Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

EPO: Un ejército no convencional contra la guerra económica al socialismo bolivariano

El encuentro entre la que escribe y el «Ejército Productivo Obrero» (EPO), el grupo de trabajadores y trabajadoras que recuperan empresas paralizadas o en dificultades con una técnica de control que podríamos definir como mutua ayuda revolucionaria, tuve varios momentos.

Ya lo habíamos escuchado en Hojilla, la transmisión de Mario Silva que profundiza en las entrañas de la política venezolana. Lo conocimos directamente durante una reunión en Castillete, un lugar histórico en Caracas, donde cada semana los ex guerrilleros que lucharon contra las democracias burguesas de la Cuarta República se reúnen con los jóvenes del barrio para renovar esos ideales en el presente de la revolución bolivariana.

Luego conocimos a Sergio Requena, cofundador de EPO, por primera vez durante el Congreso mundial de trabajadores y trabajadoras, que tuvo lugar en Caracas en 2019. Desde entonces, nos hemos mantenido en contacto con la idea de una visita directa a las realidades en que opera el EPO, comenzando desde el estado de Bolívar, pero el estallido de la pandemia ha pospuesto cualquier plan.

Mientras tanto, el trabajo de EPO ha continuado especialmente en el Estado de Bolívar: en dialéctica con el Consejo Productivo de trabajadores y trabajadoras (CPT). El CPT es una herramiente de organización política de la clase obrera para asumir la dirección del proceso social de trabajo, de manera directa y democrática, teniendo un modelo de gestión, llamado empresarial socialista, que fue aprobado por el Congreso Constituyente de la Clase Obrera en septiembre de 2018. Como ha esplicado el ministro del Trabajo, Eduardo Piñate, en un foro del PSUV, EL CPT significa el deslinde radical con el modelo de gestión capitalista -verticalista y autoritario, como lo caracteriza Mèszáros-, pues está basado en el protagonismo de la clase.

 Además, el CPT tiene también a los cuerpos de combatientes de la clase en las empresas. En ese sentido, los CPT son la dirección político-militar de la clase obrera para apropiarse de los medios de producción y los medios de poder en la construcción del socialismo.

Una meta que el presidente Nicolás Maduro hace visible al país durante los días específicos dedicados a cada sector en esta pandemia. En este contexto, nuevamente conversamos por teléfono con Sergio Requena, pidiéndole que nos contara sobre el compromiso de EPO en tiempos de pandemia.

“La nuestra, explicó, es una propuesta que existe desde hace algunos años. Acompaña la reactivación productiva de algunas empresas recuperadas del estado, paralizadas o semiparalizadas, a través del liderazgo de los trabajadores y la búsqueda de soluciones comunes «.

Un movimiento de voluntarios que tiene alrededor de 2.270 personas: mujeres, hombres, ancianos y jóvenes de la organización Chamba Juvenil, a los que el presidente ha encomendado específicamente la tarea de reintegrar a los migrantes que regresan de las fronteras vecinas al trabajo y al estudio.  ¿Cómo funciona la EPO?

“Nuestro objetivo es reactivar los elementos más avanzados del socialismo estimulando el protagonismo productivo de la clase trabajadora. Cuando una unidad de producción nos llama, vamos al sitio y vivimos allí por un corto tiempo, para compartir problemas técnicos o de gestión desde dentro. Luego reparamos si hay que repararlo, buscando soluciones dentro de estructuras similares, que generalmente están mucho más al alcance de lo que piensas. En lugar de reparar máquinas, nuestro objetivo es reactivar la conciencia de clase, el reconocimiento mutuo de nuestra clase de pertenencia «.

En siete meses (en el momento en que Requena tenía una responsabilidad nacional en el anterior Ministerio de Industria), el EPO puso en marcha «8 fábricas operativas» en diferentes estados del país, comenzando con tres empresas ocupadas y recuperadas en Ciudad Guayana, en el estado de Bolívar: Calderys, Equipetrol e Indorca, particularmente afectados por la guerra económica.

Empresas que operan de acuerdo con el artículo 149 de la Ley Orgánica del Trabajo, que permite a los trabajadores y trabajadoras continuar administrando una empresa cuando el propietario decide irse y cierra la fábrica. “Si quieres ver a un Soviet, dice Sergio, ven a Indorca. Todos ganan el mismo salario, la administración está en manos de un consejo de trabajadores, las cuentas son visibles para todos y las decisiones se toman juntos. Una fábrica de metalurgia recuperada y ocupada por 40 trabajadores y trabajadoras que producen piezas para las empresas básicas de la industria petrolera «.

