Si bien este no es el peor momento de nuestra historia, lo cierto es que quizá no haya habido otro generador de tanto desconcierto, o sea, tan anómico. El desguace del Estado de derecho después de 35 años no es cosa de abogados, sino algo que produce una creciente desorientación general.