El riesgo de liquidar derechos laborales es inminente en Ecuador. En el Consejo Nacional del Trabajo (CNT), empresarios y “sindicalistas” han acordado las primeras tres medidas de flexibilización laboral. El escándalo se volvió nacional, de modo que hasta el Frente Unitario de Trabajadores (FUT), que ha permanecido coqueteando con el gobierno de Lenín Moreno y es otra de las fuerzas que ha apuntalado la “descorreización” de la sociedad, ha tenido ahora que salir para anunciar una huelga nacional y rechazar la reforma laboral en marcha, impulsada por la elite empresarial más retardataria del país. Otras organizaciones de trabajadores como los eléctricos igualmente han convergido en el mismo rechazo. Y es amplia la reacción entre los colectivos ciudadanos. Pero la división en el movimiento de los trabajadores persiste y es una debilidad para la acción colectiva.

Los alimentos, el agua y la energía son factores esenciales para la vida, por tanto, quien los controle tendrá poder en el mundo. Así lo entienden las corporaciones transnacionales, que no cesan en desplegar sus garras y para ello usan todos los medios a su alcance.

 

La subsecretaria de Asuntos Hemisféricos del Departamento de Estado (EE. UU.), Kimberly Breier, visitó Argentina entre el 9 y el 12 de mayo. Según información oficial, el objetivo fue el de profundizar la cooperación “en materia de promoción de la gobernabilidad democrática, combate del terrorismo y el delito transnacional de alto nivel, y fomento del comercio libre, justo y recíproco”.[1] La agenda incluyó reuniones con altos funcionarios del Gobierno argentino, como el ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Faurie; el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el secretario para Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo; la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich; el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne; y el Secretario de Energía, Gustavo Lopetegui. También se reunió con la embajadora de Venezuela en Argentina designada por Juan Guaidó.

En su peculiar manera de expresarse, el presidente brasileño Jair Bolsonaro anunció el viernes 10 que esta semana podrá traer para el gobierno y, en consecuencia, al país, un ‘tsunami’. No dio ninguna pista de cuándo, cómo y dónde aparecería la ola devastadora, pero aseguró que su gobierno sabrá enfrentarla. 

¿Cómo es posible que tantas personas –mandatarios, exmandatarios, empresarios, políticos, congresistas y otros– estén involucrados con hechos de corrupción, relacionados con la empresa constructora brasileña Odebrecht, responsable, según las últimas investigaciones, de coimas de dinero y de sobornos de gran envergadura?

Frases

"Creo en los poderes creadores del pueblo"
          Aquiles Nazoa

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº99

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar