En una coyuntura de movilización social y con el casi 60% de abstención, el presidente Santos y el urubista Zuluaga irán a segunda vuelta. Buena actuación de la izquierda, que superó el 15%. ¿Es suficiente que Santos insista en la paz para que el movimiento popular le de su apoyo?

Si hay que hablar de un ganador en las elecciones en Colombia, esa es la Abstención, ya que más del 60% de los colombianos y colombianas decidieron darle la espalda a unos comicios en que los dos principales candidatos (precisamente quienes pasan a una segunda vuelta) representan a la derecha y a la extrema derecha. Tanto Juan Manuel Santos como Ivan Zuluaga son parte del mismo Sistema que viene malgobernando Colombia desde hace décadas, y sus cantos de sirena no engañan tan fácilmente al electorado.

“Nuevas reformas futuras que frenen la dispersión en los partidos políticos, que terminen con la abyecta trampa del voto preferente, que limiten el tope de financiación de las campañas y que detengan las escisiones de quienes pierden las batallas internas en las colectividades existentes, seguramente deberán estar en la primera línea de propuestas que le devuelvan aire a la maltrecha e históricamente corrupta democracia nacional”.

Desplegando una política audaz y a contrapelo de las hegemonías mundiales; subvirtiendo las “formas” institucionales aprovechando el profundo descrédito en el que habían caído esas mismas instituciones en el giro del siglo y en medio del estallido del 2001 para devolverles una legitimidad perdida; rescatando lenguajes y tradiciones sobre las que el paso del tiempo y las garras de los vencedores habían dejado sus marcas envenenadas; ejerciendo, con fuerza anticipatoria, una decisiva reparación del pasado que habilitó, en un doble sentido, un camino de justicia y una intensa querella interpretativa de ese mismo pasado que tan hondamente había marcado un tiempo histórico rescatado del ostracismo, Néstor Kirchner rediseñó, hacia atrás y hacia adelante, la travesía del país. Conmoción e interpelación.

Después de cinco años de una de las más fuertes líneas de neoliberalismo económico impuestas en Panamá por el gobierno de Ricardo Martinelli, el triunfador en las recientes elecciones presidenciales, Juan Carlos Varela del Partido Panameñista, apuesta por solo endulzar aristas de ese sistema.

Frases

"Cuando un pueblo despierta, se llena de coraje y decide ser libre, jamás podrá ser derrocado"

Hugo Chávez Frias

Correos del Sur Nº76

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación

Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar