El anuncio del Presidente sobre su deseo de cambiar el papel de las Fuerzas Armadas disuelve la barrera entre la seguridad interior y la defensa nacional. Si la sociedad no detiene a Mauricio Macri, la decisión oficial cambiará la vida de la Argentina para siempre. Y arruinará, inclusive, la vida de los propios militares. Una desgracia, porque la Ley de Defensa Nacional fue promulgada en 1988 por Raúl Alfonsín y garantizó 30 años donde cada quien hizo solamente lo que le correspondía. 

Macri abrió las compuertas que llevan hacia México. En 2006 el presidente Felipe Calderón sumó a los militares a la lucha contra el narcotráfico. Los muertos por la guerra entre los narcos y la guerra militar antinarco, a los que se añaden los asesinatos por otros crímenes, llegaron a 234 mil entre 2006 y 2017. Son datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía y del Sistema Nacional de Seguridad Pública de México. Primera aclaración: el problema del narco en la Argentina no tiene nada que ver con el de México. Los cuates tienen del otro lado de su frontera norte –3100 kilómetros con los Estados Unidos– la mayor demanda de droga del mundo. Antes, de cocaína. Ahora también de opioides y drogas sintéticas. Segunda aclaración: la participación militar produjo más muertes pero no solucionó el problema del narco.

Otro argumento del Gobierno es que las amenazas no vienen solo de Estados extranjeros sino de agentes extraestatales. Es una verdad parcial, porque siempre hay Estados detrás. Los especialistas discuten, por ejemplo, el papel de Qatar en el sponsoreo del terrorismo en el Medio Oriente y fuera del Medio Oriente. Pero incluso si no se tratara de Estados, habitualmente los ataques no usan armamento militar. Las Torres Gemelas fueron derruidas y miles de personas fueron exterminadas con el uso de suicidas y aviones civiles robados y desviados de su ruta. El grupo de Al Qaida no tenía ni pistolas. Los que planifican atentados en Europa usan como arma también a suicidas bien entrenados que a su vez utilizan cuchillos para matar o camiones para masacrar turistas mientras pasean por Londres o Niza.

En términos biológicos es cierto que los actuales militares argentinos no tienen responsabilidad alguna en los crímenes de la dictadura. Un general de 55 años tenía 13 años en 1976.

Pero la historia trasciende la biología. A la Argentina le fue mal cuando militares estadounidenses y franceses impartieron la Doctrina de la Seguridad Nacional según la que, en síntesis, el enemigo estaba adentro y había que combatirlo con el mismo método que los colonialistas franceses aplicaron contra los insurgentes de Argelia: la tortura como fuente de inteligencia y el asesinato como método de solución final.

La democracia argentina, con el acuerdo de radicales y peronistas en materia de seguridad interior y defensa nacional, construyó una nueva legalidad. No es que los militares considerados individualmente sean adictos a la represión interna. Las instituciones se basaron en esa doctrina y en esa práctica y el resultado fueron miles de muertos y desaparecidos. Por la derrota militar en la aventura de Malvinas, el peso de los organismos de derechos humanos y el avance de la conciencia democrática, los argentinos tuvieron la Conadep, el Nunca Más, el Juicio a las Juntas, los Juicios de la Verdad y el proceso de Memoria, Verdad y Justicia. También quisieron, supieron y pudieron separar a las Fuerzas Armadas de funciones internas y de funciones externas no castrenses. Como sociedad, evitaron la recaída. Para pensarlo en términos de adicción, lo que empezó como una reducción de daños terminó con un cambio profundo. 

Ahora Macri abre otra vez el camino del desastre. Un camino que estaba sabiamente cerrado. Y sin motivos ni argumentos reales, nos lleva a la guerra. Como Calderón, que liquidó su propio partido conservador, el PAN, Macri está emprendiendo la senda de un suicida. El riesgo es que, como se trata de un presidente, el suicidio arrastraría a millones de argentinos que tienen cero gana de morir.  

 

          

Fuente: Página12

Frases

"Cuando un pueblo despierta, se llena de coraje y decide ser libre, jamás podrá ser derrocado"

Hugo Chávez Frias

Correos del Sur Nº76

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación

Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar