Desde abril está luchando Nicaragua contra estos nuevos intentos de EEUU por desplazar el gobierno que preside Daniel Ortega, electo con 70% de los votos. Escribo “nuevos” porque Estados Unidos ha invadido varias veces ese país, en una de ellas, 1929, derrotado por el Ejército revolucionario comandado por Augusto César Sandino.

El jueves 19 de julio se celebró en Managua un gran acto de masas para conmemorar el 39 aniversario de la Revolución Popular Sandinista. Más de cien mil nicaragüenses escuchaban las palabras del Presidente Daniel Ortega que esclarecía la situación del país frente a la matriz desestabilizadora que se ha ejercido contra la patria de Sandino. Misma matriz que se ha puesto en marcha para el derrocamiento del gobierno bolivariano en Venezuela. Esta estrategia es la misma que ahora se ejerce contra Nicaragua y el gobierno sandinista.

Es muy triste conocer la muerte de decenas de nicaragüenses, y más aún cuando las circunstancias en las que fallecieron son hijas de una violencia social creada en laboratorio al amparo de errores en el liderato y tergiversaciones de sus adversarios, fertilizantes que le permitieron crecer como planta parásita asesina e invadir el follaje del árbol sandinista.

Inglaterra, Francia y Bélgica, tres de las cuatro naciones semifinalistas del Mundial de Fútbol Rusia 2018, tienen en sus planteles jugadores de ascendencia africana. El legado del colonialismo y la inmigración como consecuencia de ello pone de relieve una historia que sigue latiendo al ritmo de la xenofobia y la discriminación.

En ningún otro continente hay, en las últimas tres décadas, cambios tan significativos como en América Latina y el Caribe. Son grandes los desafíos que se presentan en los 33 países, con 600 millones de habitantes.

Frases

“La integración caribeña latinoamericana es la única manera de salvar a nuestros pueblos de la hegemonía imperialista”

Hugo Rafael Chávez Frías

 Cuadernos para la Emancipación

Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar

Correos del Sur Nº71

 

Descargar