Todo parecía redondo: los gobiernos “populistas” serian un breve paréntesis en el continente, a contramano de las corrientes globales. En la derecha y en la ultra izquierda, el análisis estaba listo: “fin de ciclo” de los gobiernos antineoliberales.