Encuestas a las que se ha referido el respetado periodista venezolano José Vicente Rangel, en su programa de televisión, reflejan que un 90% de la población venezolana está en contra de la violencia, de las guarimbas y de los intentos de golpe de estado. Lamentablemente no es el 100%, quizás sea una utopía pretender que toda la población esté en contra de estos flagelos, porque ya sabemos que ese 10% restante incluye al sector más rancio de la oposición de este país.

Está dándose un proceso en uno de los países de nuestra América que, al menos en México, parece estar pasando desapercibido: la petición que Barack H. Obama, el presidente de la nación más poderosa, la que generalmente impone sus decisiones y defiende sus intereses con soberbia y fuerza, ha hecho, de tú a tú, a José Mujica, mandatario de la República Oriental del Uruguay, una de las naciones más pequeñas territorialmente, una, también, donde mayor vigencia tiene el estado de derecho y donde son más efectivos el respeto y el ejercicio de los derechos de la gente.

Frases

“La integración caribeña latinoamericana es la única manera de salvar a nuestros pueblos de la hegemonía imperialista”

Hugo Rafael Chávez Frías

Correos del Sur Nº65