2019 es año de elecciones. Se cumplirán 30 años del triunfo de Carlos Menem y de la llegada del peronismo al poder luego de la dictadura militar (1976-1983). Hoy el peronismo no es el de 1989, que llegó unificado luego de una disputada interna, sino un universo fragmentado y oscilante. Un espacio que todavía no sabe donde colocar sus recursos identitarios y sus capitales políticos electorales. Si ubicarse en un centro amigable que surfee entre la globalización y el mercado interno o plantarse en el territorio resbaladizo de la izquierda argentina y pensar su mundo desde la legitimidad de lo nacional y de sus mercados internos. Pero no solo el peronismo tiene ese dilema, también lo tiene CFK quien, en caso de presentarse, no deja de leer cómo el macrismo, pese a sus magros y malos resultados económicos, construyó una legitimidad cultural significativa. CFK está ante una cuenta electoral diferente. Sabe que para disputar tiene que tensionar su núcleo progresista.

La acción política no es mala per se, sino el resultado del uso o abuso de ese poder.

Hoy es 13 de enero y no ha ocurrido nada de lo difundido en las redes sociales y la oleada de rumores sobre lo que sucedería el jueves 10, colapso social, cierre de negocios, los escasos intentos de montar guarimbas no pudieron desarrollarse, y la hecatombe diplomática que esperaban, parece contenida con el ultimatum que les dio el gobierno venezolano a los países del grupo de Lima en respuesta a su insolente declaración contra nuestro país, y que encontró reacciones positivas de cuatro países que desconocieron parcialmente el acuerdo de Lima.

Luego de tres mandatos consecutivos, Evo Morales buscará revalidar nuevamente el puesto como presidente del pueblo boliviano. Y a poco menos de un año para las elecciones presidenciales en Bolivia, cabe preguntarse qué cambios separan al país hoy respecto del que recibió el dirigente cocalero en el año 2006.

Todavía brillan las lucecitas de las fiestas decembrinas en las calles de Caracas y la Cruz del Ávila sigue iluminando las noches de la Navidad venezolana, una de las más largas, dicen, de cuantas en América se celebran.

Frases

"Al imperio no hay que subestimarlo, pero tampoco hay que temerle. Quien pretenda llevar adelante un proyecto de transformación, inevitablemente chocará con el imperio norteamericano."

Hugo Chávez

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº87

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar