En todas las encuestas de esta semana, incluidas las dos de Ibope para Rede Globo, por primera vez Haddad supera a Bolsonaro en la segunda vuelta, con ventajas que van de cuatro a ocho puntos. Lo que complementa ese cuadro es el nivel de rechazo de Bolsonaro, cerca de 15 puntos arriba del de Haddad, un índice fundamental para la segunda vuelta, cuando el voto sería para uno u otro. Se confirma entonces la tendencia que se había dibujado desde que Lula, hace menos de dos semanas, lanzó a Haddad como su candidato. El favoritismo de Haddad en las encuestas se basa también en su tendencia en alza, conforme va incorporando a los electores de Lula, que lo identifican como el representante del expresidente.