Voto para que mi fe me permita seguir siendo instrumento de su verdad: una revolución etérea vital como el maíz para los dioses

Estas elecciones regionales son incomparables con tantas anteriores por muchas variables. Factores como la gestión y el desempeño en términos individuales de tal o cual gobernador, o de tal o cual candidato en pasado o presente, han pasado a un quinto o sexto plano. Un país que sometido a una situación de hostigamiento y asfixia económica, no puede ir a las urnas en normalidad acompañado del típico cántico fiestero de "hoy ganá Venezuela".

El tiempo ha vuelto a estirarse como pantano. El cotidiano son los precios que suben, los sueldos más flacos, los antibióticos que no aparecen, los billetes que escasean, la liturgia de campaña demasiado idéntica a sí misma. Los días ya no están comprimidos, a punto de estallarnos en la cara.

Un nuevo desafío pone a prueba la unidad del PSUV y el Polo Patriótico, en una nueva elección a nivel regional, la maquinaria política de los bolivarianos, trabaja para lograr una mayoría de estados, lo que se sumaría la victoria en la elección de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) con más 8 millones de votos, logrando con su mandato constitucional, una salida de paz y de violencia. Este domingo 15 de octubre, marcara un nuevo desafío, ante una crisis económica y de medicamentos, parte de una campaña sucia de los empresarios y que han apostado a la crisis y a la violencia, para crear en los comicios una mayoría de abstención, como lo realizaron en la elecciones de la Asamblea Nacional (AN).

Con una dinámica fulgurante le hemos dado la vuelta entera a Miranda varias veces en los últimos meses. Hemos acompañado a Héctor Rodríguez en la aplicación de un novedoso método de hacer política: sentarse a escuchar a la gente en lo más profundo de las comunidades, sobre el territorio, adentro de sus casas. De primera mano ha logrado escuchar sus problemas, dificultades, anhelos y palpar el esfuerzo de este pueblo mirandino, que es por lo demás abnegado, trabajador y estudioso. Solo en esta interacción directa y afectuosa se puede ver el brillo de los rostros, el ánimo de la gente que con gallardía va resistiendo y resolviendo todas las dificultades.

Frases


"Nunca pensé que poner un plato de comida en la mesa de un pobre generaría tanto odio de una élite que se harta de tirar comida a la basura todos los dias"

Lula Da Silva

Correos del Sur Nº46