El XIX Congreso Nacional del Partido Comunista de China (PCCH), que se celebró entre los días 18 y 24 de octubre de este año, fue un acontecimiento trascendental no solo para el pueblo chino sino para todos los pueblos que luchan por su liberación nacional y su libre determinación; por la construcción de un mundo mejor y por el mantenimiento de la paz en el planeta.

¿Hasta dónde llegan las tramas de corrupción? Por el momento existen especulaciones, disparos cruzados en redes sociales entre dirigentes, la sospecha de que ni Del Pino ni Martínez son la parte más alta de redes poderosas y ramificadas que no solamente abarcan las áreas del petróleo y las importaciones.

Detrás de cada puerta hay un mundo con nombre y apellido que necesita medicamentos, cemento, ladrillos, pisos, operaciones médicas, sillas de rueda, comida, techos, heladeras, pañales, trabajo, dejar de inundarse. Las conversaciones son breves, las imágenes quedan quemadas en los ojos: una anciana doblada en una cama aliviada por un ventilador, una chica embarazada con un niño en brazos que debería caminar pero no lo logra, un viejo en la puerta de su rancho, machete en mano, chimo en boca, unas hectáreas sembradas, silencioso.

Me resulta difícil emitir una opinión determinante sobre las recientes elecciones en Chile, mucho menos pensar, en este momento, -tras solo cinco días después de realizados los comicios- en qué es lo más correcto hacer en la segunda vuelta. Mi doble condición de chileno y venezolano que vive en Venezuela hace que esa definición sea más complicada.

El estado venezolano ha iniciado una verdadera cruzada contra la corrupción, cuyo éxito es vital en esta coyuntura para la continuidad del proyecto socialista contemplado en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Si prevalece este flagelo, la corrupción, no podremos alcanzar la estabilidad económica y política que necesita el país. Se ha dicho en otras oportunidades: el reformismo; y como parte integrante de esa desviación ideológica, la corrupción practicada por funcionarios del gobierno revolucionario, pueden hacer más daño al proceso que los intentos de golpe de estado del imperialismo y sus aliados.

Frases

“La integración caribeña latinoamericana es la única manera de salvar a nuestros pueblos de la hegemonía imperialista”

Hugo Rafael Chávez Frías

Correos del Sur Nº62