A nadie, viva donde viva, se le escapa que este año que acaba ha sido difícil de transitar. Hemos afrontado luchas de todo tipo, algunas de ellas victoriosas. Como en Venezuela, Bolivia y Nicaragua, con su pueblos bravos demostrando tener altura de miras al enfrentar a sus enemigos de clase y vencer. O en nuestra querida Cuba, que se apresta a entrar con paso firme en el año 59 de una Revolución que durante todos estos años nos ha iluminado y dado fuerzas. O como en Siria, donde pueblo, ejército y aliados internacionales lograron impedir que el imperio y sus enjendros terroristas se hicieran con ese país. O la potentísima demostración reivindicativa del pensamiento y la acción contra el patriarcado logrado en Argentina con la consigna “Ni una Menos” y extendida como reguero de pólvora por el mujerío de todo el continente y el mundo.

Yo sé por qué estuve, sé porque estoy, es posible conservar la dignidad, incluso cuando pareciera que nadie recuerde ya que quiere decir esa palabra.

El Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) no nació de la nada. ¡Nació de la lucha histórica del pueblo brasileño!

Al cierre de esta edición ya pasaron tres semanas de las elecciones y para todo el mundo queda claro el alcance del bochorno en curso. A pesar de todo, el control de este país es demasiado estratégico para que desde el norte respeten una derrota electoral que sienten como propia. De manera que el escenario se encuentra abierto y en pleno desarrollo, aun cuando no alcanza a penetrar en la mayoría de los medios de comunicación internacionales.

En la vida de los pueblos hay situaciones límite. Momentos en los que la paciencia popular y su capacidad de soportar adversidades, aparentemente infinitas, se agotan. Esto sucede cuando el poder establecido extrema abiertamente su crueldad y cierra todas las válvulas de esperanza de una vida mejor para las mayorías.

Frases

“Al imperio no hay que subestimarlo, pero tampoco hay que temerle. Quien pretenda llevar adelante un proyecto de transformación, inevitablemente chocará con el imperio norteamericano”

Hugo Rafael Chávez Frías

Correos del Sur Nº51