Fueron días de torbellino para los seguidores de Fernando Haddad, el candidato del Partido de los Trabajadores y de Lula da Silva, y de idas y venidas en la campaña de Jair Bolsonaro, el candidato de ultraderecha que venía con una larga ventaja desde la primera vuelta.

Por fin se hace público un borrador del Proyecto para la nueva Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.  Contiene normas excelentes, pero ya en su artículo 1 el Proyecto  incurre en grave omisión al proponer sólo: “Son condiciones irrevocables e irrenunciables de la nación venezolana, la libertad, la soberanía, la independencia, la integridad territorial, la autodeterminación nacional y la doctrina de Simón Bolívar, el Libertador, como fundamento de su patrimonio moral y sus principios de libertad, igualdad, justicia y paz internacional”.

Hoy se decide una de las elecciones de mayor trascendencia en la América Latina contemporánea, cuando se plantea abiertamente la disyuntiva Democracia-Fascismo con las candidaturas de Fernando Haddad y Jair Bolsonaro. Por la influencia de Brasil en la región cualquiera sea el resultado gravitará en la política continental, para bien o para mal.

El golpe de Estado de la derecha terrorista en Nicaragua fracasó cuando sus vándalos asesinos contrarrevolucionarios, vagos y similares fueron desalojados entre finales de junio y mediados de julio, de todas las ciudades y lugares que habían secuestrado y destruido.

Hace 6 años ya, el 20 de octubre del año 2012 el Comandante Chávez desarrolló, en una alocución conocida como Golpe de Timón, un conjunto de orientaciones para la construcción del Socialismo Bolivariano del Siglo XXI. Una de esas orientaciones consistió en reafirmar el carácter esencialmente democrático de nuestro proyecto revolucionario, diferenciándolo claramente del modelo totalitario y de control de la sociedad en el que derivó la experiencia socialista de la Unión Soviética. En su mensaje de aquel día, Chávez deja para la posteridad su concepción del Socialismo:

Frases

“No es entonces mera retórica nuestra bolivarianidad. No. Es una necesidad imperiosa para todos los venezolanos, para todos los latinoamericanos y los caribeños fundamentalmente, buscar atrás, buscar en las llaves o en las raíces de nuestra propia existencia, la fórmula para salir de este laberinto”.

Hugo Chávez Frias

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº85

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar