Los manifestantes apoyados por los Estados Unidos se enfrentan a un gobierno socialista exitoso que exige libertad y derechos humanos. Ocupan espacios públicos, entablan diálogos falsos con las autoridades, rechazan las solicitudes para desmantelar sus protestas pacíficamente y finalmente atacan y asesinan a las fuerzas de seguridad antes de ser obligados a dispersarse.

Varios cientos de personas murieron, incluido un gran número de personal de las fuerzas de seguridad y transeúntes. Pero los medios internacionales informaron de masacres y arrestos masivos de personas inocentes que nunca sucedieron.

Esa descripción cubre los intentos de cambio de régimen de Estados Unidos de China e Irán a Venezuela y Nicaragua. El patrón es siempre el mismo.

Las notas del 30 aniversario del incidente TianAnMen ofrecen un buen resumen de la realidad de lo que sucedió en la Plaza Tiananmen en Beijing, hace 30 años.

El artículo incluye fotos de vehículos blindados quemados, atacados por manifestantes y cuerpos quemados del personal de las fuerzas de seguridad que murieron cuando, en una etapa, buscaron, desarmados, persuadir a los manifestantes para que se dispersaran.

Ese fenómeno es una constante en los esfuerzos de cambio de régimen de los Estados Unidos, que ocurren en China, Ucrania, Venezuela y Nicaragua. Una y otra vez, la viciosa violencia sádica contra las fuerzas de seguridad que tratan de defender y mantener el orden público es denunciada como una represión de protestas pacíficas.

Otras características comunes a todas las violentas ofensivas de cambio de régimen de los Estados Unidos son:

– El papel de la financiación de las ONG de Estados Unidos.

– El uso de políticos locales ambiciosos y descontentos.

– La manipulación de grupos de trabajadores urbanos y / o rurales.

– La explotación de estudiantes bien entrenados.

– Saturación de los medios disponibles con propaganda antigubernamental.

– La proliferación de consignas en inglés en beneficio de los medios internacionales.

– Cínica y falsa denuncia de derechos humanos.

El fracaso del cambio de régimen de Estados Unidos en China en 1989, permitió a las autoridades desarrollar su revolución socialista, erradicar la pobreza, promover un desarrollo económico sin precedentes y emerger como la economía más exitosa del mundo. Cada vez más, China está eclipsando a Occidente, tanto cultural como tecnológicamente. Es por eso que Estados Unidos está aplicando sanciones contra China.

Nicaragua ha derrotado hasta ahora los intentos de cambio de régimen de Estados Unidos. Ahora también es víctima de las sanciones estadounidenses que atacan su economía.

Sin embargo, el gobierno sandinista del presidente Ortega ha demostrado que es capaz no solo de derrotar el violento intento de golpe de Estado de 2018, sino de reconstruir la economía a pesar de las sanciones estadounidenses aplicadas hasta la fecha.

Tal como sucedió en el caso de la Federación Rusa, China, Irán, Cuba y Venezuela, las sanciones de EE. UU., diseñadas para destruir economías, en realidad han obligado a los países objetivo a reestructurar sus economías para enfrentar los desafíos que enfrentan.

Puede que no quede claro si otros países tendrán tanto éxito como Rusia. Pero el patrón es claro. Al final, las mentiras malévolas de los Estados Unidos y sus aliados producirán el resultado opuesto de lo que quieren.

China lo demostró incluso en 1989. Treinta años después, el declive de los Estados Unidos y la desesperación de sus élites ante un nuevo mundo multipolar, hacen que China también haya logrado una posibilidad real para otros países.

 

          

Fuente: NicaLeaks

Frases

"Creo en los poderes creadores del pueblo"
          Aquiles Nazoa

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº99

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar