Desde la tarde del viernes Brasil entró en clima de tensión máxima. En su cuarto de hospital, el capitán reformado y candidato ultraderechista a la presidencia, Jair Bolsonaro, concedió una entrevista a un popularesco presentador de televisión, cuyo programa es transmitido en directo.