El proceso de restauración conservadora en Ecuador ha tenido particularidades que lo diferencian de las elecciones argentinas y del golpe en Brasil. Porque en Ecuador se ha dado por un mecanismo perverso de reversión de un gobierno elegido para dar continuidad al gobierno de Rafael Correa.