¿Qué es lo que puede proponer la derecha latinoamericana a nuestros países? ¿Por qué se ha empeñado y sigue empeñándose tanto en retomar o mantener el control de los gobiernos? ¿Qué es lo que puede presentar en las elecciones de octubre de este año en Argentina, Uruguay y Bolivia?

Han sido solo 48 horas, pero cada minuto de cada una de ellas se quedará para siempre en los mejores recuerdos de Jair Bolsonaro, el ultraderechista presidente brasileño. Al menos esa fue la impresión transmitida por él durante su visita oficial a Washington, la primera que realiza a un país extranjero desde que asumió el sillón presidencial.     

Entre 1961 y 1972 Ecuador suscribió 9 acuerdos con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Aunque tuvieron algunos condicionamientos, no alcanzaron la profundidad ni la significación de las 16 cartas de intención suscritas entre 1983 y 2003, porque para esta segunda época -como ocurrió con los otros países latinoamericanos-, los condicionamientos del FMI habían cambiado, ya que a la entidad le interesó asegurar tanto el pago de las deudas externas de la región, como la sujeción de América Latina al capital transnacional y, además, a la visión exclusivamente neoliberal en auge por aquella época.

Un dicho popular asegura que la historia tiende a repetirse. Esto se observa en la constante ofensiva militar, económica y mediática contra Venezuela por parte de Estados Unidos, promoviendo desesperadamente a Juan Guaidó como el “mesías de la democracia” y reconociéndolo como presidente legítimo. O en las medidas antipopulares del gobierno de Mauricio Macri en Argentina,  en las constantes amenazas y atropellos al Tratado de Paz por parte Duque en Colombia, que recuerdan a las épocas sangrientas de Álvaro Uribe, solo para nombrar unos pocos ejemplos. En el contexto ecuatoriano, la llegada de los préstamos por parte de entidades internacionales como el FMI representan, simultáneamente, la llegada de medidas neoliberales, un fenómeno ya conocido en el país tras el feriado bancario de 1999.

En el contexto de una ardua disputa geopolítica mundial, la coyuntura regional muestra un protagonismo de la persecución mediante el poder judicial a los principales liderazgos populares, acompañada por el rol fundamental de los medios masivos de comunicación y servicios de inteligencia.

Frases

"Escuchad mi última voz... Os pido... Os ruego, que permanezcan unidos para que no seáis los asesinos de la patria y vuestros propios verdugos..."
          Simón Bolívar

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº96

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar