Los candidatos a las presidenciales colombianas del 25 de mayo cerraron sus campañas entre dos noticias polares, los avances del proceso de paz y el escándalo de espionaje que involucró al candidato por el Centro Democrático, Oscar Ivan Zuluaga.

El discurso de la gobernabilidad fue acuñado a mediados de los años 70 del siglo pasado por la Comisión Trilateral, en la que participaban reconocidos cientistas sociales de orientación conservadora (entre ellos, el politólogo Samuel Huntington).

Las elecciones panameñas realizadas este 4 de mayo parecen tener un mensaje claro: el gran perdedor es el presidente saliente, Ricardo Martinelli, y su nómina, que la gente interpretó como reeleccionismo disfrazado, encabezada por José Domingo Arias y la “primera dama”, Marta Linares de Martinelli. Ese voto castigo se expresó a través de Juan Carlos Varela, el candidato opositor, más moderado y conservador, pero cuya campaña se centró en el problema de la moralidad pública frente a la corrupción rampante y los métodos gansteriles de Martinelli. Con el 89% de los votos escrutados, Varela obtuvo el 39% de los votos frente al 31.75% del candidato oficialista J. D. Arias.

Panamá es el país más joven de la América hispana. Apenas tiene 110 años. Se independizó de España como parte del Virreinato de Nueva Granada, pero siguió perteneciendo a ésta –y después a Colombia– hasta su formal constitución como estado independiente en noviembre de 1903.

“En la última década, el modelo mexicano de apertura liberal, integración con los Estados Unidos y libre comercio tuvo un de-sempeño extraordinariamente peor que el de Brasil.” La constatación es de uno de los más importantes analistas brasileños, José Luis Fiori, y aparece en un artículo publicado esta semana en el periódico de economía Valor.

Frases


"Nunca pensé que poner un plato de comida en la mesa de un pobre generaría tanto odio de una élite que se harta de tirar comida a la basura todos los dias"

Lula Da Silva

Correos del Sur Nº46