Estamos percibiendo un nuevo escenario en Brasil. Una hipotética tercera vuelta de las elecciones, representada en la composición de una mayoría, en la búsqueda de lograr la gobernabilidad para este nuevo período, dando paso al concepto de presidencialismo de una nueva  coalición. Tal concepto seria la llave en la política brasileña - si fuera observado sin sentido crítico - porque entra como parte de las fantasías neo institucionalistas. Si fuera analizado por su naturaleza sustantiva, se revela la posición de gobierno, el cual hace campaña al lado de 10 partidos, aunque esconda en su propuesta, la defensa de conceptos oligárquicos en los programas de Televisión y Radios.

Las recientes elecciones en Uruguay confirman la tendencia del electorado en América Latina y el Caribe(ALC) a votar por la continuidad de los gobiernos antineoliberales, como hemos podido comprobar este año en El Salvador, Bolivia, Brasil y ahora en la patria de José Artigas. Desde 1998, año de la primera elección de Hugo Chávez, hasta la fecha, ni uno solo de ellos ha sido removido electoralmente. Únicamente apelando al golpe de Estado las oligarquías aliadas a Estados Unidos han podido derribar a los más débiles: el de Manuel Zelaya en Honduras y el de Fernando Lugo en Paraguay; procedimiento también intentado infructuosamente en Venezuela(2002), Bolivia(2008) y Ecuador(2010).

El carácter del sujeto histórico de la revolución boliviana y los aciertos que ha tenido junto a Evo Morales, quien lo sintetiza objetiva y subjetivamente en todos los planos, además del manejo adecuado de su doble condición: “dominante” y “dirigente”, explica las victorias y conquistas que se han obtenido hasta ahora y facilita, por tanto, la identificación de los grandes desafíos que tiene el proceso de cambio en este momento de irradiación o expansión hegemónica.

“Los resultados se acatan, se respetan", dijo Luis Lacalle Pou tras conocer las proyecciones de las principales consultoras que daban cuenta del contundente triunfo de Tabaré Vázquez.

La escena política argentina es volátil, movediza; pero hay una escena. También hay un drama político en curso. ¿Qué hacer cuando no hay un sucesor propio, confiable, apegado al proyecto primigenio y en curso? El drama político de querer y no poder. Tenerlo todo, pero sin fortuna para torcer los acontecimientos. 

Frases

“La mejor defensa es el ataque, ¡la humanidad tiene que ir a la ofensiva!”

Hugo Chávez Frias

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº85

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar