No puede haber hecho o acto de mayor contundencia para describir el mundo del aquí y el ahora como los ya casi mil 300 desaparecidos en una semana; ahogados hombres, mujeres, niños y ancianos africanos que hacen lo (im)posible para llegar a Europa, a otra etapa de nuevos peligros e incertidumbres, como mano de obra ultrabarata, insignificante, pero que se encarga de hacer y trabajar en justamente todo aquello que hace que el exterminio blanco no se ocupe de sí mismo, preservando esa zona del confort.

Estados Unidos tiene una dimensión territorial de 9,38 millones de kilómetros cuadrados, donde habitan más de 300 millones de personas y representa una de las economías más grandes del mundo. Sin embargo, se constituye como una de las naciones con mayor retraso en materia de derechos humanos.

Seis mil ochocientos, pero pueden ser más. En realidad, son muchos más, porque desde la creación del Estado de Israel en 1948 los palestinos y las palestinas sufren un peregrinar por las cárceles hebreas que no se detiene hasta el día de hoy. La vejación, la tortura, el encarcelamiento sin acusación, el aislamiento total y la ausencia del derecho a la defensa son los mecanismos que los sucesivos gobiernos israelíes aplican contra hombres, mujeres y niños de una tierra que se niega a desaparecer en Medio Oriente.

Desde el comienzo de la ocupación israelí del Territorio Palestino en 1967, más de 850.000 ciudadanos palestinos han sido detenidos. Entre ellos, 15.000  mujeres y decenas de miles de niños.

Es un hecho público que el 20 de Diciembre de 1989 el gobierno de su país lanzó contra Panamá una invasión militar de graves consecuencias políticas, económicas y humanas. Sea cual sea la excusa utilizada entonces para tratar de justificar dicha acción, es evidente que constituyó un claro acto violatorio de la soberanía nacional panameña.

Frases

"Cuando un pueblo despierta, se llena de coraje y decide ser libre, jamás podrá ser derrocado"

Hugo Chávez Frias

Correos del Sur Nº77

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación

Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar