Cuando en la región retornan el neofascismo,  la xenofobia, la misoginia, la homofobia, el racismo, de la mano de gobiernos de ultraderecha, las fuerzas populares (¿progresistas, de izquierda?) debaten sobre el pensamiento crítico y el fin de la antinomia izquierda-derecha, apelando a una nostalgia inmovilizadora y acrítica, mostrando la falta de unidad y también de  proyectos.

¿Cómo se concilia una lucha revolucionaria, patriótica o democrática con el apoyo a la misma de Estados Unidos, donde gobierna la ultraderecha y siendo la potencia que en múltiples ocasiones ha invadido Nicaragua y la ha saqueado sistemáticamente a través de la historia, y que actualmente promueve regímenes neofascistas y de ultraderecha en América Latina?

Muchos pensaron que con el triunfo de Mauricio Macri y la elección de Jair Bolsonaro el pensamiento de Nuestra América caería una vez más en los nefandos extravíos del neofascismo, de la xenofobia, la misoginia, la homofobia, el racismo. Es decir, en el pensamiento reaccionario en todas sus variantes, y que el pensamiento crítico había llegado a su ocaso.

Son las 9:00 am, cuatro defensores mayas guatemaltecos (tres varones, una mujer), nerviosos, un tanto incrédulos, esperan pasar el primer anillo de seguridad, de los varios que resguardan a los presidentes y representantes de estados, reunidos en la XXVI cumbre Iberoamericana, en la ciudad de Antigua, Guatemala.

Bolsonaro, hijo mío, cuando el Sr. dice que Cuba se queda con mi salario yo sólo pienso en las siguientes cuestiones:

Frases

“La mejor defensa es el ataque, ¡la humanidad tiene que ir a la ofensiva!”

Hugo Chávez Frias

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº85

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar