Vivimos en una democracia liberal y en ella, el voto es el que decide quién gobernará el país. Sin importar los doce años de gobierno kirchnerista, que sacaron al país de la enorme crisis del 2001-2002, con medidas de distribución de la renta, defensa de los derechos humanos, leyes de protección de género, etcétera, etcétera, la ciudadanía argentina decidió este domingo que el próximo presidente será Mauricio Macri, a la cabeza de un conglomerado conservador Cambiemos. Macri es un empresario conservador y neoliberal, que tras presidir el club Boca Juniors, ha sido por ocho años el jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Todos estos elementos indican que, si Macri logra un triunfo el domingo, Argentina se convertirá en la punta de lanza de Estados Unidos para erosionar la independencia regional impulsando desde el sur una reedición de las conocidas “relaciones carnales” de los `90.

¡Pueblo que me escuchas! ¡Vota por nosotros! ¡Haremos lo que prometemos porque ya lo hicimos una vez! ¡A la segunda va la vencida!

Votar por la derecha es políticamente incorrecto pues, citando a un tipo de la misma derecha socialdemócrata, Fernando Savater, la política es un acto de integración social, un acto donde confluyen las aspiraciones sociales. Es decir, el interés de la gente es el principio fundamental de la política.

Cuando aun falta un año para que se efectúen las elecciones presidenciales en Estados Unidos, ya se considera que éstas serán las más caras de toda su historia, con un gasto que superará los 6 500 millones de dólares.

Frases

“Una revolución solo puede ser hija de la cultura y de las ideas.”

Fidel Castro

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº86

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar