La votación de ocho millones 89 mil que obtuvieron el Psuv y sus aliados es la más alta alcanzada por esas fuerzas desde la primera elección presidencial de Chávez. Fue algo excepcional y, según versión de dirigentes del chavismo, por las razones que explican, pudo ser hasta de 10 millones. Surge una primera pregunta, ¿Por qué votó tanta gente? ¡Y habría que sumar las diversas cifras suministradas por los opositores!

Después que algunos vecinos abrieron un canal a cada una de las tres barricadas que impedian el acceso al edificio donde vivo, fue posible que saliera a votar. Lo hice al mediodía, la mesa No 1 estaba muy concurrida, con colas afuera, y en un salón de clases, los electores plenaban las sillas de espera, pero en la No 2 apenas había gente en espera, y después que voté me dijeron "es que aquí ya votó mucha gente", les pregunté ¿cuántos? "Un poco mas de 200".

Yo no comparto las reglas de la representación electoral en España y, sin embargo, ejerzo mi derecho a votar. De ninguna manera se me habría ocurrido hablar de fraude ni de dictadura a pesar de que la proporcionalidad electoral no exista. Cada voto en España, según el lugar donde votes, vale diferente. Pero esto no quiere decir que España tenga un régimen totalitario. La democracia está vigente desde hace décadas,  aunque podamos cuestionar la matemática electoral.

El proceso electoral qué vivió hoy Venezuela y sus resultados cuantitativos muestran claramente un triunfo del chavismo, qué además tiene un poderoso correlato en lo político y en lo simbólico.

El mundo no se acabó el 30 de julio, y Venezuela tampoco, pese a que la campaña contra la Asamblea Nacional Constituyente tuvo en el presidente estadounidense Donald Trump a su comandante en jefe, secundado por varios injerencistas e intervencionistas regionales y mundiales de segunda línea. Y posiblemente esta elección abra la posibilidad de construir un acuerdo negociado entre gobierno y oposición con una visión de coexistencia entre las partes.

Frases


"Nunca pensé que poner un plato de comida en la mesa de un pobre generaría tanto odio de una élite que se harta de tirar comida a la basura todos los dias"

Lula Da Silva

Correos del Sur Nº46