El debate en torno a la reelección presidencial en América Latina ha cobrado fuerza en los últimos años. Desde distintos ámbitos académicos se han explorado alternativas argumentativas en torno a este debate álgido en los sistemas políticos latinoamericanos.

Cuando asumí la responsabilidad como embajador de nuestro país ante la Organización de Naciones Unidas, lo hice con un alto sentido del deber y compromiso con la defensa y promoción de los más sagrados intereses de nuestra Patria y nuestra Revolución.

Hace tres días vi en Telesur en un programa informativo, un especial sobre los bancos en Europa y Estados Unidos, que concluía que pese a todas las dificultades que pueden haber en un país, los bancos nunca pierden.

Se cierra el telón y apostando a la política, a la inteligencia y a la estrategia, Maduro logró neutralizar al prospecto del golpe de color en Venezuela, sin mayores costos políticos salvo los aburridos comunicados del Departamento de Estado y del Grupo de Lima. También consumidos por su propio agotamiento buscan hacer valer sus derechos sobre su inversión (perdida).

En el marco de este anuncio, informó la creación de una comisión presidencial, dirigida por el vicepresidente de la República Tareck El Aissami para el refinanciamiento y la reestructuración global de todos los pagos externos de Venezuela, que funcionará a partir de este viernes 3 de noviembre. La medida no es del todo sorpresiva. Ya el Gobierno venezolano venía trabajando en diálogo con la Federación Rusa, y fue publicado por Forbes el anuncio de un acuerdo saludable entre ambas partes para la reestructuración de la deuda con ese país.

Frases

“Al imperio no hay que subestimarlo, pero tampoco hay que temerle. Quien pretenda llevar adelante un proyecto de transformación, inevitablemente chocará con el imperio norteamericano”

Hugo Rafael Chávez Frías

Correos del Sur Nº56