Los eventos que han desencadenado un nuevo episodio de la truculenta historia hondureña, aunque muchos señalen el argumento como obsoleto, se encuentran en el Golpe de Estado Militar de junio de 2009. A partir de eso el aparato de justicia, dominado por siempre por una oligarquía cuasi analfabeta en términos de democracia, paso a jugar un papel que linda con el sicariato al servicio de una elite en franco proceso de descomposición que urge de una reinvención, con el agravante de una nueva oleada norteamericana contra el continente latinoamericano.

 

La dictadura no puso por escrito todo su plan criminal, o al menos aún no fue hallado el texto, pero sí inscribió en la burocracia del Estado las herramientas creadas para dar forma oficial a las acciones encubiertas.

 

Modus operandi, estilo de operación fijo y constante que identifica a un criminal o banda. En Venezuela aparece un “nuevo modus operandi”: crímenes atroces perpetrados con inútil ensañamiento, de los cuales casi no había antecedentes, y similares a los cometidos por sicarios y paramilitares. 

La verdad llegó tarde, pero al fin. Todo el enredo que durante un año sostuvieron los medios de comunicación occidentales —particularmente europeos y estadunidenses—, claras verdades a medias sobre la muerte de las 298 personas en julio de 2014 resultó en vil fraude.

Las autoridades del Banco Central de la República Argentina (BCRA) entregaron archivos a la justicia que investiga el papel que cumplieron empresas como la metalúrgica Acindar y otras durante la pasada dictadura militar (1976-1983) colaborando en el señalamiento de trabajadores que están desaparecidos.

Frases

"Escuchad mi última voz... Os pido... Os ruego, que permanezcan unidos para que no seáis los asesinos de la patria y vuestros propios verdugos..."
          Simón Bolívar

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº98

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar