Era una tradición que todo nuevo presidente de Argentina y de Brasil empezara su mandato visitando al presidente del país vecino. Sin embargo, la relación entre los dos países cambió realmente cuando Lula y Néstor Kirchner, recién elegidos, abrieron una nueva etapa en el vínculo entre Argentina y Brasil.