Luego, en 2015, el EPO fue a Gaviota, la primera gran productora a nivel nacional, reiniciando compartos importantes: buscando soluciones «complementarias» con otras fábricas recuperadas para evitar retrasos burocráticos. Se podría decir que el EPO combina comunicación, motivación y autogestión para combatir «una guerra no convencional desatada por el imperialismo contra Venezuela con armas no convencionales».

La «batalla productiva» comienza después de un primer análisis colectivo de los nudos críticos que paralizan la fábrica. Una vez identificados, se elige el equipo apropiado para actuar entre los grupos de voluntarios de EPO, y en base a criterios de proximidad a la empresa en cuestión. Si, como es el caso en la mayoría de los casos, los voluntarios son ellos mismos trabajadores, solicitarán un destacamento de su empresa para ir a la empresa a restaurar, de lo contrario solicitarán permisos o días festivos o fines de semana. El tiempo de residencia es, de hecho, de cinco a siete días, tal vez en varias ocasiones.

«Acampamos en la unidad de producción con medios improvisados – explica Sergio -, comemos y dormimos allí, dividiendo las tareas y estableciendo de qué son responsables todos para resolver el problema, hasta el resultado final, que obviamente es un resultado colectivo». Desde 2016, EPO ha intervenido en 14 batallas de producción, siempre recuperando la producción al 100%, reparando más de 320 máquinas o herramientas de trabajo. Todo sin financiación, y teniendo que esquivar la indolencia y la burocracia. De hecho, también trae el material faltante sin pedir nada a cambio.

 Entonces, dice Sergio, se realizó en 2016 en la fábrica UPSA La Gaviota de harina de pescado y latas de sardinas, una empresa estatal que había estado paralizada por una falla del horno durante aproximadamente dos años y medio. Los trabajadores iban a la fábrica de la mañana a la noche, pero estaban desmotivados, también porque «una especie de sindicato que paralizaba las decisiones había adquirido poder». En cualquier caso, inconcebible en los países capitalistas, recibían un salario del Estado bolivariano.

Sergio recuerda que, al principio, los trabajadores de Gaviota también miraban con recelo a los compañeros del EPO, llamados por algunos trabajadores activos en la constituyente obrera que quería Maduro. Pero luego, se pusieron a colaborar en el trabajo y la producción volvió al 100%.

Una política, señala Sergio, en línea con la lanzada por Chávez en los momentos más altos de la revolución bolivariana y contenida en el Golpe de Timón. Una línea basada en el desarrollo de las comunas, el control de los trabajadores y la continuación de la lucha por la democratización de la tierra, que Maduro intenta poner en el diapasón con la necesidad de apresurarse para satisfacer las necesidades productivas del país, fuertemente cuestionada por el bloque económico-financiero del imperialismo.

«Como un nuevo impulso y apoyo para la actividad del CPT, dice Requena, hemos propuesto la creación de la Gran Misión de Mantenimiento Soberano en los sectores productivos para construir el estado obrero socialista campesino y municipal». Chávez nos ha dejado una formidable arquitectura económica, social y prospectiva. Depende de nosotros desarrollar los elementos del socialismo en una lógica distinta a la del capitalismo, ganar la guerra económica aumentando la capacidad de producción. La pandemia – agrega Sergio – nos ha llevado a cambiar la forma de trabajo, en estos meses de cuarentena también hemos trabajado desde casa, creando vínculos y desarrollando la comunicación también a nivel internacional «.

 Salud, trabajo y fusil, dijo Maduro a la clase trabajadora. ¿Qué significa esto para EPO? «En vista de las elecciones parlamentarias —responde Sergio—, la situación política en el país debe estabilizarse: contrastando los objetivos del imperialismo y al mismo tiempo multiplicando los esfuerzos para la producción nacional. Ahora y en la post pandemia, la clase obrera unida tiene la tarea de ser una fuerza disuasoria para el imperialismo, pero al mismo tiempo construir una alternativa radical al capitalismo».

 

EPO: Un ejército indoblegable, por TatuyTv

 

_____

Fuente: Resumen Latinoamericano

Frases

 

“Tenemos que unirnos porque el mundo lo acelera todo y sino aceleramos nuestra unidad, ese mundo se viene contra nosotros”

Hugo Chávez
 
 

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº123

 

Descargar

 

Xi Jinping: Tres discursos

 

Descargar