1 Que los gobiernos de países donde se ha impuesto la extrema derecha, radicalmente opuesta a los cambios sociales y económicos, violadora permanente de los derechos humanos en Latinoamérica, como ocurre con los que actualmente dirigen los destinos de Brasil y Paraguay, o como el de Argentina que representa agresivas políticas neoliberales, se acuerden para impedir que Venezuela asuma la presidencia pro témpore de Mercosur, uno lo entiende. Hacen lo que tienen que hacer: marchar en sentido contrario a la historia para garantizar la supervivencia de anacrónicos privilegios. Lo cual -repito- es comprensible y confirma que esa derecha hace lo que sea, asesinar, explotar a los trabajadores, entregar la riqueza nacional, violar la Constitución, desconocer la voluntad popular expresada en comicios, para acceder y controlar el poder. Pero lo que no se entiende, y no tiene explicación, salvo que aceptemos una concepción canalla de la política, es que en el caso concreto de Mercosur, cuando se defiende un derecho que asiste a Venezuela, al conjunto de la sociedad -y no solo al Estado-, haya sectores que se plieguen a los agresores. Que los secunden. Que defiendan el atraco a mano armada de que es víctima Venezuela, cuando los gobiernos de Brasil, Paraguay, Argentina, y el sinuoso de Uruguay, despojan a nuestro país del derecho a ejercer un cargo como la presidencia de Mercosur, de acuerdo a normas vigentes.

Desde que los gobiernos de Argentina y Brasil se han articulado como eje de los procesos de integración latinoamericanos, a partir de coincidencias fundamentales en la lucha en contra del neoliberalismo, sus presidentes, una vez electos, se visitaban mutuamente, como primer viaje internacional. Eran maneras de reafirmar esa alianza, esa amistad, ese cariño que se tenían Lula y Néstor Kirchner, Cristina y Dilma.

El gobierno de Chile está participando activamente en la campaña internacional que intenta derrocar al gobierno democrático de Venezuela. La operación, desde luego, la dirige la Casa Blanca y en ella participa incluso el Pentágono. El encargado de implementarla en Chile es el canciller Heraldo Muñoz, que cumple su misión con singular dedicación.

Dólar Today ha mantenido la fijación artificial del precio del bolívar frente al dólar (y en consecuencia en otras monedas) en poco más de mil bolívares por dólar desde hace varios meses. Las explicaciones han venido desde varias coordenadas. La única explicación que inferimos sobre el comportamiento de su tasa es un cambio de metodología en la fijación de Dólar Today.

Justamente, Kuzczynski ofreció ser el sucesor de Macri en una reunión con el secretario del Departamento de Estado, John Kerry, luego de que el argentino fuera pasado por el piso por la canciller Delcy Rodríguez en la última cumbre del Mercosur.

Frases

"Quien realmente vive no puede no ser ciudadano, no tomar partido. La indiferencia es apatía, es parasitismo, es cobardía, no es vida. Por eso odio a los indiferentes".

Antonio Gramsci

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº104

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  3. Julio 2019.

 

Descargar