Este 24 de enero el Tribunal Regional Federal 4 (TRF-4) de Brasil deberá resolver en torno a la condena que sufriera Luiz Inácio Lula da Silva, en primera instancia, a nueve años y medio de prisión por parte del juez Moro. En un Brasil todavía conmovido por el golpe institucional que apartara del Palacio del Planalto a la última presidenta electa del país, Dilma Rousseff, en Porto Alegre se librará una nueva batalla política-judicial que posiblemente defina el mapa electoral del año en curso, visto y considerando que quien fuera dos veces presidente de Brasil encabeza todas las encuestas.