1) Dos fatales enfermedades acechan nuestros procesos políticos: el endeudamiento, que invita a creer que lo prestado no ha de pagarse nunca, y los juegos cambiarios, que tientan a multiplicar dinero cambiándolo de categoría.

El domingo 1° de junio, con la presencia de más de 6000 invitados, en una sesión solemne y pública, el Parlamento salvadoreño instaló en la Presidencia de la República al ex comandante guerrillero Salvador Sánchez Cerén, candidato del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

Con poco más de 50 por ciento de los votos y una abstención un poco menor que la primera vuelta, Juan Manuel Santos logró religirse presidente de Colombia. La polarización en la recta final reveló cómo el tema de la paz y de la guerra fue finalmente el central en las más reñidas elecciones colombianas.

Por estas horas, en Colombia las FARC han declarado el cese de fuego unilateral y los dos candidatos presidenciales, el actual mandatario Juan Manuel Santos y Oscar Zuluaga –que manifiesta la visión del senador Alvaro Uribe–, expusieron sus diferencias y visiones del proceso de paz que se desarrolla en La Habana y, también, claras referencias a los sectores económicos y sociales que cada uno representa o dice expresar.

Por razones estrictamente personales, escribiré un artículo corto comentando de manera críptica el texto de Temir Porras: '¿Qué hacer en esta etapa de la Revolución?' [1]:

Frases

"Cuando un pueblo despierta, se llena de coraje y decide ser libre, jamás podrá ser derrocado"

Hugo Chávez Frias

Correos del Sur Nº76

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación

Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar