estar más preparados en nuestra región".

"Hemos podido comunicarnos con todos, tener una discusión muy rica, muy técnica, invitados y coordinados por la Organización Panamericana de la Salud", agregó Arboleda, director para Centroamérica.

Conocemos la enfermedad, sabemos cómo parar el ciclo de transmisión y qué hacer, solo tenemos que trabajar para implementar nuestros esfuerzos, señaló a la prensa.

Aseguró que una rápida identificación de los pacientes y tener el personal capacitado para aislarlos y tratarlos ha demostrado ser una estrategia efectiva, y puso de ejemplo la respuesta en Estados Unidos con los casos diagnosticados.

Se refirió a que hasta hace poco, la experiencia con el virus se había restringido a unos tres mil casos, situación que cambió con el presente brote que ya reporta más de 10 mil contagiados y más de cinco mil muertes.

"Por tanto, estamos aprendiendo muchísimo todavía en cómo manejar los pacientes y sobre la epidemiologia y evolución de la enfermedad",dijo.

A una pregunta de Prensa Latina, Arboleda resaltó la importancia que tienen los medios de comunicación para ofrecer información veraz y oportuna sobre un tema tan sensible. "Sabemos que no existe país o región libre del riesgo del Ébola, de ahí la necesidad de prepararnos y disponer de los recursos fundamentales para contener este brote", manifestó.

La Reunión de Expertos fue lugar propicio para anunciar que Cuba será la sede del primer curso internacional para la prevención y el enfrentamiento al ébola, a efectuarse en el Instituto de Medicina Tropical "Pedro Kourí", en La Habana, del 10 al 15 de noviembre.

* Periodista de la Redacción de Ciencia y Técnica de Prensa Latina.

Fuente: Prensa Latina

Frases

“Al imperio no hay que subestimarlo, pero tampoco hay que temerle. Quien pretenda llevar adelante un proyecto de transformación, inevitablemente chocará con el imperio norteamericano”

Hugo Rafael Chávez Frías

Correos del Sur Nº56