El Movimiento Izquierda Unida, MIU, de República Dominicana, organización popular, democrática y revolucionaria, en el marco de su política de alianza y visión de unidad amplia, diversa y plural; y el Partido Convergencia, de la República de Guatemala, organización con enfoque socialista y plural, en el marco de su visión de lucha por la libertad, la unidad y la democracia para todos, reunidos en un plano de amistad y respeto mutuo; y, valorando la amplia diversidad de expresiones partidarias y corrientes de opinión que se han abierto paso en los escenarios sociales y políticos en este nuevo siglo, que han convertido la capacidad de concertación y unidad como uno los principales mecanismos de la acción política y de victorias, dentro de la lucha de los pueblos; han podido constatar la existencia de enfoques, valoraciones y apreciaciones comunes sobre importantes aspectos de la situación política, económica, social y cultural, en sus respectivos países y a nivel regional y mundial; así como la visión y formas que deben caracterizar a las fuerzas revolucionarias y progresistas en medio de la misma.

"Nos hemos encontrado en este momento bisagra donde el Pueblo tiene mucho que ganar. Ganar en organización, ganar en conciencia, ganar en capacidad de resistencia contra las clases dominantes y el imperialismo. En definitiva, ganar esta elección contra la derecha vernácula".

El Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) cerró su primer Congreso firme en su proyecto revolucionario, fortalecido y listo para futuras batallas contra el modelo neoliberal que tanto daño a hecho al pueblo salvadoreño con la profundización de la pobreza.

El 5 de noviembre de 2005 se producía en Mar de Plata uno de los eventos más importantes para la historia del continente. Alentados por las luchas sociales que conmovían su geografía y recuperando el espíritu soberano, los países del sur del continente confluían para rechazar un enemigo común: el proyecto imperialista del ALCA.

Los intentos de restauración conservadora cuentan con ganar la batalla de las expectativas. Esto es tan importante como vencer en el campo de las transformaciones reales. Todo es política. Lo que pasa y lo que nos imaginamos; lo que es y lo que puede ser. La derecha regional opositora no ha sabido ganar elecciones en lo que va de siglo XXI en aquellos países que optaron por una senda contra hegemónica a nivel mundial. Ni en Venezuela, Brasil, Argentina, Ecuador, Bolivia, en ninguno de esos procesos, la oposición logró vencer en las urnas. La política efectiva de cambios materiales en las condiciones de vida a favor de la mayoría se impuso frente a cualquier relato catastrofista. Los medios dominantes lo han intentando con su narrativa “al borde del precipicio”, con ese tan insistente “todo está mal”. Y hasta el momento, la cosecha es infructuosa. Pierden y vuelven a perder. Pero no cejan en el intento.

Frases

"Escuchad mi última voz... Os pido... Os ruego, que permanezcan unidos para que no seáis los asesinos de la patria y vuestros propios verdugos..."
          Simón Bolívar

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº98

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar