Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

Escuelas normales rurales: Herencia de la Revolución Mexicana que se enfrenta a la estigmatización

La Revolución de México (1910) trajo consigo el establecimiento de nuevos mecanismos de estudio: las escuelas normales rurales, espacios educativos dedicados a instruir a las comunidades campesinas que habían sido víctimas del analfabetismo durante la dictadura de Porfirio Díaz (1876-1911). Pese a ello, hoy son estigmatizadas y vistas como criaderos de izquierda.

"Los estudiantes de las Normales Rurales no son criminales: son jóvenes de origen rural y son pobres; merecen una oportunidad de acceder a la educación superior y el Estado mexicano está obligado a ofrecerles esas oportunidades", explica Iddharta Camargo, investigador de la Universidad Pedagógica Nacional, y responsable de la organización de 22 archivos históricos de Escuelas Normales.

Camargo detalla en su artículo La combativa historia de las Normales Rurales que estas escuelas rurales tienen su antecedente en las Normales Regionales Campesinas y las Escuelas Centrales Rurales, cuyo sistema se basaba en que alumnos más avanzados enseñaban a los principiantes, lo que permitió que el número de alumnos inscritos en zonas urbanas aumentara, pues atendían también a los niños pobres de manera gratuita.

Bajo un sistema de enseñanza mutua, en el que los mismos alumnos luego pueden ser profesores, las escuelas normalistas rurales tienen el objetivo de "crear y difundir nuevas ideas en el campo respecto a la transformación de la estructura agraria del país", refiere el artículo ¿De dónde vienen y a dónde van los maestros mexicanos? La formación docente en México, 1822-2012, del Instituto de Estudios Educativos y Sindicales de América (IEESA).

Los egresados de estos centros educativos se caracterizan, además, por su integración con las comunidades, los movimientos rurales y urbanos.

Entre 1934 y 1940 desempeñaron un papel fundamental en la Reforma Agraria, al participar con los campesinos e indígenas en las tomas de tierras y en la organización de las primeras cooperativas del campo.

Este sistema tuvo grandes momentos durante el Gobierno de Lázaro Cárdenas del Río entre (1934-1940), cuando fue implementado un plan de estudios mediante el cual se podía formar a los maestros que nutrirían a las Normales Rurales.

"Además, se proveía a los estudiantes de las herramientas teóricas y conceptuales para poder asumir plenamente su papel de líderes sociales y defensores del cooperativismo", añade Camargo en su artículo.

Pese a ello, de acuerdo con el IEESA, años después "los maestros improvisados, con ingenio e inventiva, con métodos y materiales propios" reflejó "el poco interés que el gobierno tenía, pues este iba direccionado a la formación de agricultores y no a la de maestros".

Destinadas al abandono

El Sistema de Información Básica de la Educación Normal (Siben) de México refiere que la matrícula para 2013-2014 en las escuelas normales rurales asciende a más de 6.500, dentro de las 16 instituciones de este tipo existentes en México.

Aguas Calientes, Campeche, Chiapas, Chihuahua, Durango, Guerrero, Jalisco, México, Michoacán, Morelos, Oaxaca, Puebla, Sonora, Tamaulipas, Tlaxcala y Zacatecas, son los estados que cuentan con las escuelas normales rurales, que han formado a luchadores sociales, investigadores, profesores y demás.

Actualmente, estos centros reciben poca atención, por lo que se ven obligados a cerrar. También, por cuestiones políticas y culturales deben despedir a los alumnos que hacen vida en sus instalaciones.

La investigadora Flor Goche explica en su artículo Ayotzinapa, una historia de sobrevivencia, publicado en Contra Línea, que en la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, en Guerrero, las "puertas abolladas, vidrios rotos, pisos quebrados, techos carcomidos por la humedad, paredes impregnadas de moho ya son parte del ambiente de esta escuela-internado exclusiva para varones", de la cual 43 estudiantes desaparecieron el 26 de septiembre pasado.

Estigmatización y rechazo del Estado mexicano

Por mantener viva la tradición de la Revolución Mexicana y por su compromiso real con las comunidades campesinas, su vocación genuina y sincera para luchar en contra del oscurantismo y en favor de la ilustración, las Escuelas Normales Rurales y sus estudiantes han sido víctimas de la estigmatización a lo largo de las últimas décadas.

El investigador Zósimo Camacho advierte en su reporte Normales rurales: 3 décadas de embate de la DFS (Dirección Federal de Seguridad) que "el Estado mexicano sólo ha sabido responder violentamente" al ser autoritario e incapaz de "entender a los jóvenes y temeroso de los estudiantes pobres que se organizan".

Muestra de ello es la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa; así como la desaparición de 30 jóvenes en el municipio de Cocula, ocurrida entre el 2 y 3 de julio de 2013.

Para Luis Hernández Navarro, coordinador de la sección de Opinión y articulista semanal del periódico La Jornada, la campaña de estigmatización ha sido dirigida a los jóvenes, que hoy toman mayor protagonismo frente a un Estado -denunciado por ellos mismos- incapaz de devolver a los 42 estudiantes desaparecidos, luego que se confirmara que el cuerpo de un joven calcinado pertenecía a uno de los estudiantes de Ayotzinapa.

En ese momento, alertó Hernández que actualmente estas instituciones educativas son consideradas nidos de guerrilleros y de subversión, "algo que es absolutamente absurdo".

"Eso incomoda en tiempos del neoliberalismo. Eso incomoda para las autoridades autoritarias que quisieran una educación de otro tipo y naturaleza, que los jóvenes se niegan a recibir", explicó el investigador entrevistado en noviembre pasado en Telesur.

Hoy, a 100 años de haber sido ideadas las Escuelas Normales Rurales como un sistema de formación de los siempre excluidos, el pueblo mexicano clama por un Estado respetuoso de los derechos humanos, de la educación y de la justicia.

También, al cumplirse tres meses de la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa, México todo reafirma la lucha de los normalistas, quienes ante el atropello del Estado mexicano han tomado la salida de la rebelión y mantenerse como el último bastión de la Revolución Mexicana.

Fuente: AVN

Postales para NO OLVIDAR

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº136

 

Descargar

 

Resumen Latinoamericano: Octubre

 

Descargar

 

Premio Aquiles Nazoa Periodismo Digital 2015

Premio Aquiles Nazoa Periodismo Digital 2015