Según todos los indicios públicos disponibles Andrés Manuel López Obrador ganará las elecciones del próximo 1 de julio. Pero eso no quiere decir que se convierta en Presidente de la República. Vencer en los comicios es condición necesaria pero no suficiente. El establishment tiene infinitos recursos para torcer la voluntad ciudadana.

Con una holgada victoria, el presidente Nicolás Maduro, logró su reelección en un escenario dramático, de guerra económica, con un pueblo carente de alimentos, medicinas, transporte público, dinero en efectivo, con la impunidad de una galopante corrupción, y atemorizado por las amenazas de intervención extranjera.

El presidente Maduro ha planteado que lo estamos haciendo mal y hay que comenzar de nuevo. Más de 6 millones de venezolanos consideran que él debe seguir gobernando. También se han electo gobernadores, alcaldes… Para comenzar de nuevo, falta cambiar el Consejo de Ministros. Esas figuras que tienen 18 años de un lugar a otro, deben salir.

Desde el inicio, y recogiendo la demanda de unidad del electorado progresista, el candidato de Colombia Humana le tendió la mano a Fajardo y a De la Calle para forjar una alianza de todas las fuerzas que representan la aspiración de profundización democrática y el universo simbólico del progresismo, la paz y los derechos sociales.

Recordamos que cuando el gobierno se muestra incapaz de atender las demandas de los gobernados, la  crisis económica y social deviene en crisis política.

Frases

“La integración caribeña latinoamericana es la única manera de salvar a nuestros pueblos de la hegemonía imperialista”

Hugo Rafael Chávez Frías

 Cuadernos para la Emancipación

Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar

Correos del Sur Nº67

 

Descargar