Aplastante la derrota infligida el 23 de febrero por el chavismo al gobierno neo fascista de Estados Unidos y sus lacayos del Grupo de Lima. El montaje mediático de lo que se suponía el paso de la supuesta ayuda humanitaria fue una verdadera emboscada que, los enemigos del pueblo venezolano consideraron de antemano, sería letal. Maduro no podría pasar de “el gran día” que invocó la víspera el inefable Pompeo. Pero desde el desangelado concierto de pinochetistas, uribistas, nostálgicos de viejas glorias, o simplemente tontos, organizado por el magnate Richard Branson aquello no mostraba viso de seriedad. Peor aún con la llegada del fantoche secretario general de la OEA Luis Almagro y sus iguales, los presidentes Piñera, de Chile y Abdo, de Paraguay, recibidos por el colombiano Iván Duque, neoliberal y neofascista educado en la escuela del paramilitarismo.  Todos en ropa de yatman y lentes de sol, como quien viene al Caribe de vacaciones. La víspera, Piñera tuiteó, con una seguridad digna de asombro, que estaría el sábado, junto a su colega Duque, repartiendo ayuda humanitaria “al pueblo venezolano”.

Venezuela, su gobierno y su pueblo van de victoria en victoria en un marco para nada favorable y enfrentando nada menos que a Donald Trump y sus secuaces del Cartel de Lima más los furgones de cola que representan la gran mayoría de los países de la Unión Europea.

El Movimiento Independentista Nacional Hostosiano (MINH), deplora la actitud servil del gobierno de Ricardo Rosselló Nevares a lo que es inequívocamente un asalto a la soberanía de la República Bolivariana de Venezuela. La supuesta "ayuda humanitaria" no es más que una provocación y excusa para atacar la soberanía de Venezuela.

Llegó lo que muchos definían como el “día D”, y otros se relamían, allá en Cúcuta o en Miami, pensando que había llegado el “gran momento” en que entraría la “ayuda humanitaria” y el “dictador” y su Revolución Bolivariana se derrumbaría como un castillo de naipes. Parece un mal guión para una película de bajísima categoría pero lo peor es que mucha gente en el mundo, de esa parte de la población que cree religiosamente lo que le cuentan los medios hegemónicos, habían entrado por el aro y se imaginaban que en Venezuela, en cuestión de horas, ese títere infame llamado Juan Guaidó llegaría con todos los honores al Palacio de Miraflores. Finalmente lo que ocurrió es lo que viene sufriendo el imperio y sus aliados frente al chavismo en todas las últimas contiendas, ya sean diplomáticas o amparadas en un belicismo verbal más que irritante: volvieran a fracasar. No pudieron con el pueblo ni el gobierno legitimo encabezado por Nicolás Maduro. Ni en la zona fronteriza con Colombia ni en la que limita con Brasil y menos en la ruta marítima. Tampoco lograron movilizar a esos 600 mil (sic) que había anunciado Guaidó y que se convirtieron este sábado 23F en un pequeño grupo agresivo de malandros a sueldo que montaron algunas pocas pero violentas guarimbas y varios falsos positivos.

La Unión Nacional de Escritores y artistas de Cuba(UNEAC) llamó a la reflexión a renombrados artistas internacionales, que han anunciado su participación en un espectáculo organizado, con el único fin de facilitar la agresión extranjera a Venezuela.

Frases

"Escuchad mi última voz... Os pido... Os ruego, que permanezcan unidos para que no seáis los asesinos de la patria y vuestros propios verdugos..."
          Simón Bolívar

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº96

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar