No hay duda que estar en los zapatos del Presidente de la República es una tarea muy compleja y sobre todo por los términos de riesgos para el futuro del país. Las decisiones de carácter estratégico que él tome hoy en materia de política exterior, sin duda alguna repercutirán en el destino de la sociedad – nación en las próximas décadas. Y esto no es de poseer un ciego entusiasmo de que si EEUU están en declive y que pasado mañana el modelo capitalista neo-liberal o post neo-liberal será sustituido por la multipolaridad. Que si el sino (chino)-centrismo ya sustituyó a la prevalencia norteamericana y si esa bipolaridad 2.0 es la que le traerá al sistema internacional un orden con nuevas reglas superando a las existentes o a las que surjan de la nueva multipolaridad de la que tanto se menciona ya o más bien si esta generará una mayor anarquía en el planeta.

México vive, de acuerdo con su presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO, para los medios y la gente) la Cuarta Transformación, la 4T. Ello es así de acuerdo con la visión del presidente electo el año pasado con el 53 % de los votos y que hoy cuenta con el 70 % de aprobación de acuerdo con las encuestas que la oposición no desmiente, aunque lógicamente lamenta.

La última encuesta de la firma M&R arroja cifras incontestables que confirman lo que ya se conoce en las calles y comarcas del país, que el Frente Sandinista ha recuperado sus niveles de hegemonía política previos al fallido golpe de abril-junio del año pasado mientras que la oposición golpista se hunde en el pozo de la irrelevancia histórica.

En Nicaragua sigue brillando el sol sin declinar un ápice, tal y como lo constató el gran Rubén Darío. El turismo se recupera, la producción agropecuaria sigue aumentando, los programas sociales no se paran, Managua acoge a los parlamentarios de la región y las escuelas se aprestan a celebrar septiembre, el mes de la patria. Mientras tanto, en Washington, los herederos de Stroessner, Videla y William Walker pasan grandes apuros para poblar de nombres una comisión injerencista de la OEA que todos sabían de antemano sería rechazada por el Gobierno.

Guatemala, en el balotaje de ayer, decidió mayoritariamente por abstenerse, mientras que sólo el 18% del padrón electoral le otorgó la victoria al conservador Giammattei.

Frases

"Quien realmente vive no puede no ser ciudadano, no tomar partido. La indiferencia es apatía, es parasitismo, es cobardía, no es vida. Por eso odio a los indiferentes".

Antonio Gramsci

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº106

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación 

 

Descargar